Colectivos: más quejas por el servicio que por la suba

Con el boleto rumbo a los $8,60, la bronca la generan las demoras.

Neuquén
Mientras en el Deliberante los concejales deberán definir la próxima semana si el aumento del boleto del colectivo llega al 70%, los usuarios se mostraron contrariados porque más que el nuevo costo lo que más los fastidia es la calidad del servicio.

Ante una serie de consultas en la calle realizadas por LM Neuquén, a los usuarios no les causó sorpresa el posible incremento, que llevaría el boleto de los 4,90 actuales a los 8,60 pesos. Aunque para quienes utilizan el servicio para ir al trabajo significará un impacto económico.

8,75 pesos es lo que subirá el boleto la empresa Ko-Ko para Neuquén-Cipolletti, desde las 0 del viernes.

"Había escuchado la posible suba. No estoy de acuerdo con que lo lleven a 8,60, es una cifra muy alta. Suelo tomar el ramal 6, hacia el oeste, y el servicio es malísimo. Hay que esperar media hora como mínimo cuando debería haber una frecuencia menor", señaló el vecino Ricardo Urrutia antes de ascender al colectivo.

El hombre expresó que el servicio urbano tiene que modernizarse, cambiar los circuitos y sumar otras empresas a las dos que ya recorren la ciudad.

"Hay que comunicar el oeste con la terminal, agilizar la circulación con el ferrocarril con dos paradas más hacia el oeste de la ciudad. Esto también permitirá bajar la espera y agilizar el traslado", aportó como idea.

Una pasajera consultada afirmó que "el eje central debería ser mejorar el servicio porque la frecuencia de paso suele llegar a los 40 minutos" de espera.

Los pasajeros coincidieron a la hora de cuestionar la calidad de funcionamiento del transporte público, algo que ha sido un dolor de cabeza importante para el Municipio.

Fabián Tello, otro de los usuarios consultados, relativizó el impacto del aumento y antepuso que "el servicio es un desastre".

Señaló que, en su caso, tiene que "caminar unas seis cuadras hacia toma 7 de Mayo para poder alcanzar la cabecera y conseguir un lugar", porque el colectivo "ya sale lleno" y si lo toma en la parada de su barrio lo dejan "a pie" por la cantidad de gente a bordo.

Comentó que no es culpa del chofer de turno, sino que simplemente no se prevé que en las horas pico la demanda es mayor: cuando pasa la otra unidad asignada al barrio, para él ya es tarde, y eso demora su ingreso al trabajo.

Para un par de jubilados que trataban de resguardarse del sofocante sol del mediodía de ayer, el aumento de la tarifa, sobre todo en ramales donde la frecuencia de paso es más prolongada durante la noche, la suba es directamente una locura. "Están locos, me preocupa el servicio, no estoy de acuerdo", resumió una de las mujeres consultadas.

FRASES
"Me parece que un aumento tiene que haber para actualizar los costos, pero los concejales, así como van a aprobarlo, que le exijan a Indalo que brinde un mejor servicio".
Alberto Villanueva En la parada de la calle Sarmiento.

"No me parece que suban a más de ocho pesos; el servicio es muy malo. Hay que esperar mucho y casi nunca conseguís asiento, ni siquiera para mujeres con niños pequeños".
Paola Zapata Mientras esperaba que pase el ramal 1.

"Tendría que aumentar a más de nueve pesos"

NEUQUÉN
Para el gerente de Indalo Autobuses Santa Fe, Leandro Franco, el incremento debería llevar el pasaje a más de 9 pesos, teniendo en cuenta que no ha sufrido modificaciones desde el 2013.

"Venimos del 2014 sin aumento en la estructura de costos, al no hacerse la revisión semestral. Eso repercute en el mantenimiento de las unidades y la prestación del servicio. Se empiezan a deteriorar y eso que el 60% de las unidades son del 2012", puntualizó Franco.

El directivo aseguró que el incremento propuesto quedó desfasado porque en junio debieron afrontar el aumento del 27,8% en concepto de costo laboral.

"Ni en Santiago del Estero está a ese precio. En Córdoba, donde también el grupo presta el servicio, el boleto es de 9,15. Además hay que tener en cuenta que en Neuquén los insumos se pagan hasta un 30% más caros, inclusive en Bariloche se los consigue más baratos", ejemplificó Franco con la ciudad turística.

Reforzó la idea de aumentar por encima de los nueve pesos porque el desequilibrio en la ecuación económica afecta la calidad del servicio. "Tienen que saber que si es inferior perjudicará a los usuarios porque el Municipio deberá aportar entre 6 y 8 millones de pesos y eso sería una barbaridad porque podría destinarlo a obras públicas", añadió.

El Municipio
Bermúdez le pidió apoyo al Concejo para el aumento

"La única ciudad del país que no aumentó el boleto en los últimos dos años fue Neuquén", dijo ayer el intendente Horacio "Pechi" Quiroga, respecto del proyecto que se envió al Concejo Deliberante y que pretende llevar el viaje a $8,60. Recordó que en otras ciudades de la provincia aumentaron la tarifa, como el caso de Plottier y San Martín de los Andes. Luego aclaró que aunque el boleto no aumente, la empresa sigue percibiendo lo acordado por contrato y es el Municipio quien paga lo que no ingresa por los pasajes. "Lo paga la Municipalidad; no son gastos previstos y lo pudimos hacer porque tenemos un fondo anticíclico, que lo creamos por ordenanza en mi primera gestión como intendente", expresó Quiroga al referirse al aporte de la comuna para que funcione el servicio. "Sin este fondo nos hubiésemos quedado sin servicio", señaló. En tanto, el secretario de Coordinación, Marcelo Bermúdez, pidió a los concejales el tratamiento del proyecto y la aprobación en el recinto: "El último incremento se dio en 2014 con una estructura de costos de 2013. En todo este tiempo aumentaron los sueldos, insumos, combustibles producto de la inflación y es razonable la revisión tarifaria", dijo. Destacó el cambio que generó "el intendente, un cambio importante, con la incorporación de (la empresa) Pehuenche y queremos incorporar otra empresa. Esto sin dudas que va a mejorar el transporte. Y por eso necesitamos el apoyo del Concejo".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído