De "papi" fútbol: los Silva quieren festejar en casa...

Hugo padre es presidente y ayudante del DT en Maro y Hugo hijo, delantero. Palpitan la final.

Martín Gamero

gamerom@lmneuquen.com.ar

Neuquén. El joven Club Atlético Maronese se fundó hace 22 años, en 1996. Un año antes comenzó como escuelita de fútbol en el barrio homónimo en terrenos que se encuentran a tres cuadras del hospital Heller, en el oeste neuquino.

Además de jugar la Liga de Fútbol del Neuquén (Lifune) ha disputado torneos federales como el C (ex Torneo del Interior) y el B. Justamente el 2014 logró el ascenso a la cuarta categoría del fútbol argentino y ahora el Dino se encuentra ante otra oportunidad histórica: clasificarse al flamante Torneo Regional Amateur.

Hace casi cuatro años Hugo Silva, presidente de la entidad, era ayudante de Rafael Sánchez Laudari y hoy cumple las mismas funciones pero con el DT tandilense, Alberto “Diente” Arozarena. Su hijo, Huguito, volverá a vestir la camiseta de su club dentro del campo de juego en una definición.

“Es muy fuerte vivir la segunda final como presidente. Esto no se vive todos los días”, valora la máxima autoridad de Maro. Por su parte, el atacante destaca: “Es un orgullo llevar nuevamente el nombre del club a lo más alto del fútbol nacional y de la zona”.

Los Silva volverán, entonces, a compartir un momento único. “Vivir esto junto a mi viejo es muy importante. El sabor de haber trabajado tanto tiempo por Maro demuestra que vale la pena seguir laburando”, resalta el delantero. El origen del club los une aún más a padre e hijo. “Maronese se inventó por culpa de él (Huguito) cuando quiso jugar un amistoso en el barrio. Mira si no será importante compartir una final con él”, recuerda la anécdota el presi.

La relación entre ambos

En relación con cómo es el trato de cada uno fuera de los límites del campo de juego, Hugo subraya: “Generalmente no le doy consejos fuera de la cancha. Nos vemos las 24 horas en el club. A veces le puedo decir por qué no le pegaste de primera o al otro palo, pero nada más”. Padre e hijo se animaron a destacar lo mejor y lo peor de cada uno. “Lo mejor de mi viejo es la convicción que tiene. El ir siempre al frente es una cualidad que lo destaca. Lo peor es que es muy cabeza dura. Es muy cerrado en cuanto al club”, afirma el goleador de 33 años. “Lo mejor de él es que es un jugador muy inteligente y con mucha experiencia. Lo peor es que físicamente no es un delantero de gran talla como para luchar con los defensores”, dice Silva padre.

Si cada uno tuviera que comparar al otro con alguien famoso dentro de su función, los Silva lo tienen claro. “Mi hijo es parecido a Mauro Matos. Pivotea muy bien. No es un gran goleador pero siempre está ahí”, dice el directivo, a lo que su descendiente devuelve con humor: “Mi viejo, por la locura, se parece al Chacho Coudet. Dentro de la cancha se transforma y cuando sale y habla parece un filósofo”.

Huguito va por los 100

“Llevo 99 goles y hace tres partidos que vengo rasguñando el número redondo. En este Federal convertí 3 tantos pero creo que mis compañeros hicieron todo lo posible para llegar hasta esta final con este récord intacto”, tira, con la mejor onda el delantero. ¿La gloria quedará en familia el domingo?.

"Vivir esto junto a mi viejo es muy importante. El sabor de haber trabajado tanto tiempo por Maro demuestra que vale la pena seguir laburando”.Hugo Silva hijo, Delantero de Maronese

"Maronese se inventó por culpa de él (por su hijo), cuando quiso jugar un amistoso en el barrio. Mirá si no será importante compartir una final con él”.Hugo Silva padre, Titular del Dino y ayudante técnico

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído