Acuña merece otra Copa

Lejos de la ostentación, de las polémicas y de los grandes flashes, desde que se calzó los botines en Don Bosco hasta que cruzó el océano para jugar en el fútbol europeo, Marcos Acuña construyó una carrera sólida que lo hizo ganarse el corazón de los hinchas de Ferro y de Racing y lo puso en la mira de la poderosa Juventus. Mientras Sporting de Lisboa rechaza los 15 millones de dólares que ofrece el Boca de Gustavo Alfaro para llevarse al Huevo, el zapalino estará atento hoy para ver si podrá darse otro lujo con la camiseta albiceleste: jugar la Copa América de Brasil dentro de pocas semanas.

Hoy se sabrá si tendrá la chance de ir por un título con la Selección que se niega desde hace 26 años.

Te puede interesar...

En plena renovación de la Selección, el neuquino convenció a Scaloni con las mismas armas con las que hizo historia cuando Bauza lo citó en octubre de 2016 y se bancó el cambio de timón para seguir en el equipo al mando de Jorge Sampaoli. Afuera el DT mundialista, y con él gran parte del plantel que se golpeó feo en Rusia, ahí sigue el Huevo en la consideración del actual técnico albiceleste. Desde que el Patón le dio esa chance soñada, Acuña se ganó siempre un lugar como lateral o volante por la izquierda y los periodistas que cubren el día a día de la Selección lo dan adentro de la lista de 23 nombres para el certamen continental. Será Scaloni, antes del mediodía, el que confirme si los méritos del Huevo le cumplen otro sueño en busca de un título, algo que a la Albiceleste se le niega desde hace 26 años, cuando el equipo del Coco Basile aumentaba su histórico invicto ganando la Copa América de Ecuador. Acuña tenía entonces un año y medio y todavía no imaginaba en Zapala que aquella camiseta celeste y blanca estaría un día sobre su pecho. Hoy, a los 27, el neuquino tiene méritos de sobra para lucirla otra vez.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído