El clima en Neuquén

icon
32° Temp
43% Hum
LMNeuquen Gastronomía

A las tortas de cumple no las frena la pandemia

La pastelera Gabriela Arias tuvo que cerrar su local, pero lleva los pedidos para las fiestas virtuales.

Ezequiel Maestú - maestue@lmneuquen.com.ar

El aislamiento preventivo obligatorio ha afectado a todos los rubros gastronómicos y comerciales. Sin embargo, la pastelería vive gracias a aquellos que cumplen años en el encierro. Tortas y desayunos son los apuntados por quienes eligen regalar una atención a sus afectos que celebran aislados.

Te puede interesar...

Morena, hoy trabaja desde su casa tras cerrar su local momentáneamente a causa del coronavirus. En el descanso de la cocina se toma unos mates y dialoga con LMN, aunque la pastelería por encargo no le da mucho tiempo de ocio.

“La gente se acostumbró a hacer todo por delivery o por internet”, dice la mujer en relación con los pedidos de tortas de cumpleaños que le llegan a su celular o a su cuenta de Instagram, @DulceMorenaNqn. A raíz de la cuarentena, donde los festejos pasaron a ser en la soledad del encierro o simplemente acompañados de la familia que se encuentra en casa, muchas personas eligen enviar una atención a domicilio para poder respetar el aislamiento obligatorio. “Lo que está saliendo mucho son los desayunos o los postres, que son un buen regalo. Hay mucha gente que se quedó afuera y para los cumpleaños quiere estar presente y aprovecha para mandar un detalle”, comenta.

Sin embargo, la atención o el simbolismo de la torta en soledad ha llevado a la modificación de las porciones. “Algunos clientes redujeron el tamaño, ahora es para 3 o 4 personas, no para un festejo grupal como se hacía antes. Entonces, el que tenía el pedido hecho, me llama y me dice que la quiere hacer más chica porque no va a haber festejo”, explica.

Lo que sí ha cambiado en torno a las tortas de cumpleaños en medio de la pandemia es el decorado. “Las tortas que me piden ahora son más clásicas. Ya no quieren tanto adorno, piden cosas más sencillas, más reducidas”, dice Gabriela, que extraña darle su toque especial a las producciones. “Eso lo usan más para los festejos”, aclara.

p12-f02-nqn.jpg

En tanto, los cumpleaños que suelen llevar una organización de meses, como los primeros años o las fiestas de quince, en los que la torta lleva una elaboración especial, han dejado en pausa el pedido. “Muchos pedidos se postergaron hasta nuevo aviso, porque no se sabe si van a festejar a la vuelta o no”, sostiene. Claro, es que en algunos casos, la pandemia agarró por sorpresa a aquellos que llevaban meses de organización y miles de pesos invertidos en el festejo.

Gabriela cuenta, mientras el ruido de mate se escucha detrás de la llamada, las formas que sus clientes han elegido para festejar sus cumpleaños acompañados en el aislamiento, principalmente en niños y niñas pequeñas, que son los que con más ansias esperan su día. “Están usando mucho el festejo virtual, la videollamada en grupo. Muchas mamás me piden la torta a un horario en particular porque tienen el festejo con los compañeritos que le cantan el ‘feliz cumpleaños’”, revela.

p12-f04-nqn.jpg

Hay plan A y plan B para los pedidos de última hora

“Mis clientes tienen en cuenta que estoy trabajando sola y me dan la libertad de poder elegir con lo que tengo”, dice Gabriela Arias. “Así que lo que más hago son tortas con macarones, golosinas, algo sencillo, y me entienden. Por otra parte, ellos no vienen con mucha anticipación, en realidad muchos lo hacen a último momento porque no sabían que iban a festejar, y en estas situaciones no se puede rebotar el laburo”, sentencia.

Las tortas de cumpleaños rondan los 850 pesos por kilo, aunque el precio depende del decorado. “Traté de mantener el precio, porque en estas épocas no podés subir y bajar con las avivadas de precios que hay en los supermercados”, se lamenta la repostera. “Los que marcan el aumento son los lácteos, las cadenas grandes, porque no podés cambiar las marcas con las que elaborás tus productos. Entonces te obligan a aumentar”, explica.

La gente está usando mucho el festejo virtual, la videollamada en grupo, en este momento. Muchas mamás me piden que les lleve la torta a un horario en particular porque tienen el festejo con los compañeritos que le cantan el ‘feliz cumpleaños’

Cuando empezó la pandemia, Gabriela pudo anticipar que iba a pasar mucho tiempo encerrada. “Yo en mi casa me vuelvo loca, estoy acostumbrada a andar de acá para allá con mi laburo, a vivir elaborando”, confiesa. Es por eso que ni bien habilitaron a los locales de comida a hacer envíos, sacó el permiso y armó en su casa la sala de elaboración. “Por suerte trabajo desde acá, porque si no me vuelvo loca sin trabajar, lo necesito para poder vivir”, asegura.

Para ello se puso en contacto con un hombre que hace el reparto. “El hombre estaba en la misma que yo, necesitaba trabajar, así que nos organizamos acorde a sus horarios y a los míos, y ahora la gente ya sabe que por las mañanas hacemos el desayuno y que las tortas y tartas van por la tarde”, indica.

Por otro lado, a raíz de la cuarentena hay cosas que no se consiguen o los mismos proveedores tardan más de lo habitual en pasar a entregar sus pedidos. “A veces no puedo tener el producto, entonces les doy un plan A y un plan B”, dice. Por suerte la gente le regala su confianza y “eso es muy importante”.

LEÉ MÁS

Los profesionales podrán arrancar a trabajar el lunes

Neuquén perderá $8722 millones en dos meses

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario