El líder de la megabanda, José “Chiqui” Forno, es un ex empleado judicial que se desempeñó en la Cámara Civil de Cipolletti. Por ese motivo es que algunos integrantes de la banda le decían “doctor”, ya que Forno los asesoraba en asuntos legales y les daba sugerencias por si caían detenidos.

Te puede interesar...

En su paso por la Cámara Civil concretó, entre 2003 y 2004, más de 40 estafas que consistían en adulterar documentación vinculada a reclamos de docentes y, con la complicidad de otras personas, cobrar diferentes sumas en los bancos por presentar oficios.

Sus vínculos con camaristas ayudaron a que la investigación y el juicio se dilataran más de una década. El fiscal Gustavo Herrera logró sentarlo en el banquillo de los acusados en mayo de 2017.

El hábil Forno se negó a declarar en juicio para que no le grabaran la voz y así evitar que pudiera ser peritada con las escuchas a la megabanda. Por eso, contestó durante el juicio una serie de preguntas por escrito.

Finalmente, y por unanimidad, la Cámara en lo Criminal Primera de Cipolletti condenó al Chiqui a 6 años de prisión efectiva por el delito de fraude a la administración pública, tal como lo pidió el fiscal Herrera.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído