El clima en Neuquén

icon
15° Temp
83% Hum
La Mañana Jazz

Diego Esandi: un cardiólogo que late al ritmo del jazz

Especializado en cardiología infantil, se radicó en Neuquén en 1984 y como guitarrista integró bandas históricas como Rp/Jazz y Dionisio Jazz.

Comparte su profesión de cardiólogo infantil con su pasión musical. Hace tres años formó un cuarteto de jazz junto a su hija Gabriela (saxo y voz).

Se formó con grandes maestros del jazz como Martin Taylor y el neuquino Biafra Giménez.

Te puede interesar...

Mucho antes de conocer a “la neuquina”, como la nombra a Silvia, su compañera de vida desde hace 40 años, Diego Esandi ya quería vivir en Neuquén. A mediados de los 70 era un adolescente de Bahía Blanca, su ciudad natal, que formaba parte de un grupo misionero. Cuando se abrió la posibilidad de realizar un viaje con el grupo a Neuquén, no lo dudó.

Ni siquiera lo detuvo la situación de temor e incertidumbre que atravesó al país un día antes de la Nochebuena de 1975, cuando el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) atacó un batallón de arsenales del ejército, ubicado en la localidad bonaerense de Monte Chingolo, que dejó como saldo 70 guerrilleros caídos y una docena de militares y policías abatidos. “La salida del grupo se suspendió, pero como mi familia conocía al obispo Jaime de Nevares, se contactaron con él para que yo pudiera viajar a Neuquén. Quedé fascinado por la gente, las casas y las costumbres”, asegura.

Al año siguiente, comenzó la carrera de Medicina en Buenos Aires y asistía a algunos festivales de la canción donde conoció a Silvia, oriunda de Cutral Co y que estudiaba para contadora. Luego de especializarse en cardiología pediátrica, la pareja decidió en 1984 radicarse en Cutral Co y dos años después en Chos Malal, donde Diego escucha una versión de "In a sentimental mood" de Duke Ellington por Michael Brecker y Mike Manieri que le provocó “un tsunami, me movió todo”. En ese instante comprendió que la vida no solo era conocer cómo funciona el sistema cardiovascular. “Tocaba la guitarra desde los 8 años, de hecho a mi mujer la conocí a través de la guitarra, y en Neuquén tomé contacto con Carlos ‘Biafra’ Giménez, emblemático músico de jazz con el que empecé a estudiar cuando llegué a Neuquén en 1990”, señala.

AM-Diego-Esandi-(9).jpg

Aunque confiesa que le llevó tiempo, finalmente comprendió que la cardiología y la música no eran universos separados. “Los cardiólogos hablamos de la frecuencia, el ritmo, el sonido, el silencio. Pero, ¿estoy hablando del corazón o de la música? Me fascina trabajar con esta cosa etérea, de lo que está y no está como el sonido. El jazz es un dar vueltas sin repetirse, es la circulación de la sangre; y el mejor ejemplo de vida que encuentro es lo que circula, no lo que está quieto”, explica.

Aclara que su padre quería que se dedicara exclusivamente a la música. Pero nunca le "cerró" estar metido totalmente en algo, "porque necesito una puerta abierta, si no me ahogo”.

Hablo de la frecuencia, del ritmo, del sonido, del silencio... Pero, ¿estoy hablando del corazón o de la música?".

La primera banda que formó se llamaba Rp/Jazz, después le siguieron Dionisio Jazz, The four Stooges, entre otras.

Desde aquel momento en que Biafra Giménez lo inició en este "universo de magia" que es el jazz, Esandi no paró de formarse con diversos maestros como Martin Taylor, Robin Nolan, Mario Molina, Luis Cide, entre otros.

AM-Diego-Esandi-(10).jpg

El gusto por la música también es compartida por sus hijos Matías (bioquímico), Maite (diseñadora de indumentaria) y Gabriela (psiquiatra infantil). En tanto, Maite estudió flauta traversa y guitarra. "De chicos se dormían a la noche escuchando música", rememora. “Comunicarte con tus hijos a través de la música no tiene palabras”, destaca el cardiólogo, y de inmediato recuerda aquella banda de comienzos del 2000 llamada Dionisios con Matías en bajo, Gabriela en saxo y voz, y Jorge Ambrogetti en batería. "Disfrutamos mucho ese tiempo", asegura.

Hace tres años formó Gypsology, una banda que completan Matías Reyes (guitarra), Facundo Busnadiego (guitarra), Juane Mega (contrabajo) y su hija Gabriela (saxo y voz). "Tocamos gypsy jazz, que es un estilo enmarcado dentro del swing cuya expresión máxima es Django Reinhardt, el más importante de un grupo de guitarristas gitanos de París entre los años 30 y 50". Y agrega: "El gypsy tiene un estilo muy alegre, es muy bailable, es como un jazz negro pero de gitanos".

Confiesa que le gustan todos los estilos. "Me puedo enganchar con las zambas del Cuchi Leguizamón, Astor Piazzolla me parece increíble y la música de los Balcanes. El jazz permite todo, es un híbrido máximo, es naturalmente mestizo", explica. Busca su guitarra para las fotos, una Signature, "un modelo bajo diseño de un guitarrista famoso, en este caso Martín Taylor", y reflexiona: "No sé si la guitarra es mi cable a tierra o mi cable al cielo".

AM-Diego-Esandi-(5).jpg

Ecografías entre Chick Corea y Gillespie

"En el consultorio trabajo con ecografías a través del sonido, un sonido que se convierte en imagen", describe el cardiólogo infantil Diego Esandi. Afirma que nunca entró en conflicto en elegir una de sus dos pasiones: la cardiología y la música.

Recuerda con emoción el recital del "maestro" Chick Corea, recientemente fallecido, que pudo disfrutar en 1994 en el Cine Teatro Español de Neuquén. Y lamenta no haber podido ver al trompetista Dizzy Gillespie, quien enfermó unos meses antes de su presentación en esta ciudad. "Tenía la entrada para verlo", dice.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

5.8309037900875% Me interesa
91.253644314869% Me gusta
1.7492711370262% Me da igual
0.29154518950437% Me aburre
0.87463556851312% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario