El clima en Neuquén

icon
Temp
61% Hum
La Mañana peso

Efecto cuarentena: casi la mitad de los neuquinos subió de peso en 2020

Según un informe del Ministerio de Deportes, apenas el 10% logró bajar después de haber ganado kilos durante el aislamiento. Especialistas explican las causas detrás del fenómeno.

La incertidumbre por el avance del virus y las medidas de aislamiento para evitar su propagación dejaron secuelas de todo tipo entre los habitantes de la provincia. Algunos efectos fueron invisibles, pero otros se hicieron carne en los habitantes de Neuquén con un marcado incremento del peso corporal que impactó a casi la mitad de la población.

Un estudio realizado por el Ministerio de Deportes en base a más de 5 mil encuestas en distintas localidades de la provincia determinó que el 49,4% de los neuquinos aumentó de peso en 2020, en el marco de la pandemia de coronavirus y en medio de un extenso período en donde la actividad física y la movilidad se veían reducidas por las restricciones de circulación.

Te puede interesar...

El informe da cuenta de que un 19,8% de los neuquinos aumentaron de peso de manera continua a lo largo de 2020. Otro 19,5% de los encuestados respondieron que aumentaron de peso durante la cuarentena y luego se mantuvieron en ese número. Por otro lado, hubo un 10,1% de los encuestados que subieron al menos un kilo durante el aislamiento más estricto y bajaron de peso una vez que se inició la flexibilización de las medidas.

obesidad

Para Samuel García, nutricionista y referente de los Puntos Saludables de la provincia, los números de Neuquén se palpan día a día en su consultorio y responden a una tendencia que se dio a nivel mundial. “Las causas son el sedentarismo, la alteración de las horas de sueño, el aumento de horas de pantalla, la ansiedad y la incertidumbre”, explicó.

“Algunos bajaron gracias a la flexibilización, pero lo que yo veo en mis pacientes es que aquellos que tenían sobrepeso hoy tienen obesidad, se ha agravado significativamente”, dijo García y aseguró que el humor tiene un gran impacto en las variaciones en el peso corporal. “Es algo muy preocupante”, afirmó.

“Fue muy desalentador para los pacientes que venían en tratamiento, que por el encierro y la incertidumbre lo abandonaron”, dijo la nutricionista María Eugenia Bonardo, y aclaró que algunos hicieron grandes esfuerzos sólo para mantenerse y no agravar su condición en cuanto al sobrepeso.

Provincia: confirmaron el esquema de salidas de los domingos

“La inactividad no es sólo la imposibilidad de hacer actividad física, sino que no caminaban más que los traslados dentro de la casa”, dijo y agregó: “Durante el confinamiento, hubo un tiempo en donde sólo se podía comprar comida”.

Ambos profesionales coincidieron en que el miedo y la incertidumbre generaron efectos adversos para la alimentación saludable. Muchos canalizaron sus ansiedades a través una ingesta mayor de comida que, en la vida casera, estaba al alcance de la mano.

Las ventajas del aislamiento

Tal como lo indica el estudio realizado por el área de Deportes, un 14% de los neuquinos disminuyó de peso durante el aislamiento de 2020. Para la nutricionista, esto responde a la posibilidad que muchos tuvieron de ordenarse con las comidas gracias al teletrabajo, que les permitía tener almuerzos caseros en lugar de viandas o alimentos procesados.

También se dio un auge del entrenamiento casero a través de tutoriales, que fue adaptado por muchos jóvenes trabajadores que alcanzaron un descenso de peso. “Sin embargo, fue la gran mayoría”, aclaró Bonardo.

Por otro lado, la profesional destacó que el aislamiento permitió recuperar los momentos de comidas familiares, así como la comida casera. “Mucha gente se ordenó más con las compras y empezó a hacer listas de supermercado”, dijo en relación a las visitas esporádicas que se hacían a estos comercios, en donde era importante ir preparados para no olvidarse de ningún producto.

paseo de la costa salidas

Si bien la producción de comida casera evita el consumo de alimentos ultraprocesados, también trae un riesgo aparejado. Bonardo detalló que se dio un incremento en la producción de alimentos dentro de cada casa, lo que generó una mayor disponibilidad de comidas más “apetitosas” que genera más ganas de comer, sobre todo en un escenario donde no había mucha posibilidad de darse gratificaciones a través de otras actividades.

La actividad física en cuarentena

“Un 70% de los neuquinos respondieron que disminuyó en la actividad física en la cuarentena”, expresó Mauro Santander, profesor de Educación Física del Ministerio de Deportes y autor del estudio. Según explicó, también se dieron casos de personas que no hacían actividad física empezaron a entrenar a partir del confinamiento.

“Cerca de junio, ya la actividad física iba disminuyendo en mayor medida, y con el período de flexibilización volvió a aumentar la cantidad de gente que hacía actividad física”, explicó y agregó que esta variable en el comportamiento responde al incremento de peso corporal que se notó en el informe.

“Los primeros estudios salieron en China, España e Italia, y en todos los países disminuía la actividad física y así sube el riesgo del aumento de peso corporal porque hay menos gasto calórico”, sostuvo y agregó que sólo un 10% logró bajar de peso tras aumentar en el confinamiento.

Según comentó, durante la primavera se pudo ver a más personas transitando en bicicleta o practicando actividad física al aire libre. Para él, esto no respondió a un incremento en la cantidad de gente que entrena, sino que fue causado porque aquellos que practican deporte habitualmente ahora lo hacían al aire libre por el miedo a los contagios o para descansar del encierro.

Aclaró, además, que no aumentó la cantidad de personas que fuman o que toman alcohol, pero sí se notó una gran alteración en las horas de sueño. “Es muy difícil sostener el gasto calórico en el encierro después de que pasó el boom de las clases por redes sociales”, argumentó.

Aunque reconoció que no hay otras alternativas al aislamiento para frenar el avance de los contagios, Santander agregó que este cambio en los comportamientos ya provocó efectos en la salud que traen aparejados otros riesgos a la salud, como el desarrollo de algunas enfermedades crónicas.

El sobrepeso como factor de riesgo

El informe publicado por el Ministerio de Deportes marca también un dato preocupante en este contexto de pandemia, ya que la obesidad de grado II y superior también constituye un factor de riesgo para los pacientes que se contagian de coronavirus.

Jóvenes con sobrepeso, el sector de la población más golpeado por la segunda ola del coronavirus

Según se determinó, aquellos que tienen un Índice de Masa Corporal de 35 puntos o superior pueden desarrollar cuadros graves de la enfermedad en caso de contraer el virus. Por eso, desde el gobierno de la provincia se incluyó a este grupo poblacional dentro de los candidatos para recibir una vacuna contra el coronavirus. Así, se realizaron distintas mediciones para entregar certificados de obesidad y así avanzar con la inmunización sobre esta población.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

71.875% Me interesa
0% Me gusta
6.25% Me da igual
15.625% Me aburre
6.25% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario