Descargo

Cordera pidió perdón desde las redes sociales y suspendió todos sus shows.

BUENOS AIRES
Luego del escándalo por las lamentables declaraciones de Gustavo Cordera en una escuela de periodismo -donde dijo que “hay mujeres que necesitan, porque son histéricas, ser violadas”-, el músico anunció la cancelación de todos sus recitales y volvió a pedir disculpas a través de una extensa carta publicada en la madrugada del miércoles en Facebook.

Aprendí que las palabras son más condenadas que los hechos. Sin haber violado a nadie, tuve una condena social más dura que la de un abusador”.

“Mujeres, perdón”, arrancó diciendo el ex líder de la Bersuit, y continuó: “A una semana de la gran explosión, siento que fui el escenario de una guerra que no me pertenece, justo en el exacto momento en que había decidido dejar de luchar (...) Y quería dejar de luchar porque ya no creo en el castigo, creo en el perdón, creo en la aceptación”.

Redes El mensaje de Cordera no movió el amperímetro en la audiencia 2.0, que siguió repudiándolo.

“Traicioné a mi persona, que repudia toda clase de violación, y ofendí al universo de la mujer, que es lo que menos hubiera querido hacer. Y, para colmo, después de ver lo que había provocado, salí a defenderme torpemente como un boxeador que tira golpes erráticos mientras cae después de un inevitable nocaut”, sostuvo, y remarcó: “Esta vez transgredí un límite y estoy profundamente arrepentido”.

Claroscuro
En su largo mensaje, Cordera amplió lo que ya había explicado tras el escándalo. Reiteró que no fue comprendido y hasta se victimizó al señalar: “Pocos cuidan a los artistas, los usamos, vivimos de ellos, disfrutamos de sus obras, pero cuando se equivocan no tenemos piedad de sus errores”. Advirtió que su inteligencia no pudo detener a su canal de expresión e incluso subestimó a la audiencia, a la que se dirigió en ese “simulacro teatral”. “Me hago responsable de ser un artista que no pudo mirar dónde estaba, este delicado tema merecía ser tratado en un ámbito académico y lo hice en un ejercicio con estudiantes de periodismo de espectáculos”, escribió. Si bien Cordera expresó “no me sirve condenar, ni victimizarme, ni explicar, ni justificar como respuesta. El perdón es lo único que puede curarme a mí y creo que a todos”, los contrasentidos no están exentos en sus frases. Casi como una confesión de lo que estaba reproduciendo en su carta, el mismo músico admitió: “Me contradigo, me equivoco y esa inestabilidad es peligrosa”.

Sobre el final, Cordera anunció la suspensión de todos los conciertos con La Caravana Mágica. “Detener la marcha y tomar distancia. No quisiera contribuir a más sufrimiento”, argumentó, y concluyó dedicándole a las mujeres su canción “Iridiscencia”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído