Balance de las Pymes: proteger el servicio local

POR RICARDO RODRIGUEZ ALVAREZ / Cámara Patagónica de Empresas de Servicios Petroleros

El que pasó fue un año bueno para nuestro sector dedicado a los servicios petroleros de las pymes. Comparado con otras industrias en las que hubo una caída de la actividad, el 2018 fue relativamente bueno. El nivel de actividad se vio acrecentado por las distintas inversiones en los desarrollos de los no convencionales (y los anuncios de pase a modo fábrica de algunas áreas), no sólo por YPF sino por los jugadores con experiencia en la industria, que ahora están apostando a ese rubro. Se trata de Techint, Pan American Energy, Pampa Energía, Vista Oil & Gas, ExxonMobil, entre otras operadoras que empiezan a jugar fuerte y a sostener la actividad. Estas empresas tenían mucha experiencia en el sector convencional de la cuenca neuquina, no así en el shale. Hasta no hace mucho tiempo esa experiencia era impulsada sólo por YPF y las operadoras estaban más a la espera del resultado de ese desarrollo, para luego sumarse detrás. Este año se pudo ver una fuerte inversión de esos actores y más movimiento en obras y servicios relacionados con las cámaras integradas en nuestro sector.

Pero este crecimiento también tuvo un inconveniente al subir la oferta de trabajo por Vaca Muerta. Generó bastante expectativa en empresas metalmécanicas que no estaban radicadas en la región y en otros servicios e industrias para captar todo ese mercado de servicios. Por eso, como una manera de proteger al empresariado local, lo que hicimos fue unirnos las distintas cámaras (Ceipa, Capespe y Acipan) que intervienen en toda la cadena de valor en el petróleo, para formar la Federación de Cámaras de Empresas Petroleras de Río Negro y Neuquén.

Por otra parte, desde el sector nos sumamos a la baja de costos de las empresas en Vaca Muerta para generar una mayor eficiencia. El diálogo es permanente y tenemos buena receptividad. Estamos dando las opciones de cómo se puede aumentar la productividad, pero tenemos un límite. La perla negra de este año fue el acceso al financiamiento para generar capital de trabajo. Pero con las tasas de interés que se están pagando (alrededor del 70% anual), se hace poco posible acceder a créditos que nos permitan financiar el incremento de la actividad. La utilidad que tiene el sector no puede competir con las altas tasas de interés que se pagan en el sistema financiero. El desarrollo en cada empresa está sujeto a su flujo de caja y a la rentabilidad de los distintos servicios prestados. A pesar de que hay otras herramientas de financiamiento en el mercado de capitales, estas están muy por arriba de la renta de la industria petrolera. Podemos acceder a los créditos, pero no generamos un negocio para pagar esas tasas.

También vemos un panorama complejo con el cambio anunciado en la quita de los subsidios a la producción de shale gas. Tal vez la medida desaliente la nueva inversión en la cuenca neuquina, pero la que hoy está en marcha será difícil frenarla. Todo lo que sea producción va a continuar durante 2019 y será la misma que en el 2018. Esa es la visión de la cámara. Pero no creemos que haya un incremento sustancial de perforación y nuevos emprendimientos a largo plazo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario