Barrios privados, una cara elección para estar seguros

Hay 24 urbanizaciones de este tipo, la mayoría con guardia privada.

Neuquén
Los countries y barrios cerrados nacieron con la promesa de un ambiente exclusivo. No sólo para vivir sino para compartir actividades sociales con vecinos del mismo y distinguido extracto socioeconómico.

Aunque aparecieron primero en las grandes ciudades, en las localidades en crecimiento como Neuquén, los habitantes los eligen más por la seguridad que por las ansias de distinción.

Según la ordenanza municipal, las urbanizaciones cerradas de la ciudad son de dos tipos: los barrios cerrados y los clubes de campo. Los primeros son espacios con lotes más pequeños -un mínimo de 600 metros cuadrados- que deben destinar un 10% de su superficie a espacios comunes.
Los segundos ofrecen terrenos más amplios y deben cubrir un 26% del total del predio en espacios para el disfrute de todo el vecindario.

Los vecinos buscan exclusividad y seguridad. A veces la seguridad no les alcanza y tienen que valerse de los grupos de Whatsapp para estar vigilados.

Por eso, los clubes de campo son los barrios más exclusivos e incluyen servicios como piscinas, saunas, amplias club houses, caballerizas, canchas de tenis y campos de golf, entre otras amenidades. Sin embargo, estos distinguidos predios, como el Comahue Golf Club o el Rincón Club de Campo, son los menos numerosos de la ciudad.

"Cuando vienen a consultar, la mayoría suele preguntar por los valores y por las condiciones de seguridad, no preguntan tanto por los servicios", señaló Guillermo Reybet, un agente inmobiliario.

Para él, la promesa de vigilancia permanente es la que más tienta a los habitantes a invertir en esos terrenos y pagar facturas abultadas por las expensas.

Según datos de la Dirección de Catastro de la Municipalidad, en la ciudad hay 24 de estas urbanizaciones y la mayoría de ellas responde al concepto de barrio cerrado. Se trata de predios chicos, con una oferta que va de los 20 a los 60 lotes, con puerta de ingreso y guardias las 24 horas.

Como la seguridad es la principal preocupación de los vecinos, a muchos no les alcanza con los guardias que vigilan el perímetro. Por eso, hay barrios privados donde sus moradores organizan grupos de Whatsapp para alertarse sobre movimientos sospechosos y estar más atentos.

Aunque no existen datos concretos sobre los precios que hay que abonar para vivir vigilados, la cifra siempre es millonaria y los costos de las expensas son superiores a los de los edificios de departamentos. Según aseguró Reybet, en los barrios más antiguos y consolidados, donde quedan pocos lotes disponibles, conseguir un terreno exige "una inversión muy elevada".

Según expresaron desde la AIC, la mayoría de los barrios cerrados y clubes de campo se emplazan a la vera de los ríos, tanto del Limay como del Neuquén. Si bien la cercanía con los cursos de agua genera un riesgo de inundabilidad, en las inmobiliarias aseguran que los habitantes de los countries no se preocupan por ese factor.

"Si bien corren ese riesgo, la Municipalidad no aprueba ningún loteo si no cumple con los requisitos especiales que se exigen cuando está en un área potencialmente inundable", señaló Cecilia Arroyo, directora general de Urbanizaciones. Según se establece en estos casos, los administradores del predio deben conseguir un certificado de la Subsecretaría de Recursos Hídricos que impone cotas para construir.

Vivir en una urbanización cerrada es, para muchos, una forma de estar más tranquilos en casa y resguardar la seguridad tanto física como de los bienes personales. Sin embargo, los casos de ladrones que ingresan a los countries desde los ríos los pusieron sobre alerta: no existe una garantía total de seguridad en ningún barrio.

CIFRAS
4 barrios cerrados hay en Centenario en la actualidad.
En 2012, la ciudad los prohibió, pero se siguen loteando chacras. Hoy sobreviven Santa Ángela III, El Vergel (sin desarrollar), Los Olivos y La Comarca, que se hicieron en 2000.
15 barrios privados hay en Plottier actualmente.
Entre todas las urbanizaciones, se estima que hay unos 3500 lotes. Sólo en Los Canales hay 1000. Algunos están más poblados que otros, pero hay proyectos en marcha.


Costos
Un caro privilegio

El costo de un lote en un barrio privado no baja de u$s 40 mil. No sólo cuenta con todos los servicios básicos sino con seguridad. Algunos empiezan a pagar el lote en un fideicomiso.

Los lotes vacíos, una forma de especular

NEUQUÉN
Según las consultas realizadas a distintos órganos de la Municipalidad y a agentes inmobiliarios, en la ciudad no hay datos y resulta imposible calcular la cantidad de neuquinos que elige vivir en los countries y barrios cerrados. Como inversión o para vivir, estos loteos son una opción.

Desde la Dirección de Urbanizaciones indicaron que Neuquén cuenta con 24 urbanizaciones cerradas, entre barrios y clubes de campo, que suman en total 2477 lotes. Los más populosos son La Zagala y La Peregrina, en Altos del Limay, y Rincón Club, con casi 350 unidades funcionales.

"Es imposible saberlo porque no todos los lotes están edificados; hay mucha gente que los compra como inversión y nunca construye", señaló Cecilia Arroyo, directora general de Urbanizaciones.

Por su parte, el agente inmobiliario Guillermo Reybet señaló que la mayoría de los countries tiene lotes disponibles. "Algunos barrios estás más consolidados y quedan muy pocos terrenos, por eso el precio sube", expresó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído