El clima en Neuquén

icon
26° Temp
51% Hum
La Mañana manzana

De Brasil al Alto Valle: la épica historia del neuquino detrás de Pura Frutta

Martín Carro contó cómo nació esta empresa de jugos naturales, pensados fuera de la Argentina que hoy son una marca registrada de nuestra zona. Conocela.

A Martín Carro nada lo asusta. Al menos esa es la impresión de quien lo escucha relatar con precisión de relojería su historia y la de Pura Frutta, los jugos naturales sin conservantes que ideó en Brasil y que actualmente pisan cada vez más fuerte en el mercado nacional y latinoamericano con sus diferentes sabores y blends, entre los que se destacan los originarios exprimidos de manzana verde y roja -que a muchos los transporta a su infancia y a los memorables sachets de Cipolletti- y la nueva estrella detox, de manzana verde, naranja, zanahoria y remolacha; celebrada por los consumidores cada vez más partidarios de la vida saludable.

Nacido y criado en Neuquén, Martín eligió volver al terruño, luego de recibirse de ingeniero en Buenos Aires, nutrirse de un viaje enriquecedor por Europa -que duró más de lo previsto- y apostar por su desarrollo y una familia en Rio de Janeiro. Un recorrido inmenso, cargado de intensidad, que claramente no puede resumirse en una oración. Una jugada épica que implicó tiempo, esperas, renuncias, inversiones, mucha cabeza y gestión de emociones para sobrellevar la incertidumbre, la ansiedad y los ritmos vertiginosos.

Te puede interesar...

Pasado el alborotado diciembre del 2001, que sacudió al país en una profunda crisis, Martín llegó a Buenos Aires para iniciar sus estudios en ingeniería industrial en la UBA, "una carrera larga y difícil". "Durante los primeros años me cuestioné si era lo que realmente quería hacer con mi vida . Hice algunas pasantías y era frustrante porque no me imaginaba mi vida profesional en lo que estaba haciendo. Era tan amplia la carrera que no me terminaba de cerrar. A pesar de eso seguí estudiando y con el pasar del tiempo le fui encontrando el gusto", señaló el emprendedor del 38 años, antes de destacar como un antes y un después, un viaje que hizo a Europa, antes de recibirse.

purafrutta05.jpg

"Había juntado un dinero y tomé la decisión de hacer una pausa en mis estudios y tomarme un semestre para ir a ver a mis hermanas que estaban en dos países diferentes y viajar tipo mochilero. Fue una experiencia buenísima, que me hizo replantear muchas cosas. Llegué a la conclusión que quería volver a Argentina, graduarme y volver como joven profesional a Europa", contó. Sin embargo, esa idea se fue diluyendo a medida que comprobaba lo difícil que era abrirse camino laboralmente en el viejo mundo.

Tras dos años de trabajo en IBM, en el 2010 el amor por Paty, la mamá de su hijo Matías, escribió su destino en Rio de Janeiro, ciudad que le dio revancha a su sueño de tener una experiencia laboral en el extranjero y aprender un nuevo idioma. "En ese momento Brasil estaba creciendo muchísimo, era el segundo gobierno de Lula y el escenario era muy positivo. Descubrí que por el Mercosur podía conseguir mi residencia y trabajar formalmente. Así que renuncié a IBM y me fui con la idea de emprender, aprovechando los contactos que ya tenía, especialmente los de Neuquén y las bodegas de la región. Mi idea era contactar productores del Alto Valle con distribuidoras de Brasil, pero me encontré con un montón de limitaciones financieras y de experiencia", comentó.

Puntos que se conectan

Pese a esa primera experiencia fallida a nivel emprendimiento, Martín encontró en el país vecino ese destino en el que - como diría Steve Jobs - los puntos se conectan proyectando el futuro. Es que mientras se desempeñaba en relación de dependencia en un megaproyecto de generación eléctrica, comenzó a vincular sus ganas de emprender con sus raíces neuquinas, dándole forma a una idea en la que se hicieron fundamentales esos conocimientos y herramientas de los cuales dudaba en su paso por la facultad.

Por si fuera poco esa tierra en la que recibió a su hijo, lo cruzó con su primer socio, José Carlos Molestina, un ecuatoriano que -tras años de estudio en Buenos Aires- no podía entender cómo en las góndolas de los supermercados argentinos no había jugos naturales, una moneda corriente en su país de origen.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCNddcPussUE%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABABOf9iW2nQt5qiZCgnnFtEyDIIazyNlurzEKyYcjZBbWtJxZB3OUvPhsJ1ZCZAJRkqVkEz8DlecUpZAMSOikZCwWF5sHA7GIUyBlkdn9ZA5ZBf5zM2WJy7f6tRrI389FTyLNBEAG6QM6Jcok1MBexc2idde1LB5bZAwAp7oNcSvNZBd
View this post on Instagram

A post shared by Pura Frutta (@purafrutta)

En 2012, un año antes de conocer a Molestino, Martín comenzó a concebir en solitario su proyecto. "Nunca perdí esas ganas de emprender. Hubo un momento en que me di cuenta que quería hacer algo en el Alto Valle. El camino más fácil, siendo neuquino, hubiera sido el petróleo, pero pensé en la fruticultura. No tenía vinculo con la actividad, ni mi familia. Mi abuelo tuvo en su momento una chacra en Vista Alegre, pero yo ni había nacido aún", comentó tratando al reflexionar sobre por qué lo atrajo ese área.

En aquel entonces los exprimidos listos para consumir, estaban a la orden del día en Brasil, pero no en Argentina. "La gran pregunta, disparadora de todo esto era: 'si en el noroeste argentino la actividad frutícola es la naranja y están haciendo jugos exprimidos de naranja, ¿por qué no podemos hacer jugos exprimidos de manzana en el Alto Valle?'. A partir de eso, empecé a aprovechar los viajes que hacía a Neuquén para contactarme con productores para saber por qué nadie lo hacía. En el Alto Valle había tres fábricas de jugos concentrados, pero ninguna hacia jugo exprimido. Estuve como un año investigando y no hubo una respuesta que me conformara; nadie lo hacía porque nadie se lo había propuesto en definitiva", postuló.

Con la premisa de hacer el primer jugo exprimido de manzana de Argentina, Martín visitó fábricas del sur de Brasil para estudiar el modelo de producción y adquirir conocimiento sobre maquinaria. En paralelo conoció a quien sería su primer socio, lo que le dio mayor empuje a su plan de negocio.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FB7JrqYplUTO%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABABOf9iW2nQt5qiZCgnnFtEyDIIazyNlurzEKyYcjZBbWtJxZB3OUvPhsJ1ZCZAJRkqVkEz8DlecUpZAMSOikZCwWF5sHA7GIUyBlkdn9ZA5ZBf5zM2WJy7f6tRrI389FTyLNBEAG6QM6Jcok1MBexc2idde1LB5bZAwAp7oNcSvNZBd
View this post on Instagram

A post shared by Pura Frutta (@purafrutta)

"Fue súper complementario. Pudimos conseguir el financiamiento para la primera etapa de la empresa, comprar la maquinaria y armar la fábrica. Así fue como en el 2014, volví a Neuquén a vivir, después de 13 años. Súper feliz porque, después de muchos años iba a poder emprender algo que me apasionaba y me identificaba. Creía que tenía todo solucionado porque había estado armando todo durante tres años, pero en realidad era el puntapié inicial de todo lo que iba a venir después", dijo.

Mil y un escollos, pero no abandonó el barco

Claramente, no se imaginaba que para armar una SRL iba a tardar nueve meses, y que el armado de su empresa -tan solo en papeles - iba a demorar un año. "Después perdimos otro año más para importar maquinaria de Austria. En 2015 no querían autorizarnos porque éramos una empresa nueva. Tuve que viajar a Buenos Aires a hablar con la Secretaría de Comercio y con la AFIP. Fue muy difícil porque pensamos que íbamos a tener el proyecto andando en seis meses y tardó dos años. Para poder traer la maquinaria, nos pidieron probarla en un lugar, así que tuvimos que alquilar un galpón con los ojos cerrados en Centenario. Éramos dos emprendedores, no una empresa consolidada. La plata se nos estaba acabando. Si bien soy ingeniero industrial, no tenía experiencia en industria alimenticia y tuve que aprender muchísimo con errores, frustraciones", manifestó Martín.

"Yo decía 'estoy totalmente loco, lo que estoy haciendo', a cuatro meses de las elecciones, con un gobierno saliente. Creo que hoy no lo volvería a hacer. Pero bueno, fue parte del aprendizaje", reflexionó.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FB8uL1NiFrs2%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAID00ddweo7r51dGeLZBfrb9beIt84ZBOd5uBeZAoFVZASoAlZBOBt4jQv5BQN3b5hTqnMBCDZCU62k1HiPwMjM5QkhotGUAeffq6NSzzdZCCz3jCuBPMiABiatAVvn7Cw1BCMfDNFl4VtdJxx2rsSV2jeMumFlWAZDZD
View this post on Instagram

A post shared by Pura Frutta (@purafrutta)

Finalmente en diciembre del 2015 Martín y José Carlos comenzaron producir bajo la marca Pura Frutta el primer jugo de manzana exprimido de la Argentina. El particular envase de tres litros con una canillita - diferente a packaging que tenía otros jugos-, no ayudaba a que la propuesta se posicionara en el mercado.

"Teníamos ese problema y el de explicarle a la gente que lo que conocían como jugo de manzana no era el verdadero exprimido. Fue un año difícil por el trabajo inserción de producto, de marca y packaging", planteo Martín al tiempo que valoró el empujón que significó la presencia de Pura Frutta en ferias de productores de la región.

Expansión y diversificación

Pura Frutta experimentó un salto en el 2017 cuando Martín y su socio aprovecharon la posibilidad de envasar el producto con Tetra Pak. "Hasta ese momento era imposible porque no teníamos una escala suficiente. Pero en 2017 con contactó Tetra Pak y nos ofreció la alternativa con una empresa de Buenos Aires. Así que trasladábamos el jugo refrigerado en contendedores de mil litros y lo envasábamos allá. Eso nos permitió una expansión comercial más agresiva porque pudimos utilizar envases de 200 mililitros y de un litro, y transformarlo en un producto de supermercado competitivo", explicó Martín.

Otro suceso importante para Pura Frutta se dio en 2017 con la incorporación de Marcos Mercado, un eslabón importante para que la empresa profundice su desembarco en Buenos Aires con oficinas comerciales.

01purafrutta.jpg

Un año después el desafío fue diversificar la propuesta, lo que derivó en nuevos blends utilizando la manzana como materia prima base. A partir de ese momento se incorporaron los jugos de manzana con arándanos, manzana y frutilla, manzana con kiwi, jugo de naranja y la versión detox, la nueva estrella lanzada en septiembre de este año, que combina manzana, zanahoria, naranja y remolacha.

"A mi me divierte experimentar nuevos sabores, estoy siempre probando. Vamos buscando la mejor fórmula y la idea es poder hacerlo respetando la premisa de hacer jugos naturales, sin concentrados ni aditivos", enfatizó.

El vertiginoso crecimiento de la marca, tomó otro vuelo con la asociación al Grupo Prima -a través de Patagonian Fruits Trade- lo que les aporto previsibilidad, abastecimiento de fruta orgánica, soporte y mentoría.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCR143qfsKsS%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAITZAWUjRJ1SfwxE7gMxu5HjympTIUpdhrHC22dwCNxS9PxEcqnZBmplNJHwPmRVmRlt8QeJKh3eY3lIlSCtyERiQZBDnBwzNJgPWSZBeXAS0JMEyMdZB5QDL2bZCB4C8Oh5ZCPdHUpwY8umUmBR0ZCBBhIMrs6ZAR4b8GWEwOPEI
View this post on Instagram

A post shared by Pura Frutta (@purafrutta)

"Hoy Pura Frutta está en una etapa de fuerte crecimiento en Argentina, estamos en todas las provincias y en las principales cadenas de supermercados. Volvimos a exportar a Uruguay después de dos años porque habíamos perdido un distribuidor. Estamos en Colombia en una cadena de supermercados y Brasil. Ahí todavía no tenemos números tan representativos como en Argentina, pero estamos en vías de llevar a Pura Frutta a nivel regional", subrayó Martin, al tiempo que recordó que la planta de fabricación actualmente se encuentra en Villa Regina.

"Agradezco que este emprendimiento se haya gestado en Neuquén y el Alto Valle porque pudimos hacer un trabajo de degustación en un montón de eventos y ferias. En otros lugares, lograr eso es mucho más difícil. El Centro Pyme nos ayudó mucho a divulgar nuestro proyecto, tuvimos mucha prensa también", expresó con gratitud.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCRkE7FasPLL%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAITZAWUjRJ1SfwxE7gMxu5HjympTIUpdhrHC22dwCNxS9PxEcqnZBmplNJHwPmRVmRlt8QeJKh3eY3lIlSCtyERiQZBDnBwzNJgPWSZBeXAS0JMEyMdZB5QDL2bZCB4C8Oh5ZCPdHUpwY8umUmBR0ZCBBhIMrs6ZAR4b8GWEwOPEI
View this post on Instagram

A post shared by Pura Frutta (@purafrutta)

"No hemos hecho ni una publicidad en televisión, ni en vía publica, ni en radio. Invertimos recursos económicos y humanos para ir a todas las ferias posibles a regalar jugo para que la gente pruebe. Había que romper con la idea de que el jugo de manzana es ese líquido marrón dulce, que es el jugo concentrado. Eso no es lo que hacemos nosotros", remarcó.

"Hoy me siento muy orgulloso de lo que hago. Hay un factor emocional muy importante porque al mismo tiempo que emprendí Pura Frutta, me enteré que iba a ser padre y también me hizo cuestionar un montón de cosas. Me siento orgulloso de devolver conocimiento a la economía regional, con un producto que da mayor valor agregado. Somos una empresa conciente, tenemos el mejor sistema de envasado, amigable con el medio ambiente. Que el proyecto esté alineado con los valores y la visión que uno tiene, es fundamental", sentenció.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FB5vdok2FopX%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABABOf9iW2nQt5qiZCgnnFtEyDIIazyNlurzEKyYcjZBbWtJxZB3OUvPhsJ1ZCZAJRkqVkEz8DlecUpZAMSOikZCwWF5sHA7GIUyBlkdn9ZA5ZBf5zM2WJy7f6tRrI389FTyLNBEAG6QM6Jcok1MBexc2idde1LB5bZAwAp7oNcSvNZBd
View this post on Instagram

A post shared by Pura Frutta (@purafrutta)

Por último, Martín agradeció a sus socios y equipo de trabajo, conformado por unos 30 jóvenes profesionales que además de aportar ideas, ejercen su labor con mucha pasión. Un párrafo especial dedicó a sus familiares, amigos y conocidos neuquinos "que siempre me han echado una mano de manera desinteresada". Lo mismo con la madre de su hijo que, desde Brasil, lo "apoyó siempre en forma incondicional".

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario