LMNeuquen Buenos Aires

A los 83 años, murió el cuádruple femicida Ricardo Barreda

El odontólogo falleció en un geriátrico de la localidad bonaerense de José C. Paz. En 1992, mató a escopetazos a su esposa, sus dos hijas y su suegra.

A los 83 años, murió este lunes el cuádruple femicida Ricardo Barreda por un paro cardíaco en un geriátrico de la localidad bonaerense de José C. Paz donde pasó sus últimos días tras recibir la libertad condicional en 2011.

El odontólogo quedará en la historia negra del país por el asesinato múltiple de su mujer, sus dos hijas y su suegra el 15 de noviembre de 1992 a escopetazos. Tres años después, en 1995, el hombre fue condenado a cadena perpetua.

Te puede interesar...

El fallecimiento por causas naturales se produjo en el geriátrico “Del Rosario”, donde el odontólogo se hallaba internado desde principios de marzo último, según indicó el director del establecimiento a la policía de la jurisdicción.

A mediados del año pasado, antes de que su estado de salud empeorase, Barreda dijo a un periodista que lo entrevistó en las calles de ese distrito que estaba “muy arrepentido” de haber asesinado a su esposa Gladys McDonald (57); a sus dos hijas, Cecilia (26) y Adriana (24); y a su suegra Elena Arreche (86); pero que no quería “revolver” el pasado.

El odontólogo primero negó la acusación en su contra e intentó hacer pasar el hecho como un robo a su casa, pero finalmente confesó, y en 1995 fue condenado tras un juicio oral a reclusión perpetua por triple homicidio calificado y un homicidio simple. Según contó él mismo en el debate, los asesinatos fueron una reacción suya a los maltratos y humillaciones que recibía de todas ellas.

“Lo siento por mi hija más chica, que fue a la que menos le di y de quien más recibí”, declaró en aquel debate oral que terminó con él en la cárcel, donde con los años se dedicó a estudiar Derecho.

Recién en mayo de 2008 Barreda abandonó la Unidad Penal 9 de La Plata al ser beneficiado con un arresto domiciliario y se fue vivir con su nueva pareja, Berta "Pochi" André, quien murió en julio de 2015 como consecuencia del deterioro de su salud a raíz de graves problemas neurológicos.

En diciembre de ese mismo año, y luego de varias idas y vueltas judiciales, Barreda recibió la libertad condicional, mientras que en mayo de 2016 se declaró "extinguida la pena impuesta" y se hicieron "cesar las accesorias legales impuestas".

Embed

¿Qué pasó con la casona?

Desde que ocurrieron los asesinatos, la casa de la ciudad de La Plata nunca fue habitada debido a un litigio judicial, por lo que se mantiene con un notable deterioro producto del abandono. Tiene dos plantas, está ubicada en la calle 48 entre 11 y 12, en pleno centro de la capital de la Provincia de Buenos Aires, e iba a ser destinada como un centro de prevención de la violencia de género, pero un conflicto judicial en torno a la sucesión paralizó la iniciativa.

La idea de abrir un centro de referencia para las víctimas de violencia de género se gestó en el 2013, cuando el gobierno provincial impulsó la expropiación de la casa en la Legislatura provincial. La ley estableció que fuera utilizada para charlas y capacitaciones a policías, docentes, integrantes de la Justicia, fuerzas de seguridad, universitarios, profesionales de la salud y, a la vez, construir un espacio para consultas y una biblioteca temática.

En enero del año pasado, la Municipalidad de La Plata encabezó un operativo de desratización en la casa debido a las denuncias de los vecinos por el estado en el que se encontraba.

La última vez que Barreda pisó ese domicilio fue hace tres años, cuando ya había recuperado su libertad, con el objetivo de acompañar a un equipo de técnicos que están produciendo un documental sobre la masacre.

Embed

LEÉ MÁS

Barrios populares, el foco del COVID-19: murió otro referente en la Villa 31

Reporte: se registraron 552 casos y 15 muertes por coronavirus en el

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario