De gala

El abrazo de la serpiente fue nominada a mejor película de habla no inglesa. El indígena Antonio Bolívar, a los 71 años, se pone el traje para los Oscar.

Los Ángeles
El indígena colombiano Antonio Bolívar, perteneciente a un pueblo originario casi extinto y coprotagonista de El abrazo de la serpiente, donde ha debutado como actor a los 71 años, saldrá el domingo de su oculta comunidad de la Amazonía para desfilar por la alfombra roja de los Oscar. A la emisora Bluradio confesó que "los diseñadores" le recomendaron no presentarse con el taparrabos que generalmente utiliza. "Me dijeron que no era bueno que yo usara taparrabos en medio de tanta gente de corbata. Que no estuviera tan oficialmente, pero más o menos bien vestido", dijo Antonio.
El director de la cinta, Ciro Guerra, lo convenció de ponerse el traje de gala. "Don Antonio, usted no va a estar con su vestidura de la película porque ya hizo eso. Ya lo vieron así", le dijo el cineasta.
Bolívar manifestó que ya conoce "más o menos cómo es el tema" de esta clase de ceremonias, ya que participó en la última edición del Festival de Cannes, donde recibió el Premio Art Cinema Award a mejor película de la quincena de realizadores. "La verdad que no sé qué es lo que voy a hacer yo, lo único que sé es que me dicen 'vamos a los Estados Unidos a recibir el Oscar'", afirmó Bolívar. El novato actor se ha preparado para la entrega de los premios, pero no se imagina qué pasará cuando sea presentado como el actor que da vida a Karamakate. Sus paisanos le dicen "no te pongas orgulloso" porque consideran que don Antonio (como lo llaman) es emisario de un mundo desconocido, y por ello ha decidido ir a defender "su raza" en su lengua. "En el continente suramericano la mayoría somos indígenas nativos y nos sentimos legítimos indígenas ya mezclados con otros que han venido por un lado y por el otro", asegura el actor en referencia a las diferencias que percibe con el norte.
Única latina
El film es el único latinoamericano entre los cinco finalistas que aspiran a llevarse la preciada estatuilla, que también buscan Theeb (Jordania), A War (Dinamarca) y Son of Saul ( Hungría), esta última, la gran favorita.
Guerra quería hacer la película en la lengua originaria de los ocaina. "Esa era la fuerza que íbamos a tener pero desgraciadamente ya mi raza está en extinción, somos ocainas pero ya no somos originales", afirmó Bolívar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído