El clima en Neuquén

icon
11° Temp
61% Hum

De Neuquén a Nueva Zelanda: la familia que apuesta al sueño de vivir viajando

Alcides Bonavitta y Julia Leporace, creadora del canal de Youtube Wild Bite, contaron cómo fue irse del país y las peripecias familiares del otro lado del océano.

El sueño de dejarlo todo para hacer historia en otras geografías, no quedó en el plano de la fantasía para los intrépidos Alcides Bonavitta y Julia Leporace quienes en 2016 vendieron todo, armaron las valijas con su hijo Aldo y cruzaron el océano Pacífico en busca de un mejor futuro en Nueva Zelanda, tras el desencanto de no poder sobrellevar una crisis económica en un contexto donde el costo de vida había comenzado a ser cada más pesado.

"Nosotros siempre fuimos muy austeros. En ese momento vivíamos en una casa en una chacra que alquilábamos, teníamos un Ford Mondeo modelo 97 destartalado y no teníamos donde más recortar: no teníamos internet, ni cable. Lo único que podíamos hacer era irnos a vivir con nuestras madres y no era el plan porque éramos ya familia. Así que dijimos 'nos vamos'", contó Alcides, entre mates, desde la ciudad de Napier, ubicada en la Isla Norte del país gobernado por la primera ministra Jacinda Ardern.

Te puede interesar...

"No teníamos mucho, pero vendimos lo que teníamos. Estaba estudiando profesorado de Inglés en (General) Roca. Iba más o menos por la mitad y no había chance de que me reciba en dos años y medio como venía la mano porque además trabajaba, teníamos al pequeño, más la crisis. Entonces dejé la facu, seguí dando clases y los fines de semana trabajaba de moza en Benjamín del río. Él trabajaba con su mamá en una agencia de viajes y obviamente no vendía un pomo. Además, vendía empanadas y pizzas los fines de semana. Así y con mucha ayuda de nuestras mamás juntamos plata para poder venirnos", recordó Julia al hablar de los movimientos previos a la partida de Neuquén.

Julia Leporace y Alcides Bonavitta Nueva Zelanda 2 (1).jpeg

Pusieron en dedo en el mapa de Nueva Zelanda luego de hablar con varios conocidos de otros países, que también habían puesto en consideración, como Canadá, Costa Rica, Suecia. "En un momento pensamos en ir a Chile por la cercanía, pero después dijimos que no porque la educación no es gratuita. Y elegimos Nueva Zelanda por una cuestión muy pava: Yo leí una noticia que decía que si te venías a juntar kiwis, ganabas no sé cuánta cantidad de plata. Medio en chiste, le dije a Julia de irnos y nos pusimos a averiguar. Luego vimos una noticia de esas que te dicen que te pagan por irte a vivir a un pueblo y mandamos un mail al municipio para chequear si era cierto. Nos sentimos muy ridículos cuando contamos eso, porque no, no era cierto. Hay un montón de noticias de esas, así que por las dudas te cuento que venir a juntar kiwis y hacerte rico también es una mentira", aclaró con humor Alcides.

Las visas que sacaron de estudiantes fueron la llave para hacer pie en Auckland. "Juli no necesitaba estudiar inglés, yo no hablaba nada, pero esa fue la única manera legal para ingresar al país. Después, cuando conseguimos el primer sponsor en un restaurante, nos mudamos a Waiheke, una isla que está frente a Auckland. Luego nos fuimos a Te Anau, un pueblo que está en la Isla Sur en el medio de la montaña, muy parecido a Villa La Angostura o San Martín de los Andes. Ahora estamos en Napier, una ciudad medianamente importante de 60 mil habitantes. Hemos estado girando por distintos lugares buscando mejores oportunidades laborales que nos permitan aplicar a la residencia", remarcó Alcides.


El desafío de vivir como inmigrante

Abrirse camino en otro país jugando de visitante no es tarea fácil. A casi cinco años de su llegada a Nueva Zelanda, el visado sigue siendo todo un tema para Alcides y Julia. "Siempre que estuvimos a punto de aplicar a la vida de residencia que nos permitiría estar más tranquilos, cambiaban las leyes o subían el monto que tienen que pagar los empleadores", lamentó Julia.

Julia Leporace y Alcides Bonavitta Nueva Zelanda 3 (1).jpg

"El gobierno se excusa diciendo que hacen eso para que los inmigrantes no seamos explotados, la realidad es que ellos no tienen interés de que haya muchos inmigrantes. Buscan ingenieros, médicos, que son los que pueden llegar a acceder a un sueldo de esos. Quieren cubrir posiciones como la que tengo yo de cocinero, con gente local", explicó Alcides. "Igual no le encontramos el sentido porque en los campos se les está pudriendo la fruta, nadie local toma ese laburo y en las cocinas son todos inmigrantes", acotó Julia, antes de que su pareja se refiriera al mito de hacer una gran diferencia económica en las cosechas.

"Si querés hacer un restito tenés que vivir de cierto modo, compartir casa, además de estar todo el día juntando kiwis. Y no es que venís acá y los kiwis están esperando a caer dentro de tu bolsa", bromeó. "Si, los turnos son de 12 horas. A veces entrar a las 12 de la noche y salís a las 6 de la mañana, con recreos de 15 minutos, sin hablar con nadie, es duro. Cuando dicen que te hacés millonario porque lo pasan a pesos, no mencionan el costo de vida que tenés acá. La nafta por ejemplo acá es muy cara, al igual que los alquileres", sumó Julia con tono más serio. "Nosotros vivimos ajustados, como vivíamos allá", señaló Alcides, aunque a diferencia de su última etapa en Argentina, donde ambos realizaban varios trabajos, ahora solo él tiene un empleo fijo como chef, que le asegura la visa a toda la familia. "Julia está con Aldito, la casa y con los videos de Wild Bite de Youtube, tratando de que en algún momento eso empiece a generar plata para poder seguir viajando", precisó Alcides.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FBzK2sgnnaAU%2F%3Futm_source%3Dig_embed&ig_rid=90c6e2cb-e294-4a8c-ace8-3a6829d7167d&access_token=EAAGZAH4sEtVABAJZC6eesFZBwOZAInZAUVjrzhmo39XkOjVWTi7p1tzFi0BMiBTAxMjH6iUZAdIIQnVxXCJr0a90ZCxYfc2afPSwGrFXb8aiJFJMb205uFMZBBy9mIKTiZAW5VelNKUdUTzOKnHIs00SD4zAYhZATgoZAQn214VMZBW13wZDZD

"Yo me quedé sin laburo después de la pandemia porque el café donde trabajaba cerró y abre solo los fines de semana cuando él tiene más carga horaria. Y ahora está atado a su empleador por las visas. Si suma otro trabajo o cambia de trabajo se queda sin visa. Entonces yo me tengo que adecuar a esos tiempos", advirtió ella,

Proyecto y recompensa

Pese a las vicisitudes y a lo mucho que extrañan Neuquén y a sus seres queridos, están felices de haberse ido y ven a Nueva Zelanda como el primer capítulo de una vida nómade, recorriendo el mundo.

"El paso más difícil fue irse de Argentina. Fue bravo por Aldo, las abuelas, la cuestión económica. A los 37 años arrancar una vida de nuevo, conseguir trabajo no es fácil. Ahora lo más difícil es quedarnos quietos en un lugar. Nuestra idea es arrancar otra vez cuando el mundo se recupere un poco y empiecen a abrirse las fronteras", dijo Alcides mientras que Julia comentó que les gustaría recorrer Latinoamérica y el Sudeste Asiático y que están reacondicionando una furgoneta para nuevas aventuras a las que se sumó Blue, su perrita neozelandesa.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCG8saD0ls5B%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAOduUfitvAtLxENYn9X1OlrBpjJJNmk5xQ3mkXCrOc0RibZBaCAyDyUpFE7RhZCUiYfhyIgwetCO4QGGccdpi1sGrCL7fCRcWOMUJ2wUFTKYjki8MEyTrQ9pBeT5GH9SVG3kTyYNlqCiXZADvi1dsMWE1l977tSuH222gZAu

La incertidumbre, los diversos trabajos a los que tuvieron que adaptarse y las situaciones angustiantes que pasaron se compensaron con la gente y lugares que conocieron, las experiencias gratificantes e impensadas que vivenciaron y, sobretodo, con el fortalecimiento del vínculo familiar y de pareja.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCN6vPDIlyHK%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAEZCKL2nVxunS74uP3gE94AHD4GEZAlr2ZCr5e7FEUZCgff9iHV86VpSpguHkpljd3CDLVUI0ZCssudZB2Bxuv0yzJBCnqc4WDPeDsP1fazurahPZAh8YtYWo1ZCVjuloQXLP6VQ5ZC234IEBDTpy8HuPK2bPq9ZCzNAZDZD

"Tenemos amigos que han estado muy presentes, pero todos los que nos pasa lo resolvemos entre nosotros. Cuando llegamos pasamos hambre, nosotros comíamos avena con agua para darle los mejores alimentos a Aldo y era 'no importa porque estamos juntos'", recordó Julia.

"Como familia o implotas o te terminás uniendo más, que fue lo que nos pasó a nosotros. Y por otro lado, Nueva Zelanda es un país muy lindo, medianamente ordenado, seguro. Pudimos pasear un montón, conocer gente de otros países, aprender a valorar el laburo de los inmigrantes. Hicimos actividades que jamás pensamos que podíamos hacer como surfear", sumó Alcides antes de destacar el logro de apostar por una mejor calidad de vida.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCJ-7QBwHl3I%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAEZCKL2nVxunS74uP3gE94AHD4GEZAlr2ZCr5e7FEUZCgff9iHV86VpSpguHkpljd3CDLVUI0ZCssudZB2Bxuv0yzJBCnqc4WDPeDsP1fazurahPZAh8YtYWo1ZCVjuloQXLP6VQ5ZC234IEBDTpy8HuPK2bPq9ZCzNAZDZD

"Cuando llegamos acá vivimos todo con mucha intensidad y empezamos a tener un nivel económico que no habíamos tenido nunca. Estuvimos viviendo en Waiheke que es un paraíso donde me la pasé trabajando y en el descanso no quería saber nada. Cuando llegó el aislamiento por la pandemia, que acá duró 45 días, empezamos a pasar más tiempo juntos y nos dimos cuenta que eso era calidad de vida. Nos habíamos venido de Argentina sobrepasados de trabajo y estábamos haciendo lo mismo pero con plata en el banco. Entonces cambié de trabajo para tener las tardes libres y dos días off, que en gastronomía que es un lujo", resaltó. "Nos dimos cuenta que preferimos vivir más ajustados, pero tener tiempo juntos", concluyó Julia.

Wild Bite: música, gastronomía, paisajes y humor

"Wild Bite es nuestra manera de juntar nuestras pasiones en una sola cosa: cocinar, viajar, comer, hacer música y cine al mismo tiempo. En todos estos aspectos nos consideramos eternos aprendices y en la medida en la que vamos explorándolos, intentamos mejorar", había sintetizado Alcides en 2019 en una nota para este medio, al hablar del canal de Youtube motorizado por su compañera de ruta.

Embed

Desde esa ventana, Julia muestra su talento musical además de los momentos gastronómicos que viven en familia y sus aventuras con una buena cuota de humor, en una suerte de bitácora de viaje que incluye varios capítulos de la inundación que sufrieron en noviembre y el arreglo de una vieja camper.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCKqRphAlJ9X%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAOduUfitvAtLxENYn9X1OlrBpjJJNmk5xQ3mkXCrOc0RibZBaCAyDyUpFE7RhZCUiYfhyIgwetCO4QGGccdpi1sGrCL7fCRcWOMUJ2wUFTKYjki8MEyTrQ9pBeT5GH9SVG3kTyYNlqCiXZADvi1dsMWE1l977tSuH222gZAu

"Julia está trabajando cien por ciento en Wild Bite. La idea es que en algún momento empiece a generar plata y sea parte del sustento para vivir viajando", destacó Alcides.

"Reciclamos un canal viejo mío donde tenía videos cantando y cuando vivíamos en Te Anau empezamos con un proyecto que era cocinar al aire libre con algunas de mis canciones", dijo la compositora.

"Pero nos mudamos acá y ya no pudimos hacer eso porque está prohibido hacer fuego. Nos agarró la cuarentena, entonces empezamos a hacer videos con recetas con Alcides cocinando en casa, pero lo que más nos gustaba era viajar y mostrar lugares. Entonces terminó siendo un rejunte de todo", explicó Julia.

"Ahora tratamos de mostrar lugares y la vida en Nueva Zelanda poniéndole un toque divertido", agregó Alcides.

Embed

Bodegón Los García, una marca en la memoria colectiva de Neuquén

Antes de irse del Alto Valle con su familia, Alcides dejó una huella importante en Neuquén con el Bodegón Los García, el restaurante ubicado en Hipólito Yrigoyen 90, que a partir del 2011, se convirtió en una suerte de refugio cultural y artístico por el que pasaron reconocidas figuras del ámbito local y nacional.

bodegon los garcia 2.jpeg

"Fue una aventura gastronómica que compramos con mi hermano. Estaba medio venido abajo, lo pudimos levantar y se transformó en un lugar de referencia cultural. Era muy familiar, muy tranqui, teníamos libros, los músico iban a tocar. Había un concepto de cooperativa, cobrábamos todo lo mismo según el trabajo. No sé si soy el más adecuado para hablar, pero creo que se logró que sea una referencia de la cultura. Por ahí pasaron un montón de artistas, incluso muchos de Buenos Aires que iban a hacer su presentaciones a Neuquén. Estuvo (el dibujante Ricardo Cohen, más conocido como) Rocambole, los chicos de Eruca Sativa, Botafogo, (Mario) Siperman de los Fabulosos Cadillacs cuando le produjo uno de los primeros discos de La Estafa Dub", recordó Alcides.

Bodegón Los García.jpeg

"Cuando cerramos por cuestiones económicas, quedaron muchos nostálgicos que siempre me dicen: 'Volvé, abrite el bodegón'. Mientras duró fue lindo, nos dio un montón de amigues entrañables, pero ahora estoy más en el plan de moverme de un lado para el otro", sostuvo Alcides.

Bodegon Los Garcia 3 (1).jpeg

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

5.9701492537313% Me interesa
70.149253731343% Me gusta
9.7014925373134% Me da igual
7.4626865671642% Me aburre
6.7164179104478% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario