El amor es la elección

En tiempos en que la política tendrá más peso, dos casos muestran un camino para imitar.

En tiempos en que las individualidades son más fuertes (sólo por ejemplo, están las mesas llenas de comensales en las que cada uno mira su teléfono celular), los actos de amor como donar un órgano para salvar una vida o, aún más, gestar en el vientre el hijo de otra persona son buenas noticias. Y son avances de un cambio que se está dando en el mundo, como la diversidad, la legalización del aborto o el derecho a una muerte digna. Puntos polémicos pero que ganan terreno y son temas a debatir y no mirar hacia otro lado.

Hoy compartimos dos noticias alentadoras de ese cambio que, por ejemplo, propulsa la ley Justina, recientemente puesta en vigencia luego de su aprobación unánime en el Congreso. Desde ahora, para la ley somos todos donantes, y eso motivó que las esperanzas se multiplicaran por ocho para muchos de los que esperan un trasplante en esta provincia.

Te puede interesar...

Donar es vida. Dar vida. Así como una mujer que “prestará” -en una palabra- su vientre para gestar el bebé de su hermana, luego de un fallo histórico para la Justicia neuquina sobre la maternidad subrogada, que comenzó a caminar por el largo laberinto judicial y llegó a un final feliz.

Ya hay 22 casos similares en todo el país, luego de que a fines de 2017 se diera el primer fallo en la provincia de Córdoba.

Apostar al amor por el otro, ese parece ser siempre el cambio para alcanzar los objetivos. No encerrarse en una ideología extrema y pretender que todos piensen como uno. Y el diálogo es la mejor vía. El mismo que muchas veces nos hace falta en la familia o que, en numerosas oportunidades, no suele ser la moneda corriente en la política. Y que en tiempos de elecciones parece acentuarse todavía más.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído