"Ya estoy muy acostumbrada a ser famosa"

De "rebelde" a celebrity. Embarazada de seis meses, protagoniza uno de los capítulos de Variaciones Walsh, por la TV Pública. Habla de su vida entre Argentina, Canadá y el mundo, del accidente de su hijo y de la película que se estrenará en Estados Unidos.

Paula Bistagnino
Especial

Con una panza de seis meses de embarazo que apenas se le nota y que en la tele no se verá, Luisana Lopilato vuelve a la pantalla chica, otra vez en la TV Pública, para protagonizar uno de los cuentos policiales de Rodolfo Wash en el unitario Variaciones Walsh, que se estrenó a principios de octubre con los protagónicos de Nicolás Cabré y Luis Luque. "Nunca hice nada de época, así que me puse muy contenta cuando me convocaron, y estoy muy orgullosa de ser parte de esta producción, que tiene un gran elenco y que me vuelve a permitir transitar personajes e historias diferentes a las que venía haciendo y con actores con los que nunca había trabajado. Es un placer otra vez estar acá", dice la ex Rebelde Way y hoy celebrity internacional, esposa del cantante canadiense Michael Bublé y madre de Noah, que en la ficción será Alicia, la hija de un juez en cuya casa sucede un crimen.

-Volvés a la TV Pública, el último lugar en el que hiciste televisión con En terapia. ¿Hay alguna razón de esa elección?
Sí. Por un lado, me atrajeron las dos propuestas porque me permiten aprender mucho. Yo sigo aprendiendo y me encanta poder hacerlo. Por otro, la había pasado tan bien y fue tan feliz la experiencia, que me dieron muchas ganas. Además, tiene que ver con una etapa de mi vida en la que soy sobre todo madre. Y tomar elecciones como estas hace que yo pueda estar en mi casa, con mi hijo, y también seguir trabajando, que es lo que me gusta. Me da una gran paz saber que puedo elegir los proyectos y estar un poco más tranquila sabiendo que puedo elegir qué proyectos hacer.

-Filmaste en Estados Unidos, que era tu sueño...
Sí, la verdad es que fue una gran experiencia. Yo tenía muchas ganas de hacerlo y lo busqué durante mucho tiempo hasta que lo conseguí. Pero fueron cuatro años... Empecé de abajo acá, haciendo castings y castings hasta que lo conseguí.

-Alguna vez dijiste que creías que no lo ibas a lograr por tu mala pronunciación en inglés. ¿Mejoraste?
Sí, mi inglés está bien ahora. Igual, en la película yo hago de una argentina que vive en Miami y que se va a Nueva York. La película se llama Fair market value y se estrena en enero. Es una comedia bien al estilo americano, en la que todo lo que pasa es muy light. Para mí es una típica película que me sentaría a ver como mujer para pasar un lindo rato.

-¿Qué diferencia hay entre trabajar allá y en Argentina?
La verdad es que no hay grandes diferencias. Acá se trabaja superbien y de manera recontra profesional. Quizá sí lo que noté es que con la puntualidad, allá son superextremos. Y entonces por ahí en el plan de rodaje yo veía que decía que tenía que estar a las 7:43 en el set y me resultaba raro. Por supuesto que iba a esa hora exacta, porque además tenés todo el tiempo, una persona que te va a buscar y te acompaña para garantizar que todo se cumpla tal como está pautado. Primero creía que era estimativo pero no, era 7:43. Y todo se hace con esa organización y prolijidad. Acá quizá te dicen 7:30 y en general se retrasa un poco y se estira todo. Pero respecto del trabajo en sí, de la calidad profesional de las personas que lo hacen, la verdad es que no.

-¿Cómo te sentís al prender la tele y verte todavía haciendo de Paola Argento en Casados con Hijos?
Bien. Cuando lo engancho la verdad es que me divierto mucho, y lo loco es que a veces ni siquiera me acuerdo de las escenas que hice. Pero Paola fue un personaje genial y me hace reír mucho todavía.

¿Cómo vivís el hecho de que cualquier acto de tu vida tenga 50 puntos de rating?
La verdad es que no tengo problema con eso. Tengo una buena relación con esa exposición que da la fama. En algún momento especial a uno le puede gustar más o menos. Pero la verdad es que estoy acostumbrada. Muy acostumbrada. La otra vez fui a comer con una de mis amigas a un restaurante y cuando entramos yo iba con mi hijo, la mochila, la bolsa, toda desordenada en la mía, y ella me decía: "Che, Lu, pero te están mirando todos". Y la verdad es que yo ni me había dado cuenta. Yo ya me había sentado, lo había acomodado a Noah y estaba mirando el menú para ver qué comer... Yo trabajo desde muy muy chica y siempre fue con mucha exposición, así que estoy más acostumbrada a convivir con el hecho de que me miren y me observen que con el anonimato. Y es así. No me quejo y lo llevo bien.

Fair market value Así se llama la película, una clásica comedia americana, que filmó en Estados Unidos y que se estrena en enero.

¿Cómo estás transitando el segundo embarazo?
Muy bien, estamos muy contentos y felices con la llegada de nuestro segundo hijo. Y me siento bien. Estoy trabajando.

¿Cómo hacen con Michael cuando tenés que trabajar acá o venir por algo?
(Se ríe) Viene conmigo. Él me acompaña y cuida a Noah muchas veces cuando yo tengo cosas que hacer. Michael es muy compañero y me apoya en todo.

¿Dónde va a nacer?
Seguramente en Canadá, eso es lo planeado, porque la fecha es en enero. Y el abuelo de Mike, que es muy importante para él, está mayor y enfermo. Así que a mí me resulta mucho más fácil trasladar a mi familia allá. En eso los dos somos muy respetuosos del otro, y para los dos es sumamente importante estar cerca de nuestros afectos. Siempre consideramos lo que necesita cada uno y negociamos cómo hacer para que todos estemos contentos, haciendo lo que nos gusta, cuidando a nuestra familia y cerca de los que queremos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído