LMNeuquen pacientes

Castro Rendón: la atención en las guardias bajó 50%

La disminución de la demanda comenzó a darse desde el inicio de la cuarentena por el COVID-19. Los atención ambulatoria se hace mediante telemedicina.

Desde que comenzó el aislamiento obligatorio por la pandemia de coronavirus, las guardias de los hospitales modificaron su paisaje. En el Castro Rendón, el centro de salud de mayor complejidad de la provincia, la demanda de pacientes en los servicios de emergencia cayó a un 30% en las primeras semanas de la pandemia y se recuperó lentamente hasta la actualidad, en la que recibe la mitad de la demanda anterior a la cuarentena.

Adelaida Goldman, directora asociada del Hospital Castro Rendón, explicó que la guardia solía recibir a unas cuatro mil personas por mes. El número se redujo a 1500 en las primeras semanas posteriores al decreto presidencial que marcó el inicio de la cuarentena. Sin embargo, el temor a los contagios de COVID-19 se redujo y los servicios de emergencia se repoblaron, aunque a la mitad del nivel que sostenían en el pasado.

Te puede interesar...

Entre las causas que motivaron el descenso se cuenta no sólo el miedo a las infecciones de coronavirus. También la falta de circulación vehicular redujo los accidentes de tránsito. La no escolaridad y el distanciamiento social redujeron en gran medida el contagio de afecciones a las vías respiratorias, por lo que son menos los niños que asisten a la guardias.

En ese sentido, aclaró que la flexibilización de la cuarentena y el regreso de la circulación vehicular intensificaron el trabajo en el área de trauma. Es decir, el sector al que son derivadas las víctimas de accidentes de tránsito. "Ahí no importa el temor al coronavirus, porque la gente no elige ir o no la guardia", detalló.

Faltante medicamentos Farmacia Hospital Castro Rendon (8).jpg

Goldman sostuvo que el retiro pre atención se redujo a mínimos históricos. "Antes había más gente que se retiraba de la guardia antes de que lo atendieran, y esto cambió porque se agilizaron los procesos, hay dos espacios de atención diferenciados, para las afecciones respiratorias y para las demás, por lo que el tiempo de espera es mucho menor", dijo. Con procesos más ágiles y menos gente en la guardia, son más los que aguardan para ser atendidos en lugar de retirarse sin soluciones.

A su vez, la profesional reconoció que los pacientes que llegan a la guardia ya no acuden al servicio por problemas banales sino que tienen afecciones más graves. "En general, teníamos un 80% de casos clasificados con el color verde y 20% con el amarillo; hoy en día, el amarillo creció mucho por sobre el verde", afirmó.

A su vez, mencionó que los pacientes que tienen enfermedades crónicas o cuadros graves siguen asistiendo de manera regular al servicio ambulatorio, que no se interrumpió por la pandemia pero modificó sus metodologías. Tras un par de meses de trabajo, se consolidó el servicio de teleconsulta y casi todos los especialistas del Castro atienden igual o aún más que antes a través de métodos de telemedicina. Sin embargo, aclararon que cuando se requiere de una consulta presencial, se lleva a cabo con todos los protocolos de seguridad.

“Cuando se requieren estudios o radiografías, los médicos los piden por Whatsapp y los pacientes van directamente a hacerse el estudio”, dijo Goldman. A eso se suma la derivación de los centros de salud de la región metropolitana, que ya envían casos específicos a este hospital de mayor complejidad sin necesidad de que el paciente se acerque al Castro Rendón a solicitar un turno de forma presencial.

Goldman afirmó que el hospital realiza un gran esfuerzo institucional para garantizar la atención de los pacientes con patologías graves, que no pueden ver reducida su atención incluso en este contexto de coronavirus. Así, aún reciben pacientes oncológicos o personas que se someten a diálisis, que asisten con la misma intensidad que antes de que comenzara el aislamiento.

Afirmo que las nuevas limitaciones en la circulación pueden traducirse en un impacto en las guardias, con la disminución de contagios de afecciones a las vías respiratorias que se transmiten de forma similar al coronavirus. Sin embargo, recordó que es necesario que la gente que sale a trabajar no convierta en convivientes a sus compañeros de trabajo.

“La mayoría de los focos se dan dentro de instituciones porque la gente no respeta el uso de barbijo ni el distanciamiento social dentro de las oficinas”, dijo y aclaró que es necesario mantener esas pautas incluso en los espacios cerrados de trabajo.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

83.098591549296% Me interesa
3.5211267605634% Me gusta
2.112676056338% Me da igual
1.4084507042254% Me aburre
9.8591549295775% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario