El clima en Neuquén

icon
32° Temp
17% Hum
LMNeuquen coronavirus

Cientificos aseguran que el coronavirus está lejos de terminar

Se basan en la formula 1-1/R0, que indica la cantidad de gente que debería contagiarse para que el virus deje de circular definitivamente.

Con una sociedad cansada de la cuarentena por el coronavirus, la pandemia parece estar más lejos que cerca de terminarse. Innumerables estudios acerca de la mutabilidad y propagación del virus, intentan cuantificar la cantidad de personas que fueron infectadas para lograr la famosa formula 1-1/R0, que podría contener la clave para terminar las cuarentenas en todo el mundo.

Básicamente, la ecuación indica cuánta gente debería ser inmune al coronavirus para que deje de circular de manera definitiva. Es decir, lograr la famosa “inmunidad del rebaño”, de la que tantos presidentes hablaron durante el último tiempo. Según los expertos, para lograr esas estadísticas, al menos un 60% de la población mundial debería contraer el virus. Sin embargo, los números que se muestran hoy en día, no superan el dígito.

Te puede interesar...

Sin ir más lejos, Estados Unidos, el país más afectado por el virus, se encuentra recién rozando el 1% de contagios de su població, con más de 2,6 millones de infectados sobre 238 millones de habitantes. Representado el país más afectado por el virus, y a su vez el que más muertes registró, con 128 mil muertos desde que empezó la pandemia.

En tanto, a nivel mundial, según el último censo realizado en 2018 en el Planeta hay 7.594 millones de personas. El último reporte de la Universidad Johns Hopkins hay 10,2 millones de infectados, lo que representan sólo un 0,12%. Revisando estas estadísticas, Michael Mina, un epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública de Harvard, aseguró a New York Times, que es poco probable que se alcance la inmunidad del rebaño “dentro de un corto periodo de tiempo”.

Michael Mina, Harvard, Coronavirus, Inmunidad.jpg

A esto se suma la incertidumbre que corre en el mundo por la vacuna. Mientras no haya una cura al virus, el control que tienen que establecer los gobiernos sobre la propagación de la pandemia, debe ser progresivo y paulatino para evitar el colapso del sistema de salud y lamentar más muertes.

Hasta encontrar la vacuna, la resistencia que la sociedad tiene que tener parar ganar al coronavirus no es más que un cálculo matemático, que responde al “ritmo básico de reproducción del virus”, conocido como “R0”. Este número indica cuánta gente se enferma, en promedio, a partir de cada caso cuando no se toma ninguna medida de prevención.

El sarampión, por ejemplo, tiene un R0 de entre 12 y 18. La gripe común, alrededor de 1,5. Mientras tanto, el del Covid-19 se calcula en 2,5. Para que el virus deje de circular de forma comunitaria, la tasa tiene que reducirse a menos de 1, con un ideal de 0,6, lo que define un 60% de contagiados total que genera anticuerpos.

Embed

Un nivel más bajo de inmunidad en la población puede ralentizar un poco la propagación de una enfermedad pero el número de inmunidad del rebaño representa el punto en el que las infecciones son sustancialmente menos propensas a convertirse en grandes brotes. Sin cura, estos números solo se pueden alcanzar con el contagio de la gente.

Según Mina, para que un 60% de la población haya tenido contacto al menos una vez con el virus, tiene que pasar mucho tiempo, o “lograrse la inmunidad de manera artificial por medio de una vacuna”, que hoy no existe.

“El virus tiene todavía mucho espacio para moverse, todos queremos que esto termine, todos queremos volver a la normalidad, pero la realidad es que esto ni siquiera está cerca de terminar”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhamon Ghebreyesus, y agregó que aunque en muchos países se controló la propagación de la enfermedad, en otros está resurgiendo y están acelerándose las infecciones en casi todo el mundo.

A-vacuna-conicet.png

Según estudios hay evidencia de que las personas logran la inmunidad al coronavirus, pero aún no es seguro si eso es cierto en todos los casos; cuán robusta puede ser la inmunidad; o cuánto tiempo durará. Más que nada, teniendo en cuenta la posibilidad de la mutación del virus.

Es por eso, que el Dr. Mina, propone ver a la inmunidad como una especie de placebo mientras no salga la cura, o como la posibilidad de “ralentizar la propagación de la enfermedad”. Así, propone que si una persona que está infectada del virus entra en una habitación donde todo el mundo es vulnerable, posiblemente infecte a dos o tres personas. Es decir, los 2,5 que representa el R0.

Sin embargo, “si entran y tres de cada cuatro personas ya son inmunes, en promedio infectarán a una persona o menos en esa habitación", sostuvo. Es decir, el 1-1/r0, que era igual a 0,6. En otras palabras, si la población alcanzara el 60% de contagios, sería mucho menos probable que un brote grande pueda florecer.

El sarampión y la varicela, que antes eran muy comunes entre los niños, son ahora extremadamente raras porque las vacunas han ayudado a desarrollar suficiente inmunidad de rebaño para contener los brotes.

Sin embargo, no tenemos una vacuna para el coronavirus, por lo que llegar a la inmunidad del rebaño sin un tratamiento nuevo y más eficaz podría significar muchas más infecciones y lamentar muchas más muertes.

Diferencias con la gripe

A lo largo de la pandemia, diferentes mandatarios, como Jair Bolsonaro de Brasil, y Sebastián Piñera, de Chile, hablaron del Covid-19 como una gripe común. Sin embargo, los especialistas se encargaron de dejarlos en offside.

Con la gripe, sólo alrededor de la mitad de la población está en riesgo de enfermarse en una temporada determinada, mientras que la mayoría ya tienen cierta inmunidad, sea porque estuvieron enfermos con una cepa similar porque están vacunados. Ese número no es lo suficientemente alto como para alcanzar completamente la inmunidad del rebaño, y esta enfermedad sigue circulando cada año.

Pero hay beneficios para la inmunidad parcial en la población: sólo una fracción de los adultos están en riesgo de contraer la gripe en un año normal, y también pueden propagarla menos rápidamente. Eso significa que el número de personas en riesgo de morir también es mucho menor.

Mientras tanto, el Covid-19 es una enfermedad completamente nueva. Antes de este año, nadie en el mundo tenía inmunidad alguna. Y eso significa que, incluso si las tasas de mortalidad por infección fueran similares, tiene el potencial de matar a muchas más personas. El uno por ciento de un número grande es mayor que el 1 por ciento de un número menor.

En tanto, en Neuquén, con 476 infectados, sobre una población total de 664.057 (estimada), menos del 1% de la población total contrajo el coronavirus. El fin del virus es lejano, quizás utópico. La incertidumbre sobre la cura es real. Como así también, que por ahora, lo único que lo frena es el aislamiento.

Embed

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

69.230769230769% Me interesa
0% Me gusta
15.384615384615% Me da igual
7.6923076923077% Me aburre
7.6923076923077% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario