Bolsonaro ahora se mete con los libros

El presidente brasileño quiere revisar los textos escolares para ver cómo cuentan el arribo militar de 1964. Su ministro de Educación niega el golpe.

Brasil. Días después de haber celebrado el aniversario del golpe militar que dio inicio a la última dictadura, el gobierno del derechista Jair Bolsonaro impulsa una relectura de la historia brasileña en las escuelas. El ministro de Educación, Ricardo Vélez Rodríguez, dijo que introducirá cambios en los libros escolares para que los niños puedan tener “una idea verídica” de la historia, al tiempo que calificó al gobierno de facto de “régimen democrático de fuerza”.

“La historia brasileña muestra que el 31 de marzo de 1964 fue una decisión soberana de la sociedad brasileña. No fueron los cuarteles quienes colocaron en la presidencia a Castelo Branco”, dijo Vélez Rodríguez en una entrevista publicada por el diario brasileño Valor.

Te puede interesar...

“Brasil adoptó un régimen democrático de fuerza para cerrar el paso al ascenso del comunismo”, dijo Vélez Rodríguez, Ministro de Educación

Adoptando la misma línea de interpretación que el Gobierno, el ministro negó el golpe militar que en 1964 depuso al presidente democrático Joao Goulart y, gracias a un Congreso intervenido, eligió al mariscal Castelo Branco, jefe del Ejército, como presidente de facto. Tras esa maniobra las fuerzas armadas clausuraron el Congreso y con diferentes presidencias militares detentaron el poder durante 21 años, signados por la censura, la persecución política, la tortura y la muerte. Vélez Rodríguez opinó que Brasil adoptó un “régimen democrático de fuerza porque era necesario en ese momento” para cerrar el paso al ascenso del comunismo.

“Habrá cambios progresivos en la medida en que sea rescatada una versión de la historia más amplia. La recuperación de ese pasado permitirá tener conciencia de lo que fuimos”, dijo el ministro, un profesor colombiano naturalizado brasileño.

Según Carlos Fico, historiador y profesor de la Universidad Federal de Río de Janeiro especializado en el estudio de las dictaduras latinoamericanas, la iniciativa del Gobierno es “un intento de negacionismo puramente ideológico”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído