El clima en Neuquén

icon
Temp
87% Hum
La Mañana Salud

Asma: 300.000.000 de personas en el mundo la padecen

En el inicio de este mes se conmemoró el Día Mundial del Asma Bronquial. Estiman que 2025 se sumarán 100 millones más.

El asma bronquial representa un problema importante de Salud Pública tanto a nivel mundial como en Argentina. Se estima que alrededor de 300.000.000 de personas en el mundo tienen asma y debido a los procesos de urbanización se estima que en 2025 habrá 100 millones adicionales de personas con asma.

En el país ocasiona unas 400 muertes anuales y más de 15.000 hospitalizaciones por año en hospitales públicos de todo el país, por lo cual se busca concientizar sobre su pronto diagnóstico y tratamiento.

Te puede interesar...

El asma es una enfermedad inflamatoria crónica de las vías aéreas caracterizada por episodios reiterados de falta de aire o ahogo, sensación de pecho cerrado u oprimido, silbidos en el pecho (sibilancias) o presencia de tos, asociados con obstrucción al paso del aire por la vía respiratoria.

Estos episodios varían en severidad y frecuencia de una persona a otra y los factores desencadenantes más frecuentes son: infecciones respiratorias, contaminantes e irritantes ambientales (humo, polvo, pelos, polen, perfumes, aerosoles, etc.), cambios climáticos, actividad física, estrés emocional, medicamentos, factores hormonales (embarazo, período menstrual), reflujo gastroesofágico, indicaron profesionales del Ministerio de Salud de Río Negro.

El lema de este año es "Cerrar brechas en la atención del Asma". “Existen una serie de brechas en la atención del asma que requieren intervención para reducir el sufrimiento prevenible, así como los costos incurridos por el tratamiento del asma no controlada”, se explicó.

Como en toda enfermedad crónica, la educación es fundamental para el diagnóstico temprano, el tratamiento oportuno y en especial para el automanejo, se remarcó, en el marco de la campaña de prevención e información que impulsan LM Neuquén y LU5.

Esto favorece los cuidados por parte del paciente y su entorno cercano, a la vez que mejora la adherencia a los tratamientos. El asma bronquial es una enfermedad que no se cura pero que puede ser controlada, y quienes la padecen pueden tener una vida plena si aprenden a controlarla.

La jefa del sector de Neumonología Infantil del Hospital Provincial Neuquén, Lina Abram, señaló: “El asma es una enfermedad inflamatoria crónica de las vías aéreas que produce síntomas y signos que son muy particulares. Pueden ser dificultad para respirar, presión en el pecho, silbido en el pecho, fatiga con la actividad física o tos nocturna, es un combo de esos síntomas, no hay una edad determinada en la que aparece esta enfermedad, puede ser en cualquier momento de la vida”.

Además, Abram indicó que un aspecto a tener en cuenta es la cantidad de veces que se presentan los síntomas en la semana y qué intensidad tienen, para determinar el grado de severidad del asma para su tratamiento.

La obesidad, el tabaquismo, el reflujo gastroesofágico, la sinusitis, la rinitis alérgica, el Síndrome de Apnea Obstructiva del sueño (SAO), pueden ser situaciones que, asociadas a una persona que tiene asma, se empeore el cuadro asmático.

En cuanto al tratamiento, la neumonóloga infantil detalló: “La mayoría de las personas tiene asma leve, el 70 por ciento, no están tratados, no están medicados ni seguidos, esas personas pueden tener crisis graves porque muchas veces se subestiman los síntomas. Los tratamientos son con broncodilatadores y antiinflamatorios, y también unos medicamentos nuevos que se llaman anticuerpos monoclonales, que son para pacientes asmáticos severos”.

En este sentido, Abram destacó que “es importante que los pacientes sepan reconocer los síntomas, saber qué desencadenante les produce el asma, por ejemplo, si tienen una crisis, saber qué la desencadenó, puede ser el cambio en el clima, los alérgenos ambientales, la exposición al humo del tabaco, la exposición a aerosoles ambientales, distintos factores, el asma es muy personal, lo que le hace mal a uno no le hace mal al otro”.

Luces “rojas”

Las brechas actuales en la atención del asma se presentan:

  • En la igualdad de acceso al diagnóstico y tratamiento.
  • Entre el cuidado de diferentes grupos socioeconómicos, étnicos y de edad.
  • Entre comunidades y países ricos y pobres.
  • En la comunicación y la atención a través de la interfaz de atención primaria/secundaria/terciaria.
  • En la comunicación y la educación proporcionada a las personas con asma.
  • En la priorización del asma y otras enfermedades a largo plazo.
  • En el conocimiento y la concientización sobre el asma entre los proveedores de atención médica, así como también en la población general.

¿Qué hacer?

Ante la presencia de síntomas, Abram recomendó: “Se debe consultar al pediatra o médico clínico, la historia clínica del asma es sencilla, si el paciente tiene más de 6 años se le puede hacer una espirometría que es la evaluación de la función pulmonar con o sin medicación, nos da mucha información de cómo están los bronquios y si están inflamados o reactivos, nos sirve para el seguimiento también, un test de caminata también se puede hacer”.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario