El clima en Neuquén

icon
27° Temp
32% Hum
La Mañana COVID

COVID: el estrés social influye en la tasa de infección

Un estudio reveló que el comportamiento de la sociedad frente a la pandemia puede ser determinante para evitar un aumento de casos o un futuro brote.

Un equipo internacional de investigadores analizó los datos globales de la pandemia y logró identificar ciertos comportamientos sociales que se repiten en todo el mundo que pueden cambiar drásticamente las tasas de contagio en todos los países y ayudar a los gobiernos a tener otro enfoque sobre el COVID y sobre futuros escenarios similares.

El trabajo, publicado en Scientific Reports del portal Nature, explica que la dinámica de las epidemias depende de cómo cambia el comportamiento de las personas durante un brote. Al principio de la epidemia, la gente no conoce el virus, luego, tras el estallido de la epidemia y la alarma, empieza a cumplir las restricciones y la propagación de la epidemia puede disminuir.

Te puede interesar...

El estudio analizó datos de China, Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Colombia, Italia, España, Israel, Rusia, Francia, Brasil, India e Irán que se utilizaron para proponer un nuevo modelo de seguimiento de la pandemia, al combinar los modelos epidemiológicos clásicos con los indicadores de estrés social propuestos por los investigadores.

¿Qué es el estrés social?

Los científicos lograron establecer que sin importar el país de residencia, los individuos atraviesan un ciclo de tres modos durante la pandemia:

  • Ignorancia (vivir sin restricciones).
  • Resistencia (individuos que practican consciente y activamente medidas de distanciamiento social).
  • Agotamiento (el agotamiento de la capacidad de la persona para seguir medidas de distanciamiento social).

Con el tiempo, algunas personas se cansan o frustran con las restricciones y dejan de cumplirlas (agotamiento), especialmente si el número de nuevos casos disminuye. Tras descansar un tiempo, pueden volver a seguir las restricciones. Pero durante esta pausa puede llegar la segunda ola y ser aún más fuerte que la primera.

La combinación de un modelo dinámico de tipo SIR ( el modelo epidemiológico más simple) con la tríada clásica de etapas del síndrome general de adaptación, alarma-resistencia-agotamiento, permite describir con gran precisión los datos estadísticos disponibles para 13 países.

marcha-anti-covid.jpg

Los investigadores determinaron que la gran diferencia entre la propagación del COVID entre países se debe a las diferencias sociales, a través de la respuesta al concepto sociológico establecido de estrés social.

La velocidad a la que se repite este ciclo está impulsada en gran medida por la tasa de respuesta al estrés de una población determinada. Por ejemplo, Colombia, Irán y Estados Unidos mostraron las "tasas de agotamiento" más altas de los países del estudio, con el Reino Unido en la tasa media, es decir, que la población en general no pudo ser capaz como sociedad de prolongar y obedecer en el tiempo las medidas de distanciamiento social para disminuir los casos.

Por otro lado, China tuvo la tasa más alta de los 13 países analizados, lo que refleja una propagación rápida y dramática del virus entre la población humana; después de un gran aumento inicial, los casos y las tasas de morbilidad disminuyeron drásticamente debido a una respuesta de la sociedad altamente unificada.

La gran diferencia entre las epidemias de los distintos países se debe a las diferencias sociales y no a factores epidemiológicos (biológicos) reales. Este fenómeno se puede ver en el reciente brote que afecta a toda Europa en donde diferentes países evalúan tomar medidas más drásticas contra la población que no se quiere vacunar o que no cree en el Covid-19.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario