LMNeuquen Woody Allen

Woody Allen: "Unos me recordarán como un pedófilo... ¿qué más da?"

El cineasta se defendió de las acusaciones de agresión sexual a su hija y lanzó durísimas acusaciones contra si ex pareja Mia Farrow.

En medio de la presentación de su libro de memorias 'A propósito de nada', Woody Allen lanzó durísimas acusaciones contra su ex pareja, Mia Farrow, se defendió de las acusaciones de agresión sexual a su hija Dylan y aseguró no le molestaría ser recordado como pedófilo.

"He conocido a mujeres maravillosas, he atravesado momentos trágicos... Pero, básicamente, soy un hombre feliz que lleva 22 años junto a mi esposa Soon-Yi. Tenemos dos hijas preciosas que ya van a la universidad, tengo buena salud y he pasado una vida entreteniendo a la gente. He tenido mucha suerte. Podría morirme ahora mismo y no pasaría nada. Unos me recordarán como un pedófilo, aunque sea falso, y otros como un cineasta que les entretuvo, ¿qué más da? La suerte es lo más importante en la vida, y yo he tenido más buenas que malas. Las malas han sido catastróficas, eso sí", dijo el director en diálogo con La Vanguardia.

En cuanto a la denuncia de violación de su hija Dylan, manifestó: "El tribunal me ha absuelto, ha dicho que no hubo abusos, ni siquiera se presentaron cargos. Me he sometido a un detector de mentiras, cosa que Mia Farrow rechazó hacer. Yo también me he hecho esa pregunta, porque para mí es dramático. Y me he respondido que la mayoría de la gente no ha estudiado el tema en detalle, solo visto por encima unos cuantos titulares. Los que se sumergen en el tema se dan cuenta de que la acusación es falsa. Tengo que vivir con que hay gente convencida de que soy un violador, de que me he casado con mi hija... es igual lo que les digas".

"No hice ningún esfuerzo porque creí que la verdad se impondría, pero no ha sido así. Una buena historia, cierta o falsa, se impone a todo. Con Mia Farrow siempre vivimos en casas separadas, en los 13 años de relación, jamás dormí en su apartamento al otro lado de Central Park, y yo solo soy el padre de tres de sus catorce hijos. Y mi relación con Soon-Yi empezó cuando ella tenía 22 años", remarcó.

"Pero su hija Dylan es la que ha declarado contra usted", contrapuso el periodista que lo entrevistó. "Dice lo contrario de lo que dijo porque ha sido sometida a un lavado de cerebro. Mia la filmó desnuda a los 7 años varios días para enseñarle la historia que debía contar. Tras el escándalo, he adoptado dos hijas sin el más mínimo problema por parte de las autoridades. La acusación no es que no se sostenga, es que ha sido rechazada", replicó Allen, ante de volver a cargar con Mia Farrow.

"Sometió a su hijo Ronan a cirugía plástica para que fuera más alto porque eso le ayudaría a hacer carrera política. Dos de sus hijas se han suicidado. Tiene un historial de maltratos. Soon-Yi fue golpeada con un teléfono...", aseguró.

En cuanto a las consecuencias que tuvieron las denuncias de farrow y su hija, Allen mencionó "algunos problemas para que se distribuyan mis películas en Estados Unidos". "Algunos actores rechazaron trabajar conmigo, pero escogí a otros y asunto solucionado. Tampoco es como el maccarthyismo, cuando la gente lo perdía todo y no podía volver a trabajar. Me defendió gente como Alec Baldwin, Javier Bardem o Scarlett Johansson. Sin embargo, Hillary Clinton rechazó mi modesta donación de dinero. Creo que esos 4.500 dólares de menos seguramente le hicieron perder ante Trump", disparó.

Consultado sobre el movimiento #MeToo en el que numerosas mujeres del mundo del espectáculo denunciaron a actores, productores y directores por acoso y abuso sexual, Allen indicó: "En la mayoría de casos que denuncian tienen razón. Cualquier idea o movimiento, la democracia, el comunismo, el #metoo, por buena que sea, tiene un par de aspectos que no funcionan bien, disfunciones. Estados Unidos, por ejemplo, es una buena democracia, pero con muchos defectos.

En otro tramo de la nota, allen confesó que le "fascinaba la parte atractiva de la delincuencia". "Lo de hacer trampas, timar, yo mismo tenía cartas marcadas, dados con pesos, me gustaba la noche, hubiera sido bueno en la técnica, sacándole el dinero a la gente, pero no en la parte sórdida o desagradable. La vida criminal era más interesante, pero se cruzó el mundo del espectáculo, que tampoco está mal", postuló.

Por último, se refirió a su nueva obra y su carrera. "Hay tantas autobiografías de tipos diciendo que son los mejores... Yo no lo soy. No soy Einstein ni Dostoievsky. Es puro realismo. He hecho buenas y malas películas, pero, no nos engañemos, nada comparable a Un tranvía llamado deseo o El ladrón de bicicletas. Muy pocas veces el éxito de taquilla tiene que ver con la calidad artística. ‘. Tengo algunas obras que, creo muy buenas, pero que no han interesado al público. En el libro intento ser honesto y mostrar mis limitaciones. Mis neurosis junto con mis virtudes. Ni ensalzarme ni degradarme. Si digo que no soy un gran músico de jazz y que me contratan por mi fama en el cine, no creo estar faltando a la verdad. Un día cené con Bergman, el mejor cineasta de su época, y lo vi tan inseguro como yo, decía que nunca sabía dónde colocar la cámara. ¡Y era Bergman!", exclamó.

LEÉ MÁS

Una modelo reveló que tuvo un romance con Woody Allen cuando ella tenía 16 años

Lo más leído