Cortina de agua para el monumento

La Municipalidad decidió remodelar el pedestal que sostiene la estatua del General San Martín, para evitar actos de vandalismo como los que vienen ocurriendo desde hace tiempo.

Neuquén > Cansado de los constantes ataques, pintadas y pegatinas al monumento a San Martín y después de muchas idas y vueltas, el intendente Horacio Quiroga tomó la decisión de hacer una protección que sea efectiva, pero que no termine siendo una mole de rejas como muchas veces se propuso.
El cambio que impactará a los vecinos de la ciudad será que al tradicional punto de encuentro lo recubrirá una cortina de agua desde arriba hasta abajo, y además será rodeado por una fuente. En los primeros días de febrero comenzarán las obras de remodelación.
La decisión se tomó porque los ataques no cesan y la Municipalidad gasta grandes sumas de dinero para limpiarlo. Por caso, durante 2013 la comuna capitalina tuvo que limpiarlo diez veces y en cada trabajo de blanqueo tuvo que pagar entre cuatro mil y cinco mil pesos. Es decir, solo en un año se gastaron 50 mil pesos en limpiar lo que la gente pinta cada vez que puede.
Ayer se abrieron los sobres de la licitación y fueron dos las empresas que se presentaron, pero solo una planteó una propuesta económica. Si bien desde el Municipio se había planteado 1.500.000 pesos, la empresa HG Construcciones ofertó 1.722.000 pesos: “Solo un nueve por ciento más de los presupuestado”, dijo Fabián García, subsecretario de Obras Públicas.
 
De qué se trata
El trabajo consistirá en cambiar el pórfido actual por uno de granito blanco “Dallas” apto para el contacto con el agua en toda su estructura por la que caerá una cortina de agua. Abajo una fuente de dos metros y medio de ancho rodeará la estructura junto a un cantero que cerrará la obra.
“La cortina es un círculo de caño que estará arriba del monumento y de ahí bajará el agua pegada a la estructura. El agua recircula y desde abajo será impulsada por una bomba que a través de un caño llegará hasta la punta y ahí volverá a caer”, explicó García.   
El funcionario dijo que la medida se tomó para que la gente no pinte más. "Ahora si se meten lo van a tener que hacer ingresando a una fuente que tiene luz, electricidad, por lo que puede ser un peligro. El que dañe lo hará con intención", explicó.
La iluminación será de tipo LED, la que se hará rasante desde la parte superior y en la base se dispondrá un reservorio de agua y una sala de máquinas para hacer óptimo el suministro del caudal de agua. A modo preservación del reservorio, se construirá un plano inclinado de césped y arbustos de 60 centímetros de manera de evitar la pintura y fijación de carteles en el basamento del monumento.

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído