Avión, ascensor y cucarachas: fobias comunes en neuquinos

Son los miedos específicos más frecuentes en el consultorio. Las mujeres son las que más consultan. Por la alta demanda, en Neuquén se abrió hace tres años un club.

Ana Laura Calducci
calduccia@lmneuquen.com.ar

Neuquén
El miedo a volar, a entrar en un ascensor y a encontrarse una cucaracha o araña detrás de la puerta están entre las fobias más comunes de los neuquinos. Se estima que una de cada cuatro personas sufre algún temor irracional o trastorno de ansiedad, pero son pocos los que van al consultorio. Aún así, por el nivel de demanda, Neuquén tiene su propio Fobia Club, una fundación dedicada a desterrar mitos sobre este tema.

Las fobias específicas y la fobia social (el miedo a la mirada de los demás) son los trastornos más frecuentes en nuestro país y también en la región. Más del 20% de la población padece alguno de estos dos tipos de ansiedad extrema.

Ayuda Especialistas aseguran que pedir apoyo externo es la clave para pasar el mal momento.

Dentro de los temores específicos, en Neuquén están a la cabeza la aerofobia, o miedo a volar; la claustrofobia, principalmente vinculada a ascensores y lugares pequeños, y la fobia a los animales, en la que lo más común es el rechazo desmedido a cucarachas y arañas.

El psiquiatra Juan José Sáez, titular del Fobia Club neuquino, comentó que los pacientes fóbicos sólo llegan a la consulta cuando ya no pueden hacer una vida normal. Indicó que lo más común es que intenten solucionar el problema con alcohol "o se automediquen con cualquier sustancia que les permita relajarse".

El método para curarse es rápido, pero aseguran que para lograrlo se necesita tener valor.

Comentó que el Fobia Club nació en Buenos Aires hace 20 años, como una entidad sin fines de lucro para "el diagnóstico temprano y la prevención". En 2012, como había un número importante de neuquinos que se atendían allá, él decidió abrir una filial en la ciudad, dentro del Centro de Salud Mental Santa Genoveva.

"Lo que más se trae a la consulta son los ataques de pánico, porque son cuadros que generan mucha angustia y una disrupción en la vida común. Pero lo que más abunda en la población son las fobias", contó.

El miedo se convierte en fobia cuando es desproporcionado. El paciente suele darse cuenta de que no tiene lógica, pero no puede evitarlo. "Por ejemplo, si te encontrás con una araña de cuatro milímetros que está a dos metros tuyo y sabiendo que no te va a picar, igual salís corriendo", describió el especialista. Entre los neuquinos, las que más consultan por problemas de ansiedad son las mujeres. También aumentan los pacientes hacia fin de año, cuando se acercan las fiestas.

El método para curar las fobias es rápido, pero implica armarse de valor. Sáez explicó que se supera "con la exposición gradual, hasta que termina el callo afectivo". Aclaró que tiene que ser un tratamiento progresivo porque "una exposición brusca no sirve" y termina reforzando el rechazo.

En el Fobia Club, la asistencia profesional se brinda como en cualquier otra clínica y además hay instancias gratuitas de asesoramiento. También se fomenta que los que pasaron por una fobia se capaciten para guiar a otros con el mismo problema. La clave está en saber pedir ayuda.

En detalle
El clan de los temores

1- Fobias específicas
Son las más frecuentes y comprenden el miedo a objetos o situaciones precisas. Las más comunes suelen ser la claustrofobia, aracnofobia, el miedo a las alturas y a la sangre.

2- Fobia social
Es la segunda más común. Son las personas que tienen miedo al ridículo y no pueden hablar, comer o hacer alguna acción en público sin sentirse juzgados. Se ponen colorados y evitan el contacto con otras personas. Escapan de las reuniones.

3- Ataques de pánico
Es una crisis en la que una persona siente repentinamente que va a pasar algo terrible, como morirse o volverse loco. Esa sensación suele estar acompañada de taquicardia, transpiración excesiva, temblores y otros síntomas de ansiedad extrema.

4- Agorafobia
Es el miedo a salir de la casa o del entorno habitual para no perder el control. Sienten que, en un espacio nuevo, no pueden protegerse de una posible crisis de ansiedad. Siempre buscan un acompañante. Está relacionada con los ataques de pánico.

5- Trastorno de ansiedad por separación y mutismo selectivo
Es más frecuente en niños y adolescentes. Uno es el temor a alejarse de un familiar o persona cercana por pensar que va pasar algo terrible. El otro es cuando sólo pueden hablar con alguien de confianza y se quedan mudos ante los demás.

6-Los que dejaron la familia
El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) estaba en el grupo de las fobias y problemas de ansiedad, pero hoy se lo trata como una entidad aparte, con sus propias variantes.

Los dos casos más raros

Neuquén
El psiquiatra Juan José Sáez se especializa en fobias y se dedica desde hace años a curar trastornos de la ansiedad en esta ciudad. Le ha tocado asistir a neuquinos con los miedos más diversos y, de los casos más extraños, recuerda dos: un señor que no podía comer y un chico que no soportaba los ruidos.

"En la clínica, un caso poco común que tuvimos fue una fobia al atragantamiento. Era un señor que casi se atraganta con una comida y, aunque no fue algo severo, le quedó el trauma", relató.

El paciente llegó al consultorio por un problema de alcoholismo. Tomaba grandes cantidades de cerveza. Al tirar del ovillo, el psiquiatra descubrió que lo hacía para poder comer en reuniones sociales porque sufría una fobia poco común. "En su casa, agarraba y picaba la carne, la batía y todo lo hacía puré", contó.

Recordó que otro caso que le llamó la atención fue un chico que se encerraba en su cuarto aterrado si había un ruido fuerte, como un globo que estallaba o cualquier estruendo similar. "Había sufrido siendo niño la explosión de una batería de petardos y, cuando creció, no podía soportar ese tipo de sonidos", comentó.

Señaló que, en casos de fobias poco conocidas, el paciente sufre por la incomprensión de los que lo rodean, a quienes les cuesta creer que su problema sea real. Eso los lleva a tratar de ocultarlo y agrava el cuadro de angustia.

Tendencia
¿Surge una nueva?

Aunque todavía no se estableció una fobia relacionada con las nuevas tecnologías, es cada vez más común el paciente ansioso que siente miedo de perder su conexión con el celular.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído