Donaron órganos de su hijito y salvaron a cinco personas

Mendoza. La muerte del pequeño Bruno Ríos (4) ocurrida el 26 de diciembre conmocionó a toda la provincia de Mendoza. El niño falleció tras permanecer 11 días en terapia intensiva del Hospital Notti, luego de que el 14 de ese mes se ahogara en la pileta de la escuela de verano a la que asistía en Tunuyán. Según confirmó la directora del Incaimen, Gabriela Hidalgo, la familia donó los órganos del niño. Fueron cinco las personas que se beneficiaron con el trasplante.

En el caso de Bruno -y como ocurre en cualquier terapia-, apenas se confirmó el diagnóstico de muerte cerebral del pequeño, se convocó a un médico del Incaimen. Y en el caso de la familia Ríos-Ullrich, cuando llegó el especialista para encontrarse con los padres, ellos ya tenían decidida su voluntad de donar. Hidalgo además agregó que no es muy común encontrar donantes muy chiquitos en el país, y que se convierte en algo que ayuda a mucha gente. La familia del niño donó hígados, riñones y córneas y el mismo día en que se produjo el fallecimiento -de forma inmediata- se hicieron las ablaciones. Mientras que el hígado del niño fue destinado a un trasplante nacional, las córneas y los riñones fueron a pacientes mendocinos.

“Ante el tremendo dolor de la familia, pensar en la donación es algo muy positivo. Es una luz de esperanza. Aunque nunca se va a sacar el dolor de perder un hijo”, agregó Hidalgo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído