Ataque en el barrio Huiliches: "Vinieron directamente a matarnos a balazos"

Por un local, una patota gitana baleó una casa, donde había cinco niños. La familia teme una nueva agresión y espera que la Policía identifique a los violentos.

Por Ezequiel Maestú - policiales@lmneuquen.com.ar

Una banda gitana, de alrededor de siete personas, baleó una vivienda del barrio Huiliches, en el oeste neuquino, por una disputa por un local. Efectuaron unos 15 disparos, dejando tres adultos heridos con impactos de bala. Cinco niños se salvaron de milagro.

Te puede interesar...

El hecho ocurrió el domingo por la tarde, a plena luz del día, en una casa ubicada en calle Belgrano al 3013. Si bien ya están fuera de peligro, las tres personas fueron hospitalizadas.

Viviana, de 53 años, sufrió un tiro de entrada y salida en la mano derecha y una fractura en un hombro producto del forcejeo. Su hijo Martín, de 33, recibió dos balazos, uno que le rozó la cabeza y el otro que le quedó alojado en el cráneo. Por último, su yerno, quien prefirió no dar el nombre, sufrió un disparo en una rodilla.

“No les importó nada, tiraron a matar. Nos quisieron acribillar”, aseguró, entre lágrimas, Viviana, quien vive en esa casa, en una entrevista a LM Neuquén. “Todos viven de changas, ni siquiera tienen obra social, ni un calmante para el dolor. Y ahora no van a poder trabajar. ¿Quién los va ayudar?”, se preguntó la hermana de Viviana.

El lugar baleado pertenece a una serie de locales comerciales que “están en juicio y desde ahí que nadie paga el alquiler”. Algunos, si bien tienen dueño, están desocupados hace meses, lo que motivó a la hija de Viviana a instalarse en un local contiguo al de su madre.

“Mi hija está pasando un mal momento, tiene una gran necesidad habitacional, no puede pagar un alquiler y no puede dejar a las hijas en la calle”, se excusó Viviana y agregó: “Entonces yo le dije, ‘mirá hija, acá hace 8 meses no viene nadie. Venite y vemos de arreglar algo’”. Aseguró que era una práctica que, si bien no está legislada, era lo que acostumbraban a la hora de manejar los locales.

Ataque-balazos-barrio-Huiliches-4.jpg
Ataque en el barrio Huiliches:

Ataque en el barrio Huiliches: "Vinieron directamente a matarnos a balazos"

Así, la hija de Viviana con su familia se instaló el sábado a la noche y el domingo pusieron una cerradura propia. “Al ratito no más, a eso de las 14, vino la gitana”, contó Viviana, y aclaró que “la última vez que vino fue hace nueve meses. Ese lugar no estaba ocupado, no es que lo necesitaba”.

"Me avisaron que me usurparon el lugar, vos me conoces…”, reclamó la mujer, dueña del local y Martín intentó poner paños fríos: “Mirá, mi hermana tiene una necesidad habitacional y esto está cerrado. Arreglemos de alguna forma, pagarlo en cuotas, lograr un alquiler”.

Si bien, el comisario inspector Manuel Parada informó a LM Neuquén, que: “Los agresores se habían presentado a requerir que sea desocupado esa tarde y, al recibir una negativa, regresaron armados horas después”; Martín aseguró que confiaban que la propietaria volvería con un posible arreglo.

Sin embargo, eso no ocurrió y, cerca de las 16, la mujer volvió con un grupo de personas. Golpearon la puerta e intentaron entrar a la fuerza. Viviana y su hijo se abalanzaron sobre la puerta de vidrio para impedirlo, pero, aún así, tres hombres pasaron sus brazos por la hendija, producto del forcejeo, y abrieron fuego.

Ataque-balazos-barrio-Huiliches-2.jpg
Ataque en el barrio Huiliches:

Ataque en el barrio Huiliches: "Vinieron directamente a matarnos a balazos"

Escaparon de la agresión

“Cuando vi el arma, me abalancé sobre la puerta porque iban a entrar y empezaron a disparar”, recordó Viviana y agregó: “Cuando vi esa secuencia, empujé para atrás a mi yerno, esa puerta tiene una traba abajo, la puse y nos fuimos todos al patio. Al ratito se fueron y efectuaron más disparos, como 15 en total”, relató Viviana, quien lleva una venda manchada con sangre en su mano derecha y el brazo izquierdo en un cabestrillo. “Había siete personas, entre ellos la mujer. Tres de ellos estaban armados”, aclaró.

El que más lesiones recibió fue Martín, quién intentó cubrir a los niños presentes en el lugar. “Uno me rozó la cabeza, y el otro tengo el plomo alojado acá", señalando su nuca. “Quedó entre el cuero y el cráneo”, aclaró y siguió: “Yo por cubrir a los chicos, porque el chabón abrió y empezó a tirar para adentro, tiraron a matar. Es una cosa increíble, estaban las criaturas, podrían haber matado a alguna”.

Por su parte, Viviana se lamentó: “Yo tengo un tiro de entrada y salida en la mano, y en el brazo izquierdo, en el ínterin que quise cerrar la puerta, se ve que me golpeé o algo y me quebré el hombro”.

Están atemorizados

“Son gente que vive de changas”, se quejó la hermana de Viviana a LM Neuquén. “Mi hermana trabaja de empleada doméstica, tiene artrosis, nadie la ayuda, no tiene pensiones ni del gobierno ni de nada. Él (por Martín) trabaja de changas y vive de eso dignamente. El tema es que ahora ella tiene arruinada la vida, tiene 53 años y no se va a reponer como para seguir trabajando, el hombro tiene que ir a prótesis, mínimo seis meses”.

Si bien lo peor parece haber pasado, la familia atacada no está tranquila: “Acá no tenemos ninguna protección, el vidrio es lo que da a la calle. Y ellos están todos armados. Puede pasar lo mismo en cualquier momento, esto es durlock”, dice Viviana mientras le da unos golpes a la pared para comprobar el material. “Estamos con miedo, no tenemos ninguna seguridad policial afuera y tampoco sabemos quiénes son”.

Ataque-balazos-barrio-Huiliches-3.jpg
Ataque en el barrio Huiliches:

Ataque en el barrio Huiliches: "Vinieron directamente a matarnos a balazos"

Más presencia policial

Si bien ya radicaron la denuncia en la Comisaría 21, la familia no se siente segura. “Estos tipos todavía no están identificados, la Policía de investigaciones los está buscando. Pero estamos asustados”, aclaró Martín. “Yo te digo la verdad, hablé con mi jefe para irme de acá, me quiero ir para otro lado adonde tengo mi hija, porque esta mina me conoce y donde me vean en la calle me van a querer matar", agregó.

La familia hizo un pedido para que patrullen la zona, pero hasta ahora no se cruzaron a ningún móvil. Se sienten desamparados y aseguran que viven en “tierra de nadie”. “Ni siquiera cuando volvimos del hospital, a eso de la 1, había un patrullero”, sentenciaron.

Ahora esperan que el domo ubicado en calles Belgrano y Collón Curá o la cámara de un comercio cercano haya captado a sus agresores. “Nosotros no queremos saber nada más con esto. Mi hija inmediatamente se fue del lugar, ya dejaron todo vacío”, aseguró Viviana.

"Nuestra idea era que podamos hablar y llegar a algún acuerdo. No era necesario que vengan a los tiros. No les interesó. Vinieron a acribillarnos, a matarnos a balazos. Si el tipo lograba entrar nos mataba a todos”, expresó Viviana y resaltó: “Todo por un local de mierda, que maldad. Es una locura, es algo material. De última decime, che, dejame el local porque voy a venir y te voy a cagar a tiros. Amenazame. Pero no, directamente vinieron a matarnos. No hubo aviso”.

LEÉ MÁS

Barrio Huiliches: dos baleados por una disputa por una vivienda en el Oeste

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído