Ana Paula y Candela, las alumnas 10 de la ciudad

Obtuvieron el mejor promedio en el último año del secundario.

POR PABLO MONTANARO / montanarop@lmneuquen.com.ar

“Quería ser la mejor, soy muy competitiva”, confesó Ana Paula Simone, que el año pasado terminó el secundario en el Colegio Don Bosco con 9,92 de promedio. Aunque el 10 de promedio con que se graduó en el Colegio Santa Teresa de Jesús demuestra lo contrario, Candela Gastaldi Castaño aseguró que ella “no quería ser la mejor” del curso. Ambas jóvenes, de 18 años, fueron distinguidas el jueves pasado por la Municipalidad por ser las dos mejores alumnas de la ciudad que terminaron sus estudios secundarios en 2017.

Ana Paula y Candela aseguraron a LM Neuquén ser “normales”, supieron complementar el estudio con actividades extracurriculares, salidas con amigas, prácticas deportivas, capacitación en idiomas, diversión y ocio.

“El esfuerzo se aplica en el estudio y también en la vida. Está bueno que premien el sacrificio que hiciste a lo largo del año”, expresó Ana Paula, quien hizo la primaria y secundaria en el Don Bosco.

Candela comentó que sintió mucha alegría cuando se enteró de la distinción y “gratitud hacia todos por esta posibilidad que se nos da ahora porque esto ayuda para seguir creciendo, para seguir evolucionando”.

A la hora de contar cómo se organizaban día a día para estudiar y obtener las mejores notas, Ana Paula explicó que en los primeros años del secundario “para las pruebas estudiaba desde una semana antes y llegaba re bien. En los últimos años me costaba un poco más estudiar pero llevaba las tareas y estudios al día, no me gustaba atrasarme”.

Candela invertía muchas horas para estudiar pero aclaró que “dejaba las cosas para último momento, entonces eran las 2 o 3 de la mañana y me ponía a estudiar o hacía los trabajos que debía entregar”. “Me dejaba estar y eso me generaba mucho estrés. Si tengo la mente enfocada en algo, quiero hacerlo de la mejor manera y responsable”, describió.

p08-pieza-estudiantes-promedio.jpg

Durante la charla, Candela contó que la única nota baja que se sacó en el secundario fue un 5 en Cívica. “No me puse mal porque sabía que era la nota que me iba a sacar y que merecía porque no había tenido ganas de estudiar”, comentó.

Además de estudiar inglés, a Candela le gusta la música, especialmente tocar instrumentos, como la guitarra. Cuando no estaba estudiando, a Ana Paula le gustaba hacer algún deporte como gimnasia artística, que practicó desde los 7 años.

Por estos días, recibieron las felicitaciones de amigas y compañeras de colegio por la distinción que les otorgó el Municipio, que consiste en 51 mil pesos divididos en doce cuotas mensuales, con el fin de ayudarlas en sus estudios universitarios. Ana Paula se mudó a Córdoba, donde cursa el primer año de Medicina. “Me decidí por Medicina porque me gustaba la biología y además me enganché con la serie de televisión Grey’s Anatomy, que narra el día a día de los cirujanos de un hospital ficticio de Seattle”.

A comienzos de año, Candela cursó Ingeniería Mecánica en la Universidad Nacional del Comahue. “En un futuro me veo en algo relacionado a ciencias exactas, especialmente en investigación, pero aún no lo decidí”, concluyó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído