Doble femicidio en Las Ovejas: le bajaron a veinte días la prisión preventiva al cuñado de Lorenzo Muñoz

Los jueces consideraron "excesivo" que Onofre Merino esté tres meses tras las rejas. El cuñado está señalado por ser quien ayudó a escapar a Muñoz luego de que asesinó a Karina y Valentina.

"¿Dónde estás? Quedate ahí", le dijo por teléfono Lorenzo Muñoz a su cuñado después de asesinar a Karina y Valentina en Las Ovejas. Inmediatamente, Onofre "Fito" Merino fue en busca del femicida en su camioneta Toyota Hilux para cubrirlo y resguardarlo. Y aún sabiendo que Muñoz era intensamente buscado por la Policía, el hombre esquivó los operativos.

Ese relato fue el que sostuvo hoy la Fiscalía para ratificar la necesidad de que el cuñado de Muñoz esté tras las rejas de forma preventiva durante tres meses, por encubrirlo para que huyera.

Sin embargo, los jueces Diego Ruiz Chavarría, Mario Oscar Tommasi y Raúl Aufranc decidieron reducirle la medida a veinte días "porque la consideraron excesiva", según informó hoy el Ministerio Público Fiscal.

Ante esta resolución, la fiscal Sandra González Taboada aclaró que restan diligencias probatorias por hacer. “Dijimos que teníamos que analizar 140 llamadas y realizar entrevistas todavía”, aseguró.

El domingo pasado, durante la formulación de cargos, Taboada pidió tres meses "por considerar que existe riesgo de que entorpezca la investigación del femicidio cometido en Las Ovejas".

las ovejas secuestro2.jpg

El encubrimiento

Tras un allanamiento realizado el pasado viernes a la noche en la casa de Merino, los perros marcaron la camioneta Hilux en la que Muñoz habría sido trasladado tanto en el asiento del acompañante como en el trasero izquierdo. Además encontraron un cuchillo con sangre.

Un baqueano informó que había otro cuchillo cerca de la iglesia evangélica por lo que fue secuestrado y será peritado porque tiene las mismas características del arma homicida, incluso manchas de sangre.

Uno de los sitios claves es una cueva que hay en un cañadón ubicado a 400 metros de la casa de Merino donde se encontró una gorra ensangrentada que sería del asesino y donde habría dormido.

Además, los perros marcaron que Muñoz estuvo en el templo evangélico del que su hermana (esposa de Merino) tiene la llave, por lo que suponen que se habría bañado y hasta cambiado de ropas en la sede espiritual.

Todos los rastros relevados ratifican la hipótesis de la fiscalía y la Policía de que Muñoz ha recibido colaboración de parte de su familia.

LEÉ MÁS

Detienen al cuñado de Muñoz por ayudarlo a escapar

Secuestraron una camioneta en la que podrían haber sacado a Lorenzo Muñoz del pueblo

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído