Chau secretos: inventaron una pared que ve y oye

Un circuito eléctrico debajo de la pintura le da vida a nuestro muro.

Según el dicho popular, las paredes tienen oídos y, aunque hay otras frases comunes que desalientan esa teoría, como la que dice “hablemos tranquilos que no sale de estas cuatro paredes”, el profesor Yang Zhang y sus colegas de la Universidad Carnegie Mellon, EE.UU., demuestran no sólo que las paredes pueden escuchar, sino también ver y hasta alcanzar sentidos más exóticos.

Con algunas capas de tinta conductiva y un circuito electrónico instalado en el rodillo, este grupo de científicos inventó Wall++: transformó una pared común en un gigantesco sensor capaz de sentir el toque humano, detectar y mapear gestos o cuando un aparato está siendo usado.

La tinta eléctricamente conductora se utiliza para pintar electrodos a lo largo de la superficie de la pared, permitiendo que funcione como un “touch” y un sensor electromagnético.

La capacidad sensorial de la pared permite que el usuario “instale” o mueva interruptores y controles virtuales en cualquier lugar, o juegue videojuegos usando gestos sin necesidad de comprar un nuevo dispositivo.

Además, como monitorea el ambiente todo el tiempo, la pared puede ajustar los niveles de iluminación cuando la TV está encendida, o avisar si el lavarropas ya terminó su función o, incluso, si el bebé que recién camina se bajó de su cuna y si el celular, por ejemplo u otro aparato que emita una señal de radiofrecuencia, puede rastrearse a lo largo de la casa.

A través de la pared se puede rastrear un teléfono que suena o hasta si nuestro bebé se bajó de la cuna

Los electrodos se dibujan usando cinta de enmascarar, como la que usan los pintores. Después de dos capas de tinta conductora aplicada con rodillo de pintura, las cintas se retiran y los electrodos se conectan mediante un pincel. Una capa final de tinta de látex común, del color de preferencia del habitante, aumenta la durabilidad y esconde los electrodos.

“Las paredes son grandes, entonces sabíamos que cualquier técnica que desarrolláramos tendría que tener bajo costo”, explica Zhang, quien revela que dejó de lado opciones eventualmente más eficientes pero mucho más caras, como tintas contenidas en plata. “Optamos por una tinta conductora a base de níquel”, apunta. Los electrodos pueden operar en dos modos: capacitivo y electromagnético. En el primer caso, la pared funciona como cualquier touch y al tocar la pared, el toque distorsiona el campo electrostático en ese punto.

P22-F2-tecnologia-pared-avances.jpg

En el segundo caso, el electrodo puede detectar las firmas electromagnéticas de dispositivos eléctricos o electrónicos, permitiendo que el sistema identifique los aparatos y sus ubicaciones.

--> Con el apoyo de Disney Research

La Universidad Carnegie Mellon, que contó con el apoyo de Disney Research, presentó Wall ++, que se conoció en la reciente conferencia sobre Sistemas de Computación y Factores Humanos que se hizo en Canadá.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído