En esa oportunidad varios centenares de agentes acudieron a desalojar a unos 70 campesinos de la finca que ocupaban en el distrito de Curuguaty para pedir que las tierras se integrasen a la reforma agraria.

La Justicia paraguaya a cuatro años de los hechos inició el juicio oral a los acusados que son los familiares de los campesinos asesinados.

Jorge Muñoz Villagrán, dirigente de la Pastoral comentó que la iniciativa fue muy emocionante ya que la idea es acompañar, a pesar de la distancia, a “los presos injustamente” y reclamar por su liberación.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído