Ecuador entró en pánico por un nuevo temblor

Pese a su magnitud, esta vez no hubo víctimas. Intensos trabajos de rescate.

Quito
Un fuerte temblor sacudió a Ecuador ayer, cinco días después del terremoto de 7,8 grados que ha provocado hasta ahora 525 muertos y unos 1700 desaparecidos, lo que causó alarma entre socorristas y sobrevivientes, pero sin que se reporten por el momento nuevos daños.

El nuevo sismo tuvo una magnitud de 6,1 según el Instituto de Estudios Geológicos de Estados Unidos, pero en lo inmediato no se registraron nuevos daños, de acuerdo con un equipo de AFP.

Su epicentro estuvo a una profundidad de 15,7 kilómetros y se ubicó a 25 km de Muisne y a 73 km de Propicia, poblados de la ya muy afectada costa ecuatoriana sobre el Pacífico. Las autoridades no activaron la alerta de tsunami.

"Son réplicas. Tuvimos dos sismos en la madrugada, uno a las 03H33 (08H33) y otro a las 03H35 (08H35 GMT), de 6,1 y 6,3 grados", explicó a la AFP Mario Ruiz, director del Instituto Geofísico de Ecuador.

"Son de un tamaño muy parecido al del sismo del día domingo", que fue de 6,1, indicó Ruiz, al apuntar que hasta el momento se han registrado 535 réplicas.

El nuevo balance de fallecidos, circunscrito a la provincia de Manabí (oeste), epicentro del sismo, hace temer que se trate de uno de los terremotos más mortíferos de los últimos años en América Latina.

La cifra de muertos solo es superada por las de los terremotos de El Salvador en 2001 (1142), Perú en 2007 (600) y Haití (entre 200.000 y 250.000) en 2010.

En Pedernales, el estadio de fútbol fue convertido en una improvisada morgue, donde se amontonan los féretros cerca de las carpas en las que se atiende a los heridos.

Oficial
No hay víctimas argentinas

La embajada argentina en Ecuador afirmó ayer que "hasta el momento" no hay "ninguna víctima argentina" tras el terremoto que sacudió la zona costera del norte del país el sábado pasado y causó centenares de muertes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído