El clima en Neuquén

icon
Temp
92% Hum
La Mañana vidrio

Crisis del vidrio: fabricantes neuquinos no consiguen envases para ofrecer sus productos

Las bodegas, destilerías y elaboradores de dulces y conservas son los más afectados por la escasez de botellas y frascos.

La falta envases vidrio sigue complicando la actividad y el desarrollo de diferentes empresas de Argentina, en especial a las medianas y chicas que tienen menos espalda para poder abastecerse acudiendo a mecanismos diferentes a los habituales, los cuales requieren de contactos y un gran poder de negociación y compra.

La crisis arrancó una vez desatada la pandemia de coronavirus y se profundizó en el último tiempo con el agravante los sucesivos aumentos que suman un 52 por ciento en lo que va del 2022.

Te puede interesar...

Según explicó el ministro de Producción e Industria de la Provincia del Neuquén, Facundo López Raggi, la situación afecta a muchos productores locales, en especial bodegas, destilerías y diferentes emprendimientos alimenticios que requieren de frascos para sus envasados de dulces y conservas, por ejemplo.

"Esta situación ha pegado fuerte, incluso a nivel internacional por el tema del COVID. El año pasado Verallia, una de las fábricas más importantes de botellas de vidrio, tuvo un incendio lo cual afectó aún más la disponibilidad en el mercado interno", dijo López Raggi, en diálogo con LMNeuquén, haciendo alusión a la empresa mendocina que concentra el 35 por ciento del mercado.

"Las restricciones en la importación hizo que haya un cuello de botella - valga la redundancia- en la provisión de botellas de vino", agregó el ministro repasando los factores que llevaron a este contexto de escasez.

"Quienes más se vienen manifestando en relación a esta faltante son los productores y elaboradores de vino que están bastante restringidos, no solo en la provincia. También nos está llegando el mismo planteo por parte de elaboradores de productos -como ahumados- que necesitan frascos de vidrio para ser comercializados", explicó el ministro.

"En este sentido estamos procurando acompañar alguna compra conjunta. Sé que muchos elaboradores se están juntando para hacer esto. Con las bodegas hemos tenido una reunión hace un par de semanas. Estamos esperando que se pongan de acuerdo respecto a qué comprar", dijo.

al frente. Facundo López Raggi asumió la semana pasada.

Por otro lado, López Raggi destacó que desde el Ministerio recomiendan a los pequeños productores de alimentos que se contacten con Cristalería Huincul para canalizar la demanda. "Desde hace varios años esta empresa está está trabajando muy bien en Plaza Huincul con frascos de vidrio reciclado".

Complicaciones en el desarrollo comercial de la vitivinicultura

Por su parte, el enólogo Leonardo Pupato contó cómo la escasez repercute en la industria vitivinícola y, particularmente, en el crecimiento que viene experimentando la Bodega Familia Schroeder.

"Esta situación ha afectado a todas las bodegas del país, en especial a las más chicas, las boutique. Nosotros somos una bodega intermedia con un volumen de 2.400.000 botellas y también se nos complica. Más que nada por la diversidad de líneas que tenemos que precisan botellas con distintos formatos y colores. Botellas blancas para los vinos rosados, por ejemplo. Botellas de hoja seca para los chardonnay... Las botellas no son solo necesarias para que estén bien los vinos, sino también para distinguirlos con una imagen y una presencia para competir a nivel mundial. Ni hablar si tenemos que desarrollar un producto nuevo", explicó.

La bodega Familia Schroeder presentó toda su cartera de productos.

En ese marco, Pupato contó que cómo el es vínculo comercial con Cattorini y Verallia (ex Rayén Curá), las principales proveedores del mercado nacional que actualmente "no dan abasto con la demanda y la infraestructura que tienen", y las estrategias que Familia Schroeder está desplegando para seguir cumpliendo con sus compromisos sin poner en juego el prestigio y calidad de su marca.

"Estas dos empresas que tienen centralizada la producción nos comentan que tienen otras problemáticas como escasez de gas -que les imposibilita prender bien los hornos- y de materia prima especial que importan para elaborar algunos colores específicos de botellas. Como hay mucha demanda han salido a comprar botellas usadas para reconstituir y usar ese material en el proceso para poder avanzar con la entrega. Pero del volumen que uno solicita siendo cliente, solo se comprometen a entregar un 60 por ciento y no la totalidad", detalló.

"Ellos también abastecen a otras industrias importantes y todo se complica más por la variedad de formatos y colores que se multiplican con mercados que piden tapa a rosca y otros que piden tapón, lo cual cambia totalmente la fisonomía de la botella. Así que hemos tenido que empezar a hablar con los clientes del exterior para mandar algunos vinos con el packaging que se va consiguiendo. Es lamentable porque competimos a nivel mundial con botellas de calidad con buenas terminaciones", señaló, al tiempo que comentó que cuando reciben una carga, deben descartar varios envases con desperfectos y tonalidades disímiles a las acordadas.

Centenario-14-11-2018-Recorrida-mundial-del-vino-en-la-Bodega-Familia-Schroeder-7V0A1217.jpg

"Todo esto va perjudicando la imagen y el marketing de bodegas como la nuestra que trabaja vinos de gama media y alta. Por eso, una de las soluciones que encontramos fue traer botellas de la cristalería Toro de Chile que tiene una calidad y variedad de botellas de altísimo costo en dólares, lo que obliga a bajar muchísimo la rentabilidad del nuestro producto. Pero bueno, no nos quedaba otra. Nosotros tenemos ventas programadas a lo largo del año, no solo en el mercado interno sino también en unos 25 países que tienen requerimientos particulares", esgrimió.

"Por los comentarios y reuniones que venimos teniendo, esto no se va a solucionar a corto plazo. De a poco va ir mejorando, pero el problema va a seguir estando. Los proveedores, por lo general, le dan más importancia a las empresas muy grandes o a las bodegas de cuyo, entonces se complica mucho más en nuestro caso. Por eso siempre estamos viajando a Mendoza, para tener un contacto directo y pedirles por favor que no nos dejen afuera. Tratamos de pagar un plus en los precios para conseguirlo, hacemos lo imposible", subrayó.

Familia Schroeder es una de las bodegas que participan del evento.
Familia Schroeder es una de las bodegas que participan del evento.
Familia Schroeder es una de las bodegas que participan del evento.

Por otro lado, Pupato señaló que para sostenerse pondrán un freno en la creación de nuevas líneas de productos hasta que la tormenta pase. "Es lamentable porque la bodega viene creciendo. Este año pasamos de 2 millones de botellas a 2.400.000, teníamos un 20 por ciento más de expectativa de venta... Pero bueno, esperamos poder cumplir con nuestros clientes y no desabastecerlos", concluyó.

El padecimiento de las destilerías de la región

Otros actores perjudicados por la falta de abastecimiento de envases de vidrio son las destilerías de la región que -al igual que los vinos de alta gama- encuentran mayores dificultades para solucionar el problema dado que muchas de las botellas que utilizan son elaboradas con un nivel de sofisticación que no es fácil encontrar ni suplir.

"No sabés lo que venimos lidiando. Este tema lo sufrimos todos. Tengo amigos que tienen ahumaderos o que envasan salsa de tomate que también cayeron en la volteada. Particularmente lo que sucede con las (bebidas) espirituosas es que no hay un montón de modelos y diseños de botellas y no hay cristalerías en Argentina que se dediquen a eso, entonces necesitamos importar", explicó Hernán López Sosa, gerente comercial de Patagonian Distillery.

"Tenemos entendido que muchos fabricantes apagaron los hornos entrada la pandemia pensando en que iba a bajar la demanda y pasó todo lo contrario porque hubo más consumo de todo. Eso hizo que volara por el aire la demanda", agregó.

"Realmente el 2020 fue un 'como sea' porque envasabas en la botellas que encontrabas. Después, en el 2021, nos quedamos sin botellas justo antes de las fiestas de fin de año, que es cuando tenemos el mayor pico de consumo", contó recordando unos de los capítulos más difíciles que transitaron por la crisis que los llevó a discontinuar la producción de "el único vodka premiado a nivel nacional" porque tiene una botella "muy particular".

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCLxKLBhBPk8%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAMFDRnGZA3ZA1nTcLffsrDcRi65O49ZCdHyYJOdsIThA2F8H5ZBnPMbWjEMEAJ9P9lB58IpZA7XrZC50RoYPEcVxGvC5VuoinZCHWrL7b2r0nwmwXJoqbfvZCssAmKa93AdnVRMf9tcdjhwRzZARgrvd2AcZB16pBSOyesX1eqOoMNDIgHY0CoNNsZD

"La solución que encontramos fue importar por nuestros propios medios y no depender de importadoras ni otros intermediarios. No lo hicimos antes porque el volumen es muy grande. Para que te des una idea una botella para espirituosa cuesta dos dólares al cambio oficial y un palet trae 1.500 botellas", puntualizó para luego remarcar que es muy difícil costear ese tipo de encargo.

"Como en nuestra destilería desarrollamos otros gin para terceros, pudimos conseguir un pool de compra. Esa fue la manera que encontramos para seguir trabajando. Ahora estamos esperando el primer embarque chino que calculamos que llegará en agosto. En el mientras tanto trajimos botellas de Chile, de Colombia y hasta de Italia", señaló para luego remarcar que la situación es tan compleja la verdad que unos productores de Mar del Plata comenzaron a comercializar gin en sachet, mientras que otros de Buenos Aires lo empezaron a vender en frascos.

"Nosotros siempre estamos acompañados por el Ministerio de Producción de la provincia. En este sentido la problemática siempre estuvo en boga y siempre estuvieron muy predispuestos a buscar soluciones. Lo que pasa es que si me ayuda a traer un container de China para mis bebidas, también tiene que ayudar a los chicos que necesitan frascos para los dulces de rosa mosqueta. Es muy complejo porque son envases completamente diferentes y es muy caro importar por el volumen mínimo que tenés que comprar", postuló para luego advertir que la situación afecta las exportaciones de la provincia.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCLvRVLCBAsy%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAMFDRnGZA3ZA1nTcLffsrDcRi65O49ZCdHyYJOdsIThA2F8H5ZBnPMbWjEMEAJ9P9lB58IpZA7XrZC50RoYPEcVxGvC5VuoinZCHWrL7b2r0nwmwXJoqbfvZCssAmKa93AdnVRMf9tcdjhwRzZARgrvd2AcZB16pBSOyesX1eqOoMNDIgHY0CoNNsZD

"Desde el Centro Pyme nos invitaron a un programa de emprendimientos con proyección exportadora. El trabajo fue alucinante, tenemos todo listo para salir al mundo pero no tenemos vidrio", comentó López Sosa.

La provisión de botellas está dominada por dos empresas -una de las cuales, Cattorini, controla más de la mitad del mercado. La situación se agravó en la primavera del 2021 cuando un incendio en la planta de Verallia (ex Rayén Curá), una empresa mendocina que domina alrededor del 35% del mercado, hizo que cayera aún más la oferta. En Argentina, la elaboración frascos depende prácticamente de Rigolleau.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario