Caso Ávalos: "Sergio es una piedra en el zapato del poder"

El joven universitario fue visto por última vez en el boliche Las Palmas el 14 de junio de 2003.Lo aseguró su hermana, Mercedes Ávalos, que hoy volverá a marchar.

Guillermo Elia

policiales@lmneuquen.com.ar

Sergio Ávalos era el menor de cuatro hermanos de una familia trabajadora de Picún Leufú. A principios de 2003 se había transformado en la joya de la corona porque era el primero en dar el salto para iniciar una aventura universitaria con la ayuda de sus padres y hermanos. Sergio era todo un orgullo, iba a ser licenciado en Administración de Empresas. Pero del sueño se puede pasar a la pesadilla en nada, y el 14 de junio de 2003 Sergio desapareció o, mejor dicho, fue desaparecido.

Al horror se le sumó la falta de respuestas del Gobierno, la Policía y la Justicia. Y entre la angustia y la lucha, Margarita, la mamá de Sergio, terminó cediendo a la tristeza y en octubre de 2010 murió en una cama del hospital Heller.

Don Asunción, papá de Sergio, se reveló ante tanta pérdida y dolor, y a sus 84 años sigue luchando junto con su hija Mercedes para saber qué le pasó a Sergio. Es por eso que hoy a las 17:30 volverán a marchar, como desde hace 15 años, desde el playón de la UNCo y pasarán por la fiscalía federal para terminar en Casa de Gobierno.

Mercedes Ávalos recorrió con LMN los lugares clave en la investigación por la desaparición de Sergio (ver el especial en lmneuquen.com). Parada junto a la Casa de Gobierno, ella asegura que detrás de esas paredes está la clave del caso.

“Mi hermano vino a Neuquén a buscar un progreso y terminó desaparecido. Yo sé que está vinculado el poder en esto y si se destapa la olla quedan todos involucrados. Y el que quede involucrado en la muerte y desaparición de Sergio va a destapar otras ollas, y a ellos no les conviene que pase eso porque se les terminan los negocios que tienen para seguir estando en el poder. Es por eso que Sergio termina siendo una piedra en el zapato del poder. La única forma de que todo esto salga a la luz es que el juez federal Gustavo Villanueva impute a todos los que hacían la seguridad esa noche. Yo no sé si voy a poder contra toda esta estructura de poder, sola sé que no, pero por el respaldo que recibo lo voy a hacer aunque sé que esta lucha me va a llevar la vida”.

Sergio Ávalos

La hipótesis más firme

A partir de que el abogado Virgilio Sánchez asumió como querellante de la familia Ávalos, la causa zafó de ser archivada y llegó a la Justicia Federal. Si bien en la actualidad el fiscal federal José María Darquier se niega a explicar la línea de investigación de la fiscalía, la querella ha avanzado en los vínculos de las fuerzas de seguridad a cargo de la custodia del boliche Las Palmas y la desaparición forzada de Sergio.

En la actualidad hay un relato social que construye una hipótesis creíble de lo que le pudo ocurrir a Sergio por más que sea muy complejo demostrarlo en lo legal.

La historia da cuenta, de acuerdo con lo aportado por un testigo reservado y protegido, de que Sergio estaba en Las Palmas esa noche y conoció a una joven.

Esa chica era una prostituta vip que participaba en fiestas del poder donde asistían funcionarios de primera línea del gobierno de Jorge Sobisch. La joven tenía un protector, que era un ministro de la época, y el personal de seguridad del boliche, integrado por policías y militares, lo sabía. Al ver a Sergio con esta chica, se supone que le dijeron algo y luego lo golpearon.

El testigo relató en sede judicial que la prostituta vio y escuchó cuando el personal de seguridad dijo “se nos fue la mano”, y a las 7 de la mañana lo sacaron a Sergio muerto del boliche a bordo de un vehículo utilitario y nunca más se supo del estudiante.

Además, este testigo confió a la Justicia que la joven escuchó dónde iban a dejar el cuerpo. A la fecha la están buscando y tienen algunos datos que orientan la investigación y hasta se podría llegar a realizar un identikit de la joven, con sus facciones de ese entonces, para luego hacer la proyección y llegar a establecer cómo podría estar hoy con unos 40 años.

caso Avalos excavaciones1.jpg

“Esta es la hipótesis que más nos cierra porque, además, la noche antes de que este testigo declarara le salieron al paso tres personas en un auto y lo apuñalaron tras decirle que tuviera cuidado con lo que decía”, especificó Mercedes Ávalos.

Todo los integrantes del personal de seguridad del boliche sellaron un pacto de silencio y hasta dejaron escritas en un papel las respuestas que tenían que dar a las posibles preguntas que les harían en una indagatoria o testimonial.

A la fecha, con una disciplina militar, ninguno se ha apartado ni una línea de ese relato: “Esa noche fue tranquila y no pasó nada. Nunca vi a Sergio Ávalos”, repiten una y otra vez estos personajes oscuros, algunos tienen altos cargos dentro de la Policía, que de revelarse todo, podrían enfrentar una condena de prisión perpetua.

caso Avalos excavaciones2.jpg

¿Qué fue de tu familia?

Cuando Mercedes Ávalos habla del impacto que generó la desaparición de Sergio en el círculo familiar, estremece. A la lucha diaria que tenían para tratar de saber algo de su hermano se sumaban la tristeza, la desesperación, la angustia y la resignación.

Margarita, la mamá, no pudo con todo eso. A un problema de arrastre que traía en sus caderas se sumó la angustia por la ausencia de su hijo.

“La tristeza se la llevó a mamá, por más que tuviera sus otros hijos y nietos es como que al faltarle un hijo le arrancó la vida. Mamá después de la desaparición de Sergio cayó enferma y no tuvo fuerzas para salir adelante. Cuando ella murió, en una cama del hospital Heller, le estaba dando la mano a papá y le dijo: ‘Quedate tranquilo que voy a estar bien porque lo vi a Sergio’. Luego falleció, justo un día antes del día de la madre, en octubre de 2010.

Esas fechas familiares, el día de la madre y Del padre, son festividades con sabor agridulce para los Ávalos. Sergio despareció un día antes del día del padre y Margarita murió un día antes del día de la madre.

En medio de tanta tragedia, don Asunción se hizo más fuerte y longevo. A sus 84 años va de un lado a otro caminando y de lo único que reniega es de los temblores en sus manos, que a veces no lo dejan manipular tranquilo el celular.

“Mi viejo está esperando saber qué ocurrió con Sergio, todo esto le ha dado mucha vida. A papá le dolió mucho cuando mamá nos dejó y ciertas cosas de la vida lo golpearon mucho, pero por su forma de ser, de no mostrar la debilidad, él se hizo fuerte”, describió Mercedes.

Hoy, los Ávalos volverán a marchar por las calles de la ciudad para demostrarle al poder de una provincia hostil que nadie podrá tapar su reclamo de justicia.

avalos.jpg
La multisectorial acompañó a Virgilio Sánchez (querellante), Mercedes y Asunción Ávalos (hermana y padre).
La multisectorial acompañó a Virgilio Sánchez (querellante), Mercedes y Asunción Ávalos (hermana y padre).

15 son los integrantes de la custodia del boliche de esa noche. Entre ellos, policías y militares.

La Justicia Federal nunca quiso la causa y la lucha legal continúa hasta hoy

Durante 10 años la causa Ávalos estuvo prácticamente estancada en la provincia. Con la salida de la fiscal Sandra González Taboada en noviembre de 2012, los once cuerpos de expediente y las más de 2200 fojas, que tenía en ese entonces, fueron heredados por el fiscal Maximiliano Breide Obeid. En paralelo, la familia Ávalos incorporó un nuevo abogado querellante, Luis Virgilio Sánchez.

Tras una investigación de Breide Obeid y el rastrillaje con georradar en la zona del monolito que se ubica a la vera del río Neuquén en el barrio Sapere, la causa se encaminaba a prescribir, por lo que Virgilio Sánchez inició la ardua tarea contra reloj de escalar el caso a la Justicia Federal.

Durante nueve meses batallaron porque el fiscal federal José María Darquier y el juez Federal Gustavo Villanueva rechazaron la causa. El argumento que dieron los funcionarios judiciales era que la desaparición de Sergio era un hecho aislado y no una acción sistemática.

La querella siguió y también la Cámara Federal de Roca los bochó por lo que las presentaciones llegaron a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que en noviembre de 2014, a meses de prescribir, se avaló el pedido de la familia Ávalos.

La entonces procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, se valió del criterio de la Convención Interamericana sobre desaparición forzada de personas, que admite el caso particular y no el del estatuto de Roma que habla de un ataque sistemático a la población civil.

Fue así como Ávalos pasó a integrar la triste lista de desaparición forzada de personas en democracia junto a Iván Torres, Julio López y Luciano Arruga. Este delito de lesa humanidad no prescribe.

A pesar de que la Justicia Federal debió admitir e investigar la causa, las trabas continúan al día de hoy, ya que Villanueva y Darquier le pusieron un bozal legal a Sánchez por dar a conocer los avances del caso a los medios, hecho que fue repudiado en abril por todas las organizaciones sociales.

las palmas

Ofrecen $500 mil para dar con Ávalos

A más de cuatro años de la desaparición de Sergio, en agosto de 2007, el gobierno provincial ofreció por primera vez una recompensa de 50 mil pesos para quien brindara datos clave que ayudaran a dar con el estudiante universitario. En junio de 2013, a 10 años de la desaparición, el monto se actualizó a 100 mil pesos y sigue vigente.

Por su parte, el gobierno nacional salió a ofrecer, a fines del año pasado, 500 mil pesos a quien aporte información clave que ayude a dar con el paradero del joven desaparecido hace 15 años en el boliche Las Palmas.

El teléfono de contacto es el 0800-555-5065.

LEÉ MÁS

Caso Ávalos: los patovicas de Las Palmas escribieron la coartada en un papel

Prostituta vip es clave en el caso Ávalos

Marcan a un militar chileno como el asesino de Ávalos

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído