Algo bueno está pasando

Entre tantas miserias, desigualdades e injusticias, algo bueno está sucediendo en el fútbol argentino. Varios equipos que no integran el selecto club de los “cinco grandes” están dando que hablar y se ilusión con la gloria, esa que suelen contemplar de tan lejos y en manos ajenas.

Si bien las primeras planas las seguirán ocupando el River finalista de la Libertadores y el Boca conflictuado, porque son las reglas del juego y por allí pasa el negocio, equipos mucho más modestos se han convertido en gratas revelaciones, con campañas sorprendentes en algunos casos e históricas en otros.

Te puede interesar...

Este último rótulo corresponde al viejo y querido Colón de Santa Fe, que hoy asumirá el partido más importante en 114 años de historia ante Independiente del Valle de Ecuador, en la final de la Copa Sudamericana 2019.

El Sabalero, por la hazaña en la Copa. En el torneo mandan dos chicos. No todo es River-Boca, por suerte.

Lo que no logró Independiente en esta misma edición, lo que no pudo Racing, puede conseguirlo el elenco que conduce Pablo Lavallén y que tiene como gran héroe a la Pulguita Rodríguez. Está a solo 90 minutos (si lo define en tiempo reglamentario) el Negro de sumar su primer campeonato oficial. Y la marea humana rumbo a Paraguay, sede del partido, de sus fieles seguidores, por tierra y por aire, conmueve.

Al mismo tiempo, la Superliga es una de las cuentas pendientes del River de Gallardo y el nuevo gran objetivo xeneize tras la dura eliminación copera. Pues bien, a los gigantes les salieron dos inesperados competidores camino al título: Argentinos Juniors y Lanús. El Bicho, eliminado de la Sudamericana por penales por el propio Colón, da la nota de la mano del ascendente DT Diego Dabove. El Grana la pelea con la fórmula eterna, la de siempre: Acosta y Sand. Los chicos crecen y está bueno que eso ocurra.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído