El clima en Neuquén

icon
23° Temp
40% Hum
La Mañana Judiciales

Arrancó el juicio por robo y extorsión a los Santana

Las víctimas marcaron a Juan Carlos Santana como líder de la banda.

Uno a uno se fueron sentando los cuatro integrantes de la banda narco de los Santana en la sala de audiencias donde se realizó la primera jornada de juicio, en el que están acusados por robo y extorsión.

Se trata de Juan Carlos Santana, líder de la banda; sus dos hijos, Lucas y Carlos, y José Ampuero. La pareja del barrio Belén, víctima del hecho, fue testigo clave de la jornada.

Cabe recordar que el quinto acusado, Fernando Aroca, reconoció su participación en los dos hechos, por lo que acordó una pena de tres años de prisión efectiva.

En cuanto a Lucas Santana, también es enjuiciado por otras dos causas: una por homicidio en grado de tentativa en dos hechos, y la segunda, por un robo agravado por el uso de arma de fuego, en compañía de Ampuero (ver aparte).

Juan Carlos Santana, líder de la banda, es chofer del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia, actualmente con licencia médica. Desde el Gobierno todavía no se informó sobre su situación laboral.

Lucas Santana tiene varios juicios que afrontar a la brevedad.
Lucas Santana tiene varios juicios que afrontar a la brevedad.
Lucas Santana tiene varios juicios que afrontar a la brevedad.

El tribunal de enjuiciamiento, integrado por Florencia Martini, Mario Gómez y Mauricio Zabala, escuchó atentamente los alegatos de apertura y los testigos clave de la causa.

Los cuatro integrantes de la banda narco están acusados de robo doblemente agravado, por ser en poblado y en banda y por la utilización de arma de fuego, y de extorsión.

"Lucas fue el primero que me habló, me dijo que quería hablar y cuando le abrí el portón me pegó y me llevó para adentro. Atrás venía el resto", recordó una de las víctimas sobre lo que ocurrió el 15 de agosto de 2016.

"Había salido a ponerle el candado a mi moto y ellos vinieron. Me empezaron a pegar y a revolear todo, me pegaron con armas en la cabeza, me amenazaron todo el tiempo de muerte", detalló el hombre.

"Juan Carlos Santana era el que mandaba, él se sentó en una silla y desde ahí los mandaba a los pibes para que revisen", aclaró sobre el rol del líder de la banda, al tiempo que indicó que todos estaban armados con pistolas y revólveres.

Su ex pareja, víctima del episodio y testigo presencial, también declaró en audiencia y casi susurrando de miedo afirmó: "Tenía una amistad con Lucas. Ese día estaba en la pieza con mi bebé de 40 días y escucho como que mi ex pareja entra y se cae. Cuando salgo de la habitación, lo último que veo es a Ampuero que cierra la puerta de la casa”.

La teoría de la fiscalía sostiene que el hecho comenzó alrededor de las 17, cuando los acusados entraron a la fuerza a la casa de una pareja vecina, los amenazaron de muerte y les robaron una moto, 4500 pesos en efectivo, una tablet, un celular y tres cascos. Más tarde, extorsionaron a la mujer para que firmara el boleto de compraventa del vehículo.

Por su parte, la defensa adhirió en calificar la investigación como deficiente, ya que no se obtuvieron evidencias que vinculen a los acusados con el hecho.

La banda narco que maneja un sector del oeste neuquino se sentó en el banquillo por delitos vinculados a su actividad con el manejo de droga.

El día que Lucas fue a matar al Pollito Rojas y todo salió mal

Ese día fue varias veces a la misma vivienda y siempre a preguntar por la misma persona: el Pollito Rojas. La última vez, Lucas Santana fue acompañado por Martín González y una pistola 9 milímetros que sujetaba firmemente en su mano. Si bien no encontró al Pollito, eso no lo detuvo para disparar contra dos hermanos del nombrado a quienes quiso asesinar. Por ese hecho, también es enjuiciado Santana.

El hecho ocurrió el 31 de marzo de 2016, en barrio Belén. Eran las 22:30 y Lucas llegó en compañía de González hasta la vivienda, aunque esta vez no preguntó, sacó la pistola y le gatilló en la cabeza a Franco Rojas, pero el arma se trabó y Facundo Rojas en ese mismo instante sacó un revólver y logró herir a Lucas en el abdomen. Quien no logró sobrevivir fue González, que recibió un tiro mortal. Facundo Rojas falleció el pasado 17 de abril en otro enfrentamiento.

Al banquillo por una estufa y un equipo de música

“Tomate el palo o te pego un tiro”, habría sido la amenaza que José Ampuero le lanzó a un joven, antes de que Lucas Santana le rompiera la cabeza de un culatazo para robarle. La víctima era nada menos que un Rojas, Ricardo más precisamente, integrante de la familia con la que la banda narco de los Santana mantiene un enfrentamiento de larga data. Ambos están siendo enjuiciados por robarle una estufa y un equipo de música.

El hecho ocurrió el 28 de agosto del año pasado. Santana y Ampuero andaban armados, merodeando la toma La Huerta. Eran aproximadamente las 21:30, cuando los acusados habrían decidido entrar a la casa de un vecino.

Estaban al acecho cuando Ampuero, a punto de ingresar a la casa, fue interrumpido por el dueño de la vivienda. Tras ser amenazado de muerte, Rojas no lo dudó y se dio media vuelta.

Fue entonces cuando Santana lo golpeó en la cabeza con la culata del arma. Los acusados se llevaron una estufa y un equipo de música, mientras que la víctima agarró sus pertenencias y se fue del lugar por temor a represalias. En el camino avisó a la Policía. Por este otro hecho, ya se autorizó la elevación a juicio por robo agravado.

Podría recibir tres años más por robo y amenazas

“Te voy a matar. Abrime la puerta, vos sabes que tenés que pagar por vivir acá”. Fue la amenaza que le profirió Lucas Santana (24) a un vecino del barrio Belén, luego de robar un celular y dañar un auto. El joven fue atrapado por la Policía y ahora enfrentará un juicio por intento de robo, daños y amenazas.

En una audiencia realizada el viernes pasado, se definió la apertura a juicio por el hecho ocurrido el 27 de agosto de 2016 cerca de las 6:30. En esa circunstancia, Santana junto con un cómplice rompieron el cerco perimetral, la puerta de ingreso y la ventana de una vivienda ubicada en Rosario y Lago Muster.

El joven se apoderó de un teléfono celular y luego dañó un VW Polo que había en el patio, propiedad de la pareja dueña de la casa, al tiempo que los amenazó de muerte. Cuando huía Santana, arribó un móvil policial que lo detuvo in fraganti.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario