Barrio Mercantiles: compraron una casa, se empezó a hundir y ahora viven con peligro de derrumbe

"Tengo miedo de que se venga abajo", confió Alicia.

Embed

Adriano Calalesina / adrianoc@lmneuquen.com.ar

Tengo miedo de que la casa se venga abajo. Tengo dos hijas y es todo lo que puedo dejarles”, comenta Alicia Boriotti, mientras señala la grieta de más de tres metros que cruza una de las habitaciones de la planta alta de la vivienda.

La mujer vive en el barrio 256 Viviendas, de Gran Neuquén Sur, y junto con otra vecina está asustada, ya que desde hace un año crecen varias grietas en las paredes producto de que la vivienda “se hunde”.

Te puede interesar...

Las determinaciones fueron realizadas por arquitectos que visitaron su morada, por lo que la mujer tuvo que hacer el reclamo al Instituto Provincial de Vivienda y Urbanismo (IPVU). Sin embargo, nadie le dio una respuesta. Sólo la recomendación de que se mude urgente del dúplex, ya que corre riesgo inminente de derrumbe.

El barrio fue entregado en 1993 y en ese entonces la calle Raihué al 4200, donde viven Alicia y su vecina Marcela Hernández, era un verdadero desierto. Hoy hay asfalto y la urbanización crece. De hecho, a tres cuadras de su casa se levanta el edificio donde funcionará la nueva Municipalidad de Neuquén.

“Las grietas empezaron a ser más profundas hace un año. Acá algunos vecinos también tienen lo mismo. Nos decían que en este lugar había agua subterránea”, enfatizó Alicia a LM Neuquén.

casa derrumbe mercantiles

“Me dicen que nos tenemos que mudar, si no se cae la casa. Esto no es tan fácil, soy jubilada y no puedo arreglarla”, dijo Alicia Boriotti, vecina del barrio Mercantiles

La mujer ya hizo el reclamo en el IPVU y se peleó con casi todos para obtener una respuesta. “Me dicen que la casa ya es mía y que ellos no tienen más una relación de contrato. Pero no tengo 400 mil pesos para arreglarla”, agregó.

Alicia, al igual que su vecina Marcela, cree que la casa tiene desperfectos desde hace muchos años y que se han agravado con los movimientos de suelo. De hecho, algunos tienen grietas similares en sus casas, aunque no han formulado la denuncia en el IPVU.

casa derrumbe mercantiles

“Es difícil levantarte todos los días y ver una grieta en la pared. La tapo pero sigue creciendo. Hicimos los reclamos correspondientes”, dijo Marcela Hernández, vecina de barrio Mercantiles

La casa de Alicia tiene dos habitaciones. En la de su hija, la grieta crece y no para. Hace unos meses hizo un arreglo con un albañil pero fue en vano: la pared se descascara y el revoque se desploma.

Desde el patio de su casa se puede ver también una grieta gigante que corta en diagonal la pared de la planta alta. El arreglo que tiene que hacer es costoso: implica hacer un relleno en las bases, pero el trabajo afecta a su vecina, ya que en cada platea de cemento van montadas dos viviendas, de acuerdo a cómo se construyó el plan.

“Costó mucho comprar la casa para que ahora tenga que mudarme. Esto no es como comprar un celular”, se lamentó Alicia.

Mientras tanto, busca opciones para evitar un posible derrumbe.

Un drama difícil y con mucho costo

Buscar un arquitecto

Para remozar la casa hay que hacerlo desde las bases. El costo no baja de los $300 mil en cada una de las dos viviendas.

Mudarse por tres meses

Las obras tardan al menos ese tiempo. El IPVU no quiere hacerse cargo de los costos. Son varios vecinos que tienen el mismo desperfecto en las casas.

LEÉ MÁS

Perdió el trabajo, le sacaron la casa y se fue a vivir con su familia al balneario Nepen Hue de Plottier

Por el paro bancario del viernes, adelantarán el pago a los municipales

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído