"Yo soy el lápiz del testigo"

Néstor Pérez hace los identikits que ayudan a dar con delincuentes.

Guillermo Elía

policiales@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN

Néstor Pérez se encarga de hacer en la Policía los identikits para ayudar a resolver crímenes, abusos y robos. Su habilidad para dibujar le abrió puertas que nunca imaginó.

Pérez tiene 28 años y trabaja en el departamento de Criminalística por puro azar. Primero, porque no ingresó a la Policía por vocación sino por necesidad y, segundo, porque descubrieron su habilidad mientras hacía una guardia al poco tiempo que se había jubilado el perito a cargo de los identikits.

“Estaba prestando servicio en la Comisaría 41, en el barrio Don Bosco, y en los tiempos de racionamiento me ponía a dibujar. Un oficial vio los dibujos y le avisó al comisario. Hablaron con el jefe de Criminalística, que me pidió que lo vaya a ver, y ahí comencé a trabajar haciendo identikits y planimetrías”, contó Pérez a LM Neuquén.

El joven reconoció que no era especialista en dibujar rostros, por lo que los jefes lo mandaron a hacer un curso rápido con un experto que le enseñó cómo es el canon del rostro y sus medidas. El resto es pura habilidad y mucha práctica.

Respecto de su labor, apenas ocurre un hecho y la Policía advierte que hay un testigo o víctima que vio el rostro del delincuente, lo llaman de inmediato. La celeridad es clave porque hay que aprovechar la frescura del recuerdo y evitar la contaminación de la mente del testigo. Es por eso que hasta que no termina el dibujante, al testigo no hay que mostrarle fotos ni registros de cámaras de seguridad.

“Yo estoy a disposición las 24 horas. Cuando me encuentro con el testigo, lo primero que le pregunto es si vio fotos antes, porque eso contaminaría el identikit”, explicó el agente Pérez.

Previo a ese encuentro, el dibujante recibe todos los datos del hecho. “Me aboco directamente a lo que vio el testigo, aunque muchas veces, cuando es una víctima, te cuentan todo de nuevo”, aclaró el perito.

“Yo soy el lápiz del testigo. El 50 por ciento del dibujo lo hace el testigo en base a lo que vio, un 25 por ciento tiene que ver con mi habilidad y el 25 por ciento restante depende de mi capacidad para interpretar lo que me describe el testigo. En definitiva, el identikit lo hace el testigo”, dice con humildad el joven experto.

En poco más de media hora, Pérez realiza un identikit. Cuando lo termina, el testigo lo ve y le tiene que dar un porcentaje de parecido que debe ser superior al 70 por ciento para que sea aprobado y pase a convertirse en el identikit de un sospechoso.

La habilidad del joven policía le ha permitido ser requerido en más de 15 pericias, algunas de las cuales sirvieron para identificar y detener a delincuentes tanto en Neuquén como en Río Negro.

Embed

Crimen de Mari Menuco

El identikit ayudó a dar con la identidad de la joven ejecutada

El 25 de enero encontraron en inmediaciones del lago Mari Menuco a Rosario Gladys Giménez Ortiz, una joven paraguaya que era trabajadora sexual en Cutral Co, asesinada de tres tiros. Sin documentación ni nada que pudiera traer luz al caso, la fiscalía le encomendó a Néstor Pérez hacer un identikit.

“Recuerdo que me llamaron y me pidieron que tenía que hacer de urgencia un identikit porque no se podían mostrar las fotos de la mujer muerta. La fiscalía me pidió que tratara de dibujarla con las facciones vivas y me entregaron una serie de fotos de la mujer muerta”, detalló el dibujante.

“El primer identikit que hice me lo rebotaron. Lo vio la fiscal y me dijo que no se parecía. De inmediato me puse a realizar otro que lo hice a color y ese sí fue aprobado”, recordó Pérez.

El identikit fue entregado a todos los medios de comunicación para su difusión. “Nosotros hacemos nuestra parte de la pericia y después los investigadores siguen adelante con el caso. Yo me enteré de que habían descubierto la identidad de la joven porque lo vi en LM Neuquén”, reveló el joven policía.

Una compañera de inquilinato fue quien la reconoció y dio aviso a la Policía. La causa avanzó y se detuvo a un hombre con el que estaba en pareja y que la habría asesinado para robarle unos ahorros que tenía Rosario para comprarse un terreno en Cipolletti.

45 minutos de arduo trabajo. Es el tiempo máximo que pasa el perito con los testigos o víctimas de un delito para poder hacer un identikit que ayude al esclarecimiento del hecho. Una vez aprobado el dibujo, lo difunden por los medios.

Clave

El parecido es determinante

-70% de parecido, el dibujo es descartado y se comienza a trabajar en un nuevo identikit.

70 a 90% de parecido, el dibujo pasa a ser un identikit y la Policía se encarga de difundirlo en los medios.

+90% de parecido, es prácticamente una foto del sospechoso, por lo que se difunde de inmediato.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído