Dos muertes y solo cosquillas

Era de madrugada y los controles brillaban por su ausencia en Avenida Olascoaga al fondo. Las picadas y piruetas reinaban a la noche como cada fin de semana en esa zona del barrio Río Grande. En eso, un joven que circulaba a alta velocidad y realizando maniobras indebidas perdió el control de la moto que conducía, chocó contra el cordón y tanto él como su novia, que lo acompañaba, fallecieron.

La noticia impactó a toda la sociedad neuquina y el intendente salió a dar una solución al conflicto que reclaman los vecinos de esa zona hace años. ¿Será la adecuada? Los vecinos bancaron a Pechi. Esta periodista opina que no. Que la medida solo les hace cosquillas a los que buscan la velocidad y transgredir la ley. Es que desde este jueves, el Municipio prohibirá en horario nocturno el acceso de motos a las últimas dos cuadras de las calles Río Negro, Avenida Olascoaga y La Pampa para “que de una vez por todas se tome conciencia que debemos respetar las normas de tránsito para una mejor convivencia y evitar hechos lamentables como los que ya han ocurrido”, posteó el jefe comunal en su cuenta de Twitter.

Te puede interesar...

La medida solo calma el reclamo de unos vecinos, pero no soluciona el problema de fondo: la falta de respeto.

Para los vecinos será un respiro a los ruidos molestos, que seguramente se mudarán a otro punto de la ciudad donde los amantes de la velocidad, las picadas y piruetas puedan instalarse. Y así, sucesivamente.

La nueva prohibición municipal me recuerda a la ordenanza que prohíbe consumir bebidas alcohólicas a orillas de los ríos. Decenas de policías custodiaban los balnearios y les quitaban las cervezas a quienes consumían de día. ¿Y de noche? A apenas unas cuadras, los inspectores municipales o de la fuerza brillaban por su ausencia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído