Abusos: Alabama aprueba la castración química

Se aplicará a violadores de menores de 13 años que salen libres.

La gobernadora de Alabama, Kay Ivey, firmó una ley para que las personas condenadas por un delito sexual contra un niño menor de 13 años, y que estén cerca de recuperar su libertad, sean castradas químicamente desde un mes antes de salir de la cárcel. La ley exigirá que las o los condenados por tal delito continúen el tratamiento hasta que un tribunal considere que ya no es necesario porque no representan un riesgo para la sociedad.

Además, el proyecto los obliga a que se hagan cargo de los costos del tratamiento y que, en caso de no poder afrontarlo, podrían perder la posibilidad de la libertad. “Este proyecto de ley es un paso hacia la protección de los niños en Alabama”, dijo la gobernadora Ivey, del partido Republicano.

Te puede interesar...

Ambas cámaras de la Legislatura de Alabama aprobaron la legislación a fines del mes pasado, luego de que fuera presentada por el representante estatal, también republicano, Steve Hurst.

La castración química implica administrar medicamentos, a través de tabletas o inyecciones, para eliminar el interés sexual y hacer imposible que una persona realice actos sexuales. Si se deja de tomar la medicación, los efectos se revierten. Varios Estados tienen versiones de castración química en sus leyes.

Y la legislación la define como “la recepción de medicamentos, incluido, entre otros, el tratamiento con acetato de medroxiprogesterona o su equivalente químico, que, entre otras cosas, reduce, inhibe o bloquea la producción de testosterona, hormonas u otros productos químicos en el cuerpo de una persona”. Según esta ley, si un delincuente decide por su cuenta dejar el tratamiento, estará en violación de su libertad condicional y volverá a prisión.

El uso de la castración química es controvertido y sus críticos dicen que viola los derechos humanos. “Presenta problemas sobre el tratamiento médico involuntario, el consentimiento, el derecho a la privacidad y el castigo cruel e inusual. Este tipo de castigo es algo que ha existido a lo largo de la historia. Pero a medida que nos volvimos más inteligentes en materia de justicia penal, nos habíamos alejado de estas cosas”, dijo Caitlin Donovan, de la Fundación Nacional de Defensa del Paciente.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído