Condenados a 17 años de prisión por el atroz crimen de Senillosa

Asaltaron y quemaron a un puestero.

NEUQUÉN
La Justicia condenó ayer a 17 años de prisión a Gabriel Funes y a Pablo Andrés Olmedo por el crimen de Gerardo Felipe (65), a quien asaltaron, maniataron y prendieron fuego el 4 de marzo de 2013.

El fiscal Maximiliano Breide Obeid y los defensores oficiales, Fernando Diez y Vanesa Macedo Font, hicieron un acuerdo en el que ambos acusados se declararon responsables por el delito de homicidio en ocasión de robo.

Las audiencias para llegar a juicio fueron suspendidas una y otra vez por diferentes motivos, hasta que en la decimocuarta se logró finalmente un acuerdo y Funes y Olmedo se declararon culpables.

Esto facilitó el proceso y es por eso que no fue necesario que fueran sometidos a juicio.

El homicidio del trabajador rural, que era puestero en una chacra del intendente Hugo Moenne, estremeció a toda la localidad.

Felipe fue asesinado la noche del 4 de marzo de 2013 tras ser sorprendido por cinco personas que entraron a robar, entre ellas una menor de edad.

El hombre fue maniatado con cables de cobre y abandonado dentro de la vivienda. Minutos después, Funes y Olmedo regresaron y prendieron fuego la casa con Felipe adentro.

El estado en el que quedó el cuerpo de la víctima fue tal que para identificarlo se debió realizar un ADN.

Los acusados se habían robado un magro botín, que constó en una bomba de agua y una motosierra, según figura en el expediente de la investigación.
Ambas cosas fue recuperadas por la Policía cuando los condenados intentaron venderlas en la localidad.

Los ribetes del hecho demostraron la saña con la que actuaron, y el fiscal Breide Obeid argumentó que se trató de dos hechos: el primero fue cuando entraron a robarle, le pegaron y lo dejaron atado de pies y manos; y el segundo, cuando los acusados regresaron para quemar la casa con Felipe adentro.

En el caso de Olmedo, se lo vinculó a otro crimen en la localidad. En mayo de 2008 fue detenido por el homicidio de Claudio Mardones, pero después fue absuelto por falta de mérito.
La virulencia del crimen de Felipe fue tal, que los jueces determinaron que se les dictara una condena de 17 años de prisión efectiva que podrían llegar a cumplir en la cárcel de Senillosa por cercanía.

30 meses pasaron desde el crimen de Felipe hasta que finalmente se condenó a los autores.

Sospechas
"Negocios turbios del intendente"

Una de las nietas de la víctima, Belén Felipe, está convencida de que quienes mataron a su abuelo fueron en busca del intendente Hugo Moenne y que, al no encontrarlo, decidieron deshacerse de él.

"Esto fue producto de los negocios turbios que tiene el intendente", denunció la joven de 22 años. "En cuanto a la condena quedamos conformes, porque por lo menos van a estar un par de años adentro sin poder hacerle daño a nadie", concluyó Belén.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído