El clima en Neuquén

icon
24° Temp
13% Hum
LMNeuquen Chos Malal

Chos Malal: los fantasmas de la primera Capital de Neuquén

Apariciones, presencias y mitos en diferentes espacios de la localidad norteña.

La ciudad de Chos Malal conserva en algunas de sus más viejas construcciones el encanto señorial de haber sido la primera capital de la Provincia de Neuquén. Su historia y la de su gente está viva en cada una de sus calles. Cada rincón guarda un fragmento de antiguos recuerdos y lentamente empiezan a aparecer relatos de fantasmas amigables y custodios del legado de sus pioneros.

Don Enrique Dewey fue un descendiente de irlandeses que llegó a Chos Malal junto a su familia por ofrecimiento del Coronel Olascoaga. Se desempeñó como funcionario de gobierno y desarrolló prósperas actividades comerciales. Entre 1894 y 1934 tuvo un almacén de ramos generales. Don Enrique falleció dos años después.

Te puede interesar...

El edificio que fue, no sólo almacén sino además vivienda de la Familia Dewey, es una de las primeras construcciones de ladrillos de la antigua capital. Emplazado en las calles Sarmiento y Belgrano se encuentra frente a lo que hoy es la Municipalidad de Chos Malal.

El almacén se reabrió en el año 2007 tras permanecer más 70 años cerrado e intacto como una verdadera cápsula del tiempo y hoy funciona como archivo histórico, hemeroteca municipal y museo de almacén de ramos generales Desde 2015 se ofrecen visitas guiadas al público.

Sandra Sobarzo, directora de Archivos y Museos de la ciudad de Chos Malal, recrea para los visitantes la historia completa del lugar, pero además cuentas las historias de fantasmas y aparecidos que frecuentan estas antiguas dependencias.

chos-malal-museo.jpg
Las apariciones son constantes en algunos lugares.

Las apariciones son constantes en algunos lugares.

- ¿Es cierto que se escuchan ruidos y se advierten presencias en la antigua Casa Dewey?

Las chicas que trabajan actualmente en ese lugar nos contaron que han sentido ruidos de gente que camina por ahí, aun cuando constatan después de que no hay nadie. Se escuchan pasos en los pisos de madera de pino tea y en el camino hacia el patio que es de piedra laja. Los sonidos son inconfundibles y nadie visible parece andar caminando por ahí. Casi siempre se producen estos ruidos a la hora del cierre. Las puertas suelen cerrarse a veces sin causa aparente y se encienden solas las luces que están debajo de las antiguas parras, también solemos encontrar sillas junto a las puertas cuando a la mañana siguiente llegamos a trabajar. La mayoría creemos que se trata de fuerzas que protegen el lugar.

- ¿Y en particular a vos te pasó algo dentro de lo que se considera paranormal?

En 2011 hubo un cambio de gestión de gobierno y uno de los secretarios se acercó hasta la Casa Dewey para avisarme que me trasladarían y que además el archivo ya no funcionaría más ahí porque habían decidido darle otro uso. Nosotros habíamos trabajado muchísimo en ese lugar y nos habíamos encariñado mucho además con su historia, así que cuando me avisaron del cambio me dio muchísima angustia.

En ese entonces uno de mis compañeros Rodolfo Warnes, quién había trabajado más de 15 años con la Familia Dewey y que desde la muerte de Doña María se había encargado de ese lugar, me dijo: “Va a ver que ni usted se va a ir de acá, ni este lugar va a hacer utilizado para otras cosas, seguro que va a ver una señal que nos va a indicar que eso no va a ser así”. En ese momento Manuel, el jefe del archivo, se dio cuenta de que en una de las puertas que está al costado, antes de entrar a las habitaciones, había parecido un rostro. En una antigua puerta de madera que daba a una despensa de víveres frescos y que en la actualidad utilizamos para acopiar archivos oficiales, se ve la cara de un hombre anciano, a partir de ese hallazgo las cosas cambiaron, nos dio las fuerzas para insistir en que no podíamos trasladarnos y así se respetó.

- ¿Y qué otras cosas misteriosas les llaman la atención?

Es muy común que a veces encontramos algún tipo de documentación específico y es seguro que, al otro día, sin saber por supuesto que nosotros habíamos encontrado dicho documento, aparece alguien solicitando específicamente esa información. Eso ocurrió cuando estábamos armando el archivo histórico e iba apareciendo documentación histórica y se acercaba gente a pedirnos datos, por ejemplo, del primer domicilio de sus padres y nosotros habíamos encontrado en tantas cosas una resolución en la que figuraba el permiso de uso u ocupación de algún lugar. Esa cadena de hechos aparentemente fortuitos se sigue dando aún hoy y es algo que nos ocurre frecuentemente.

Algo muy particular que nos pasó fue cuando nos visitó una mujer que había sido empleada municipal, ella venía de San Juan y necesitaba documentación de ella que acreditara sus aportes jubilatorios porque no tenía en su poder ningún papel y nosotros, justo dos días antes limpiando documentación habíamos encontrado su legajo, sin saber que esta mujer iba a venir a pedirlo”

chosmalal.jpg
El misterioso patio del museo.

El misterioso patio del museo.

Por su parte, Cintia Gatica responsable del Museo Olascoaga de Chos Malal, también contó que suele ser testigos de ocasionales apariciones fantasmagóricas. “La gente de por acá cuenta sus propias leyendas como en todo pueblo como la llorona, los aparecidos de la Cruz del Cerro Federal pero aquí en el Museo nos pasó algo muy tangible”, dijo.

“Era invierno y estábamos por cerrar, en aquel entonces teníamos un museo en el que íbamos apagando sala por sala la luz y a tus espaldas quedaba todo a oscuras y una de las personas que trabajaba acá se le apareció la silueta de lo que en apariencia era un soldado. Un soldado de principio de siglo que parecía estar poniéndose una chaquetilla militar”, agregó.

Si bien los fantasmas son una causa ancestral de terror y espanto, en Chos Malal los espectros parecen haber aceptado tácitamente el oficio de custodiar la historia más que la de producir espanto entre sus habitantes.

Fantasmas en Chos Malal.mp4

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

52.631578947368% Me interesa
29.473684210526% Me gusta
10.526315789474% Me da igual
7.3684210526316% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario