LMNeuquen Cipolletti

Denuncian la usurpación del comunitario del DVN

Vecinos esperan que la Muni los ayude a recuperar el edificio.

Vecinos denunciaron que un salón comunitario usurpado al Municipio se convirtió en una madriguera de ladrones. Lamentaron la situación porque el lugar podría servir a la comunidad del Distrito Vecinal Noroeste, donde se encuentra emplazado. Sin embargo, desde hace más de dos años, una familia tomó posesión del inmueble y no quiere saber nada con restituir el salón y salir de ahí.

Además de haber usurpado la propiedad, que fue cedida por la parroquia del barrio Anai Mapu a la Municipalidad, la convivencia con los vecinos alcanzó ribetes de violencia que preocupan. Por eso, reclaman a las autoridades que tomen cartas en el asunto.

Te puede interesar...

“El lugar es un antro y se encuentra en una situación deplorable. Las ingestas de alcohol son desmedidas y reiteradas. Hay peleas, roban cosas y amedrentan a los vecinos. La gente les ha tenido mucha paciencia y ha sido tolerantes con ellos. Pero de un tiempo a esta parte, los problemas se han agudizado, y vivir tan cerca de personas problemáticas se ha tornado un martirio”, indicaron vecinos a LM Cipolletti, muy ligados a la función social de la iglesia que cedió en comodato la propiedad.

Alguna vez hubo allí un taller de murga y un ropero comunitario. Pero desde que la Muni se hizo cargo del inmueble, a fines de 2015, en el último año de la gestión de Abel Baratti, el salón dejó de cumplir su función social y no volvió a recuperarla. Ahora, con el cambio de autoridades, los vecinos renuevan sus esperanzas y vuelven a llamar la atención, con la expectativa de que la actual administración recupere ese espacio para una comunidad en franco crecimiento.

El salón se construyó gracias al gran esfuerzo mancomunado de la parroquia del Anai Mapu, los vecinos y la comunidad de Nuestra Señora de las Angustias, de la diócesis de General Roca. “El salón tiene que cumplir otra función. Ahora que el Distrito es barrio, se podrían hacer tantas cosas, y no albergar a una madriguera de ladrones. Esperemos que las nuevas autoridades se hagan cargo del comodato, porque esto sigue en manos del Municipio, y que hagan algo por el bien de todos”, indicaron los vecinos.

Entre los usurpadores no hay menores de edad ni mujeres embarazadas. Son todos adultos. Los primeros en llegar tuvieron la oportunidad de ingresar con llave porque venían de lejos, no tenían dónde ir y se encontraban en una situación de necesidad. El casero de la vivienda pegada al salón les permitió la entrada, de forma provisoria, hasta que pudiesen acomodarse en otro lugar.

Entonces, nunca imaginó que ellos se iban a aprovechar de sus buenas intenciones y tomarían posesión definitiva del lugar, y que la convivencia, con el paso de los años, se iba a convertir en un calvario para los vecinos.

La Policía tuvo que acudir varias veces por disturbios, y los reclamos vecinales han tomado la forma de varias notas cursadas a la Municipalidad, sin una respuesta concreta y favorable hasta el momento. Pero no pierden la fe de encontrar eco en la nueva gestión de gobierno.

El movimiento de gente que llega al salón para comenzar con la ingesta de alcohol empieza después de las 15. Dicen que es así todo el día y durante la noche.

Recuadro-en-detalle-página-11.jpg

LEÉ MÁS

El Gobierno de Río Negro aceptó congelar las tarifas de transporte por 120 días

Secuestran plantación de marihuana en una chacra

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario