Adiós multitudinario

Pérez Volpin fue despedida en un velorio abierto al público en la Legislatura porteña. Hubo una ceremonia íntima para familiares y amigos.

La inesperada muerte de Débora Pérez Volpin sigue enlutando a TN y El Trece, y mientras se esperan los resultados finales de la autopsia para saber si hubo responsabilidad médica, la periodista y legisladora tuvo un multitudinario y emotivo adiós.

El agobiante calor que se potenció con el cemento de Buenos Aires no disuadió a los numerosos seguidores de acercarse a la Legislatura porteña para despedir a la conductora que alegraba las mañanas y los despertaba con un “arriba remolones” a través de la pantalla de El Trece. Entre los colegas de la periodista que tenían que cubrir el doloroso momento también se encontraban muchos de sus amigos, en especial del ámbito mediático y político.

Una hora más de tarde de lo anunciado, se abrieron las puertas del recinto para que los medios y el público puedan darle el último adiós a la diputada porteña, que falleció en forma inesperada mientras le practicaban una endoscopía en la Clínica la Trinidad.

Minutos antes de las once, ingresó el ataúd con los restos en una camioneta que pertenece a la unidad de traslado del Grupo Jardín de Pilar, sin cortejo de autos fúnebres pero con una gran cantidad de coronas. En una ceremonia íntima, la familia le rindió homenaje para, más tarde, ya permitir que las decenas de personas que aguardaban en la puerta de la palacio legislativo pudieran ingresar al salón Presidente Perón y expresar así su reconocimiento y afecto.

La impotencia de los colegas

Sus ex compañeras Florencia Etcheves y Valeria Sampedro fueron de las primeras en llegar y la familia las autorizó a ingresar, aunque aún no estaban las puertas abiertas del lugar. Ambas se mostraron emocionadas, al igual que Marcos Barroca, quien “se quebró” en cámara al intentar cubrir el caso desde la puerta de la Trinidad. “Todavía no lo podemos creer. Es una mezcla de dolor y bronca. Queremos saber la verdad de lo que pasó. Estamos hablando de un estudio que se hace cualquiera de nosotros y no puede terminar así. Que no quede como que no pasó nada. Qué haya responsables”, rogó el movilero.

MOMENTO DIFÍCIL

Enrique Sacco, sin consuelo

El periodista deportivo llegó al velatorio cerca del mediodía y saludó a cada uno de los que se acercaron al cajón a despedir a su pareja. Con los que sí tiene vínculo, se fundió en conmovedores abrazos, al lado de un cuadro con una foto de Débora.

Velorio Debora Perez Volpin

Tenía lesiones pero no apuntan a la anestesista

Buenos Aires

Los primeros datos oficiales de la autopsia que le practicó el Cuerpo Médico Forense revelaron que la periodista tenía una “perforación de esófago con insuflación, neumotórax y perforación de estómago”, lo que provocó una mediastinitis, que afectó todos los órganos entre el tórax y los pulmones.

Aún resta conocer los resultados de los estudios complementarios para determinar si esas lesiones se produjeron durante el procedimiento endoscópico o si eran previas. El 16 de febrero se conocerá un informe toxicológico que definirá si Nélida Puente, la anestesista, pudo haber afectado la salud de Pérez Volpin. La carátula se mantiene como “homicidio culposo”, un delito que prevé una pena de hasta 5 años de prisión.

Si embargo, el doctor Ernesto Da Ruos, perito de la familia de Pérez Volpin y uno de los profesionales que participó de la autopsia, afirmó que la muerte se produjo por una situación “que se fue complicando a medida que pasaba el tiempo” de la endoscopia realizada en el Sanatorio de La Trinidad.

Da Ruos, quien se desempeña como médico gastroenteorólogo, remarcó que a pesar de “todos los recursos que se utilizaron, fue imposible reanimarla”.

Confirmó el hallazgo de “lastimaduras” en el esófago y el estómago, pero remarcó que “no hubo ningún corte porque el endoscopio no corta”. “No puedo decir que tuvo la culpa alguno de los profesionales que intervinieron porque no está comprobado”, sostuvo. En cambio, le quitó responsabilidad a la anestisista: “Puede haber indicios de que la sedacióin no haya sido la causa”.

La autopsia arrojó que Débora sufrió una mediastinitis.
La autopsia arrojó que Débora sufrió una mediastinitis.
La autopsia arrojó que Débora sufrió una mediastinitis.

“No hice nada que pueda haberle causado la muerte”

Buenos Aires

Eduardo Gerome, el abogado de Nélida Puente -la anestesista que intervino en la endoscopía de Débora Pérez Volpin-, sostuvo que “nada de la autopsia involucró un accionar negligente o negativo” por parte de su defendida.

El letrado remarcó la experiencia de la anestesióloga y aseguró que Puente “se sintió muy mal” con la muerte de la periodista, al igual que todos los médicos, que quedaron shockeados porque es un estudio casi de rutina. Reveló que Puente y Pérez Volpin entablaron “una relación previa fantástica”. Puente, quien es miembro de la Asociación de Anestesia Analgesia y Reanimación de Buenos Aires, expresó: “Yo no hice nada que pueda haber causado la muerte”.

La médica de 62 años se presentó espontáneamente ante la Justicia como autoimputada, después de que la familia de la periodista hiciera la denuncia.

Según su abogado, Puente quiso ponerse a disposición de la Justicia y poder tener acceso a la autopsia a través de sus peritos. “Nos parecía esencial presentarnos urgente a la comisaría”, comentó Gerome, quien detalló que Puente le mostró el parte anestésico y “todo estaba conforme a los libros. En este tipo de intervenciones que la anestesia es muy suave nunca pasa nada”. Sin embargo, tanto ella como Diego Ariel Laliolinquer, el gastroenterólogo, y la clínica están en la mira de la Justicia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído