El clima en Neuquén

icon
19° Temp
82% Hum
La Mañana Cárceles

Con el cierre de la U51, Neuquén puso a todas sus cárceles en "cuarentena"

La unidad cuenta con un excedente de nueve internos respecto del cupo límite para alojados, por lo que también se ordenó su cierre temporal.

A una semana del cierre del penal más grande de la provincia, que generó un efecto dominó en el resto de las cárceles neuquinas, este miércoles se ordenó el cierre de la última unidad de detención en pie: la U51 de Chos Malal. De esta manera, sólo queda "abierta" la U16 de la capital neuquina, a la cual no se podrá recurrir en busca de espacio porque sólo aloja mujeres.

La semana pasada inició el revuelo que hizo conocer las pésimas condiciones en las que actualmente se encuentran los presos alojados en penales de la provincia, cuyas instalaciones presentan una negligencia de años que hace que hoy vivan en condiciones "inhumanas".

Te puede interesar...

La resolución de la jueza Raquel Gass fue la que dio inicio a la seguidilla de "cierres" temporales, cuando el martes 22 dictaminó la suspensión del ingreso de nuevos condenados a la U11 y a la U12 por un plazo de seis meses ante la sobrepoblación e insalubridad acreditadas por la defensa pública, con la esperanza de que en ese período se reduzca su número de alojados, que hoy se excede en 32 personas respecto de las 233 que admite el espacio.

La magistrada también ordenó al gobierno provincial poner en marcha una serie de mejoras urgentes sobre las instalaciones; como el reacondicionamiento de seis casas de pre-egreso, la instalación de elementos contra incendios, refacciones a los pabellones de la unidad y la presentación de un proyecto para la construcción de un taller destinado a educación.

Fuera de lo aportado por la secretaria de Seguridad, Marianina Domínguez, quien informó de la inminente firma de un convenio para trasladar hasta 84 detenidos al penal federal de Senillosa, no se habló sobre lugares alternativos de alojamiento en lo inmediato, dejando la decisión a criterio de la Dirección Provincial de Unidades de Detención de la Policía.

Aunque se estimaba que toda nueva persona que debiera ser alojada allí, sería enviada a una comisaría o a otro penal provincial, lo cierto es que el pasar de los días echó por tierra esa alternativa, y hoy miércoles sólo queda "abierta" la U16, que aloja exclusivamente mujeres.

El reclamo por los informes atrasados es de los internos de la U22.
El reclamo por los informes atrasados es de los internos de la U22.
El reclamo por los informes atrasados es de los internos de la U22.

La sobrepoblación carcelaria y las malas condiciones de los penales puso al contexto de encierro en la provincia al punto del colapso, sin espacio ni insumos para cubrir las necesidades de las personas condenadas. La jueza de Ejecución Alicia Rodríguez fue quien, con los mismos argumentos que Gass, ordenó el "cierre" de la U31 y la U32 de Zapala, la U21 y la U22 de Cutral Co, la U41 de Junín de los Andes y el anexo de San Martín de los Andes.

Además, se ordenó a la Secretaría de Seguridad de la Provincia realizar un relevamiento de todos los servicios (gas, luz agua, etc) en todas las unidades del interior y "arbitrar los medios para presentar un plan de reparación y mantenimiento urgente de las falencias que se advierten, a fin de poner en condiciones los servicios que impidan futuros accidentes".

Por último y anulando la última alternativa, este miércoles la jueza Rodríguez también confirmó el cierre del último penal para varones por pedido del defensor Lisandro Borgonovo; la U51 de Chos Malal, que actualmente cuenta con 21 personas alojadas en un espacio estipulado para no más de 12.

De esta manera, el único lugar alternativo de alojamiento para nuevos condenados que lo requieran pasaron a ser las comisarías, aunque se desconoce si estas cuentan con el espacio para hacerlo, ya que allí se suele encerrar a procesados con prisión preventiva o detenidos del día, son mucho más chicas y no cuentan con lugares de esparcimiento.

Por este motivo, el "salvavidas" más inmediato sería el espacio ofrecido en el penal federal de Senillosa, aunque primero también requiere de un reacondicionamiento para su habitabilidad.

Por lo pronto, desde el gobierno provincial han declinado opinar y no han dado detalles de qué soluciones se barajan o si ya se comenzó a trabajar en las refacciones ordenadas.

El estado de los penales provinciales

En capital:

Unidad 11: cupo para 233 personas, 265 personas alojadas.

Unidad 12: 42 plazas, 42 alojados.

Cutral Co:

Unidad 21: 45 plazas, 55 alojados.

Unidad 22: 44 plazas, 44 alojados.

Zapala:

Unidad 31: 24 plazas, 37 alojados.

Unidad 32: 24 plazas, 28 alojados.

Junín de los Andes: 13 plazas, 40 alojados.

San Martín de los Andes: 12 plazas, 21 alojados.

Chos Malal: 12 plazas, 21 alojados.

A qué se atribuye la sobrepoblación

En cuanto a los motivos que condujeron a un rápido crecimiento en las cifras de detenidos, Gass opinó que se le puede atribuir a "la implementación del nuevo Código Procesal en el 2014, que aceleró el proceso penal y produjo condenas en menos tiempo; la reforma de la Ley de Ejecución Penal de 2017, que complica la situación porque fijó estándares más altos para obtener egresos anticipados; y lo otro que fue una complicación significativa -que lo advertimos a los funcionarios responsables- fue la entrega del complejo de Senillosa al Servicio Penitenciario Federal (que implicó la pérdida de 550 plazas del sistema provincial) sin un plan B".

No obstante, es claro que también influyó la falta de un control y mejoras continuas de los espacios de encierro, que hoy vuelven a los penales inhabitables para las personas allí alojadas.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario