YPF cumplió y blanqueó su acuerdo con Chevron

Tal como lo había anticipado, entregó en la Justicia el convenio que le reclamaba el ex senador Giustiniani.

NEUQUÉN
“La entrega del acuerdo no implica una renuncia de la compañía a defender sus derechos ante cualquier otro requerimiento de información o documentación confidencial en el futuro”. Luego de fijar esta postura ante la Justicia, YPF le puso ayer final al litigioso capítulo desprendido de su acuerdo con Chevron para buscar petróleo y gas no convencional en Vaca Muerta.

2800 millones de dólares entró al país Chevron para extraer petróleo en Loma Campana.

La empresa nacionalizada entregó la copia íntegra del Acuerdo de Inversión de Proyecto que firmó en julio de 2013 con la empresa estadounidense. El martes pasado LM Neuquén había accedido al contrato, junto con un grupo de diarios y agencias de noticias. Ese día la compañía había anunciado el paso que terminó dando ayer por la mañana.

YPF entregó uno de los 26 documentos que forman parte de todo el convenio.

Mediante un hecho relevante enviado a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, la empresa informó que el jueves “acompañó al expediente judicial copia íntegra del PIA (sigla en inglés de Acuerdo de Inversión de Proyecto), en cumplimiento de lo dispuesto en noviembre de 2015 por la Sala I de la Cámara Contencioso Administrativo Federal”.

La orden judicial que cumplió la petrolera se desprende de la presentación que realizó el ex senador santafesino Rubén Giustiniani en reclamo de transparencia del acuerdo entre YPF y Chevron, que contenía las denominadas cláusulas secretas.

Lo que estuvo en juego durante todo este tiempo fue si YPF era una empresa pública o no, y sí por eso debía dar a conocer el convenio con Chevron. Esto, en un contexto en el que el Estado tiene el 51 por ciento de las acciones, pero al mismo tiempo el resto del paquete accionario es de privados. Finalmente, la Corte Suprema de Justicia de la Nación entendió a finales del año pasado que sí, y obligó a la empresa a dar a conocer el contrato.

Como instancia previa, la compañía aceptó esta semana que había conformado una estructura de empresas pantalla para poder ingresar al país los fondos que transfería Chevron. YPF sostuvo que fue una estructura legal, y que no violó ninguna reglamentación. Estas firmas, algunas con sede en Bermudas y Uruguay, fueron una forma de eludir a los fondos buitre, que se podrían haber apropiado de esos fondos, en un momento en el que le reclamaban al país el pago de una deuda, que finalmente el nuevo gobierno terminó cancelando este año.

FRASE
“La confidencialidad de sus términos tenía como objetivo salvaguardar información geológica, comercial y financiera de valor estratégico para ambas empresas”.
La postura de YPF La petrolera fijó su posición al presentar su contrato.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído