Alquileres: suben hasta 40% a causa de la devaluación

La corrida cambiaria golpea los bolsillos de los inquilinos. Denuncian desalojos violentos.

El sacudón que sufrió la economía en las últimas semanas como consecuencia de la corrida cambiaria y la drástica devaluación del peso también dejó un saldo negativo para los inquilinos de la ciudad, que deben afrontar renovaciones de contratos con aumentos del 40% o recurrir a alquileres informales donde no hay reglas claras y existe el peligro de un desalojo violento.

Pamela Gaita, presidenta de la Unión de Inquilinos Neuquinos (UIN), aseguró en declaraciones a LM Neuquén que muchos propietarios hacen pesar sobre los bolsillos de los que alquilan el impacto de la devaluación del peso, que se traduce en un incremento del valor de los inmuebles.

Reajustes

Por esa razón, muchos impusieron renovaciones con aumentos del 40% o establecen subas por fuera del contrato a través de pagarés en blanco.

“No está establecido por ley cada cuánto se puede incrementar, por lo que queda a la libre negociación entre las partes, donde el inquilino está en una situación de inferioridad”, explicó.

La titular de la UIN agregó que muchos propietarios de inmuebles suben los precios cada seis meses o incluso antes.

Los costos de los servicios y las expensas también complican el cumplimiento del contrato para los inquilinos.

Tarifazo

Algunos incluyen los servicios en el pago de la cuota y usan al tarifazo como un argumento para las subas.

“Las expensas no están establecidas por contrato, por lo que suben todos los meses y a veces en porcentajes del 50%”, se quejó Gaita.

“Si alguno quiere irse porque ya no puede pagar, la deuda de las expensas es vista como un incumplimiento del contrato y la tiene que pagar para poder rescindirlo”, detalló y aclaró que estos cargos oscilan entre los 4 y los 5 mil pesos en los edificios de la ciudad.

Por otro lado, aseguró que la necesidad lleva a muchos a aceptar alquileres informales donde no hay un contrato que fije las normas de la locación.

Esto permite que los propietarios suban los precios de forma abrupta y los desalojen de manera violenta cuando ya no pueden pagar.

“Siempre recomendamos que acudan a la Policía o la Fiscalía para evitar estas agresiones”, dijo Gaita y agregó que en el último mes llegaron a la UIN al menos 10 denuncias de este tipo de hechos tanto en el centro de la ciudad como en los barrios alejados. En ese sentido, recomendó a los inquilinos que siempre soliciten un recibo o una factura con el fin de comprobar el vínculo entre el locador y el locatario.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído