Dos estrellas que guían a más de 60 chicos del oeste

Una pareja creó una escuelita de fútbol y un merendero en su casa.

Por Pablo Montanaro - montanarop@lmneuquen.com.ar

Con unas pocas pelotas de fútbol pero con mucho amor y solidaridad con el otro, un matrimonio del barrio Loteo Social, al que nada le sobra y mucho le falta, generó un espacio de contención para alejar de los peligros de la calle a decenas de chicos de ese sector del oeste de la ciudad.

Hace algo más de un año, Carlos Macedo, de 36 años, más conocido como Kali, e Irma Ojeda, de 31, coincidieron en que los chicos del barrio, como también sus hijos, pasaban muchas horas deambulando sin nada que hacer y expuestos a los malos hábitos por esas calles que forman un laberinto de tierra en la barda. Así, se propusieron convocarlos en una escuelita de fútbol y, de esta manera, tres veces por semana después del colegio y antes de entrenar en una canchita cercana, les dan una copa de leche acompañada de alguna factura, galletitas o algo para merendar.

Te puede interesar...

En algunos casos es el propio Kali quien después de su jornada laboral como albañil pasa por la casa de cada uno de los chicos del barrio para llevarlos hasta su humilde casa, sobre la calle Moritán al fondo, para darles la merienda y llevarlos a entrenar.

“Cuando empezamos eran 10 chicos, hoy tenemos 60, de entre 6 y 18 años”, cuenta Irma, mientras organiza la merienda junto a otras madres voluntarias. “Veíamos que los chicos estaban mucho tiempo en la calle, sin contención, cerca del peligro de las drogas, el alcohol y así nos animamos, de la nada, a armar una escuelita de fútbol porque a Kali siempre le gustó esa idea”, explica Irma, madre de 6 hijos, la más chica de 4 años y el mayor de 17.

Los lunes, miércoles y viernes, a partir de las 18, este matrimonio recibe en su casa a los chicos. “La merienda la armamos con lo que nos donan algunas personas muy generosas, que nos ayudan mucho”, dice el matrimonio durante la merienda.

Pareja-Escuelita-de-fútbol-página-4-1.jpg

Estrella Roja se llama la escuelita de fútbol que crearon en alusión al equipo donde jugaba Maradona en su infancia en Villa Fiorito. “Esperemos que alguno de estos chicos salga bueno como el Diego”, dice uno de los padres.

Irma confiesa que este proyecto le cambió la vida: “Cuando uno comparte con otra gente sabe que no es la única con problemas y comienza a tratar de ayudar a los demás. Es una buena manera de contenerse entre todos y salir adelante”.

Los chicos de Estrella Roja están divididos por categorías según sus edades y los sábados participan, con otras instituciones del oeste, de un torneo que organiza la Asociación Infantil de Fútbol del Oeste Comunitario (Aifoc). “Verlos jugar con el entusiasmo que lo hacen es relindo. Estos chicos dejan todo en la cancha”, afirma Irma, sin ocultar su emoción por estos “hijos del corazón”, como los llama. “Aprendimos a luchar por los demás para poder luchar por nosotros mismos”, reflexiona.

Terminada la merienda, el matrimonio organiza a los chicos para empezar la caminata de once cuadras hasta la canchita de tierra y piedra donde en unos minutos empezarán a entrenar.

En medio de la caminata paran frente a un terreno donde sueñan en un futuro que se convierta en un espacio propio para construir un salón y así albergar a estas “estrellas” que contienen, acompañan y les ofrecen un espacio recreativo y deportivo para guiarlas por el buen camino.

Tras el sueño de un salón propio

Kali e Irma (foto) no dejan de agradecer a quienes -un grupo de comerciantes- con su ayuda aportan lo necesario para sostener el proyecto de Estrella Roja. No sólo les llevan leche, pan, facturas, entre otros alimentos, para las meriendas, sino también hasta las camisetas rojas y blancas, pelotas, medias y zapatillas para que los chicos entrenen y jueguen los sábados el torneo. “Tenemos un pequeño depósito con alimentos no perecederos para las familias que nos piden cuando no tienen nada para comer”, cuenta Edgardo, uno de los voluntarios. Señala que el objetivo es tener un salón para ofrecerles a los chicos un lugar recreativo donde tengan talleres y también apoyo escolar. Quienes quieran colaborar pueden comunicarse al 155761464.

LEÉ MÁS

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído