El abusador sonámbulo quedó preso

El hombre que utilizó una insólita estrategia de defensa quedó detenido por someter sexualmente a las hijas de su mujer. Está condenado a 12 años de prisión.

NEUQUÉN
En vez de ir con los brazos hacia adelante como los sonámbulos, Guillermo Russo salió con las manos atrás y esposado. El hombre fue condenado a 12 años de prisión en 2015 por abusar de las dos hijas de su mujer, y en su defensa adujo que sufría sonambulismo y que en ese estado podrían haber ocurrido los hechos denunciados.

El ingeniero agrónomo llegó ayer por la mañana a las salas de audiencia de Yrigoyen 175 tras ser notificado de una audiencia cautelar.

El hombre estaba radicado en Buenos Aires y, si bien está condenado desde el 30 de junio de 2015, no fue detenido en aquel momento porque la pena no estaba firme y su abogado podía presentar recursos para que se revea.

La audiencia fue fijada porque la querella, representada por Emanuel Moreno Roa, y el fiscal Romulo Patti entendían que existía riesgo de fuga, porque no se controlaba si Russo se presentaba todos los meses en una oficina judicial de Buenos Aires, como estaba estipulado.

La jueza de Garantías Ana Malvido se declaró incompetente para resolver el pedido de prisión preventiva, entonces la situación de Russo llegó a la jueza de Ejecución Raquel Gass, quien ordenó la inmediata detención porque el abusador "debe cumplir con la pena".

El hombre fue condenado por abuso sexual de las dos hijas de su ex pareja, de 12 y 13 años. El proceso judicial, desde que se realizó la denuncia hasta que fue detenido, demoró siete años. Las víctimas ya son mayores de edad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído