Casi nadie va a los bancos a pedir plata prestada

Con la tasa al 53%, se perdieron 8 de cada 10 clientes.

Sofía Sandoval

ssandoval@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Neuquén La suba en las tasas de interés y la pérdida del poder adquisitivo se complotaron para reducir en gran medida la demanda de préstamos personales e hipotecarios en los bancos. Una fuente del Banco Nación precisó que la clientela de estos productos en Neuquén cayó al 20 por ciento de la que había en 2018.

Rubén Galíndez, gerente de la Plataforma Comercial del Banco Nación de Neuquén, aseguró que en los primeros meses del año se notó una abrupta caída en la demanda de préstamos en la zona, y lo explica, sobre todo, por una fuerte suba en las tasas de interés, que pasaron del 28 por ciento anual en 2018 al 53 o 54 por ciento en la actualidad.

Según los ingresos de cada cliente que cobra su sueldo en la entidad, el Banco Nación presta hasta un millón de pesos, aunque los montos solicitados varían de acuerdo a las necesidades de cada cliente. Galíndez detalló que la pérdida de poder adquisitivo también se ve reflejada en el destino pensado para el dinero que se toma prestado.

“Ya no se piden tantos préstamos para comprar autos, se usan más para pagar otras deudas o para la compra de electrodomésticos”, puntualizó.

El mercado se reconfiguró en los últimos tiempos con los efectos de la crisis financiera del Estado nacional. El alza en las tasas de interés llevó a muchos neuquinos a desistir de la toma de préstamos.

53 por ciento es la tasa anual para créditos personales

El Banco Nación dispone de una línea de hasta un millón de pesos para esta modalidad. el tope de los prestamos se establece por los ingresos de cada cliente.

Demanda floja

El funcionario del Banco Nación aclaró que en los últimos meses se notaron leves reducciones de la tasa, pero la disminución no es aún suficiente para estimular el mercado.

“La demanda viene muy floja, tanto de los préstamos personales como de los hipotecarios”, sostuvo el referente bancario y aclaró que los únicos créditos para viviendas disponibles son los de tasa UVA, que muchos clientes rechazan por los altos índices de inflación que incrementan de forma constante el monto adeudado.

“Si bien los préstamos UVA también tuvieron un aumento en las tasas, la suba no fue tan pronunciada como ocurrió con los personales”, expresó Galíndez, y aclaró que la tasa anual pasó del 8 al 10 por ciento en un año. Sin embargo, la modalidad UVA ha cosechado el rechazo de muchos usuarios, que sufren la suba constante de las cuotas por los altos índices de inflación, a los que está atado su préstamo.

“Cuando empezaron estos créditos, recibíamos cuatro o cinco clientes por día, y ahora recibimos solamente uno por semana”, sostuvo el gerente y aclaró que la mayoría de los que aún solicitan estos préstamos los piden para la construcción y no para la compra de viviendas. “Es una situación difícil porque el precio de los materiales también es muy inestable y, a veces, lo que sacan no les alcanza para comprar todo”, remarcó.

LEÉ MÁS

Con créditos muy caros, crecen los depósitos

Los kiosqueros padecen la crisis con caída de ventas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído