A pesar de que en los últimos años Colonia Rural Nueva Esperanza consiguió diversos servicios, los vecinos no se conforman con lo que obtuvieron y van por más. Les piden a las autoridades municipales y provinciales que se concreten las obras de agua potable y de gas natural para mejorar su calidad de vida.

Te puede interesar...

El conglomerado nació hace 33 años como respuesta a un reclamo de los productores y crianceros de la zona, que se encontraban con la dificultad de que cada vez había menos sectores destinados a la producción en la ciudad, como consecuencia de la creciente urbanización. Con el correr de los años, la población se incrementó exponencialmente y el barrio adquirió características residenciales.

Nueva Esperanza

La transformación dejó al desnudo la falta de inversión en infraestructura e impulsó a los vecinos a reclamar por sus derechos. En este marco, consiguieron grandes avances, pero reconocen que aún queda mucho por hacer. LM Neuquén habló con la gente del barrio para conocer su mirada respecto del crecimiento del barrio.

El presidente de la comisión vecinal, Ever Urrutia, comentó que en los últimos cuatro años creció la presencia del Estado con la inauguración de la Escuela N°366, la obra del edificio de la vecinal, el nuevo servicio de colectivo que va al Oeste de la ciudad y la cancha de césped sintético, entre otras cosas. “Lo bueno es que logramos que nos presten atención”, expresó.

Nueva Esperanza

Rodolfo vive desde hace ocho años en el barrio y coincidió con la postura del vecinalista. Destacó la ampliación del Centro de Salud y la construcción del jardín de infantes -todavía no está terminado-, así como la presencia de los asistentes sociales que contienen a los chicos.

Por su parte, Marín, un reconocido albañil y criancero que vive en Nueva Esperanza desde hace 17 años, señaló que, en sus inicios, el barrio estaba completamente olvidado por las autoridades. “Se fue modernizando y mejorando gracias al reclamo de los vecinos, que tuvieron que salir a cortar la ruta para que los escuchen”, subrayó. Agregó que la presencia policial aumentó en el barrio, lo que, aseguró, le da más tranquilidad a la gente.

Las personas consultadas señalaron que que la vecinal tuvo que pedirles a las autoridades que construyeran garitas para que la gente pudiera esperar el colectivo protegida del viento, que pega con más fuerza en la meseta.

Nueva Esperanza

A pesar de todos los avances, Urrutia sostuvo que todavía falta mucho por hacer. “Para este 2020 nos propusimos insistir con el reclamo de las obras de agua potable. A principios de febrero tenemos una reunión con la ministra (Vanina) Merlo, vamos a ver si la podemos traer al barrio para que escuche los pedidos de primera mano”, manifestó.

Al respecto, Rodolfo comentó que es muy difícil vivir sin el servicio. “El agua que nos llega no tiene tratamiento y no se puede tomar. Es por eso que pedimos que hagan las obras, más que nada por los niños, que son los que más sufren esto porque puede afectar su salud”, indicó.

15 días faltan, aproximadamente, para que terminen la obra de la comisión vecinal. Tendrá un salón de usos múltiples con parrilla, vestuarios para varones y mujeres, una oficina para los integrantes de la comisión y otra para los asistentes sociales

Marín explicó que reciben agua de riego y que es prácticamente imposible usarla con otros fines. “No la podemos usar para higienizarnos porque, muchas veces, viene con aceite o con insectos”, precisó.

Los vecinos consultados también pidieron a las autoridades que hagan las obras de gas natural, ya que se les hace muy difícil pasar el invierno sin el servicio. Además, solicitaron que Calf invierta en el barrio para mejorar el suministro de energía eléctrica, que se corta muy seguido.

--> Más de 250 vecinos esperan las escrituras de sus tierras

La comisión vecinal de Nueva Esperanza comenzó las gestiones para apurar la entrega de los boletos de compra-venta de más de 250 lotes a los vecinos. “Con el cambio de administración, nos encontramos con más predisposición. Nos dieron más lugar”, comentó al respecto Urrutia.

El vecinalista comentó que la nomenclatura catastral del barrio se hizo en dos etapas. Precisó que la regularización nominal incluye a las familias que tienen sus tierras en el segundo sector urbanizado.

Nueva Esperanza

“El subsecretario de Tierras, Hernán Ruiz, nos dijo que la nomenclatura catastral está trabada en el Poder Judicial y que en, aproximadamente, unos seis meses se va a destrabar. Esperamos que, al terminar este plazo, se les entregue el boleto a los vecinos”, manifestó.

Aseguró que la prioridad es que la gente que tiene más de cinco años en el barrio pueda regularizar su situación. “Estamos hablando de terrenos que hoy tienen mucho valor porque tienen salida a la Autovía Norte. Tienen que ser normalizados para evitar que alguien se haga el pillo”, expresó.

Nueva Esperanza

Agregó que hay mucho interés por los lotes que están ubicados a la vera de la Ruta y advirtió que incluso hay gente que, con absoluto descaro, llamó a la vecinal para consultar por tierras en venta. En este contexto, LM Neuquén comprobó que hay propiedades que tiene carteles que advierten a los interesados que no están en venta.

Urrutia instó a las autoridades a apurar los trámites y brindar apoyo a los vecinos, para que tengan un amparo legal y no sean víctimas de estafas ni de maniobras fraudulentas.

LEÉ MÁS

Quiso defender a su hija de una patota, lo apuñalaron y le destrozaron el auto

Son rugbiers los detenidos por la muerte en el boliche de Gesell

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído